Cartelera cinematográfica de la semana

 

Estos son algunos de los estrenos de este jueves en los cines de la provincia.

 

Ad Astra

Brad Pitt regresa a la pantalla o se queda en ella ya que en muchos cines todavía está en cartel  ‘Érase una vez en Hollywood’, su segunda colaboración con Quentin Tarantino.

Aquí llega con , ‘Ad Astra’, una impresionante odisea espacial en donde interpreta  a Roy, un astronauta que recibe una misión de lo más particular: localizar a su padre en el espacio, quien lleva varias décadas desaparecido pero que sospechan que está detrás de una amenaza que podría acabar destruyendo la Tierra. Un relato que es abordado por James Gray, director y co-guionista de la película, con un enfoque que hasta cierto punto trae a la memoria ‘La ciudad perdida de Z’, su anterior trabajo.

Desde el primer momento queda claro que no es una persona normal y pronto se desvela que la misteriosa desaparición de su padre le ha dejado una huella indeleble.

En pantalla vamos a tener el gusto de ver a  Donald Sutherland y Tommy Lee Jones ( padre del astronauta) brindándonos todo su talento actoral

‘Ad Astra’ tiene su propio estilo también, y aunque ‘2001’ está, inevitable, muy presente en las imágenes del film, como también lo están éxitos de la ciencia-ficción espacial reciente como ‘Interestellar’ o ‘First Man’, hay que acudir al propio cine de su director, James Gray, para encontrar sus referentes más claros. Especialmente a la aventura -también notablemente intimista- ‘Z. La ciudad perdida’, donde un viaje imposible en busca de una críptica quimera no era más que una excusa para adentrarse en la necesidad del ser humano de olfatear qué hay detrás de lo absolutamente desconocido. Algo de este carácter también estaba en algunos rasgos de personajes de ‘Two Lovers’ o ‘La noche es nuestra’, aunque en términos más terráqueos.

Precisamente la referencia a ‘Z. La ciudad perdida’ no es casual, porque cierto espíritu aventurero está muy claro en ‘Ad Astra’, y sale a flote desde el mismo arranque del film, cuando vemos a nuestro protagonista, Roy McBride (Brad Pitt), reparando una antena a centenares de kilómetros de altura. Un accidente que desencadenará la acción del resto de la película enfrenta al experimentado astronauta a una situación de pura película de acción, con una caída libre a la que sobrevive a duras penas.

McBride descubre que el accidente está relacionado con un viaje espacial que emprendió su padre (Tommy Lee Jones), un astronauta histórico y respetado, décadas atrás en busca de vida extraterrestre, y a quien todo el mundo daba por muerto. Parece que podría no ser así: su misión para la empresa cósmica SpaceCom consistirá en localizarlo en la órbita de Neptuno, averiguar qué ha descubierto en el misterioso Proyecto LIMA y, quizás, recuperar una relación con él que nunca llegó a madurar.

A partir de ese arranque de acción y tensión pura, la película alterna, entre el intimismo y las peripecias aventureras sin perder del todo de vista el realismo

Es interesante el peculiarísimo sentido del humor de Gray, nada evidente, y que va desde una suave parodia de la mismísima ‘2001’ a las referencias a la comercialización de los viajes espaciales, con estaciones que tienen restaurantes de comida rápida y precios desorbitados para los artículos de aseo. Gracias a esa suave ironía los personajes están definidos con precisión, con certeros diálogos en casos como los de los compañeros de viaje de McBride. Y el propio Pitt desliza algo de humor en una interpretación estupenda y que explota a la perfección los tics de fragilidad y de humanidad algo rota que lleva desarrollando en las últimas películas de su carrera.

Reparto

Brad Pitt, Liv Tyler, Ruth Negga, Tommy Lee Jones, Donald Sutherland, Jamie Kennedy, John Finn, Kayla Adams

Trailer Ad Astra

 

El desentierro

 Una coproducción argentino española en forma de thriller bajo la dirección de Nacho Ruipérez  que ambienta esta película en la Comunidad Valenciana para escarbar en las zonas más oscuras de la ambición y el poder utilizando el paisaje y la idiosincrasia  como elementos fundamentales en la creación de atmósferas reconocibles que nos llevan desde la ruta del Bakalao a los clubs de alterne de carretera pasando por chalets de lujo de consellers y la zona de la Albufera. L o hace utilizando las herramientas del cine negro para crear intriga a través del enfrentamiento entre un presente lleno de incógnitas y un pasado instalado en las sombras.

Esta se suma a películas que abordan el tema de la corrupción utilizando una trama que termina contaminando al resto de las historias con la misma temática

Los protagonistas de El desentierro, Jordi (Michel Noher) y Diego (Jan Cornet) se verán envueltos en un imprevisible complot criminal que proviene de los años noventa, cuando sus padres se vieron envueltos en turbios negocios relacionados con la especulación urbanística y las mafias de la Europa del Este.

Sbaraglia contó que  la historia transcurre en dos épocas, en 1996 y 2016, y que con la vuelta al entierro Jordi «se reencuentra con la historia de su padre, con una chica que desapareció con él». También aseguró que la película «habla de la recuperación de la memoria y la identidad al volver al lugar donde creciste».

Reparto

Leonardo Sbaraglia, Michel Noher, Jan Cornet, Francesc Garrido, Jelena Jovanoa, Ana Torrent, Jordi Rebellón

Trailer de El desentierro

 

El Jilguero

La muerte en un atentado de la madre del joven Theo Decker (Oakes Fegley/Ansel Egort) es el eje de su vida adulta, y el enclave dramático de esta película que es una adaptación de el libro con el mismo nombre de Donna Tartt que le valió el Pulitzer. Era todo un desafío para llevar al cine porque es extenso, narrado en primera persona con una mirada reflexiva y un pulso redentor. Difícil tarea que la crítica asegura no fue llevada a cabo  por el guionista Peter Straughan que la vistió de melodrama y la llevó a un thriller sin pasión ni emociones verdaderas. Según las críticas John Crowley que había demostrado en Brooklyn una mirada cálida sobre sus criaturas, aquí parece desconcertado frente a un mundo que le resulta demasiado ajeno. Su puesta en escena no solo no toma ningún riesgo, sino que termina atrapada en el miedo de imaginar un detalle visual capaz de opacar la reverencia a la literatura.

La trama

La realidad del pequeño Theo (Oakes Fegley) se detiene a la edad de 13 años, cuando su mamá fallece durante un atentado terrorista en el Museo de Arte Metropolitano de la ciudad de Nueva York. Decker y su culpa sobreviven, y con un padre ausente, queda al cuidado de los Barbour, la conservadora familia de su compañero Andy del que, poco a poco, comienza a entablar amistad. La relación es mucho más estrecha con mamá Samantha (Nicole Kidman), quien a pesar del recelo inicial, lo termina considerando como un hijo propio.

De repente, Theo no está tan solo y, además de los Barbour, también empieza a frecuentar la tienda de antigüedades de James ‘Hobie’ Hobart (Jeffrey Wright), la mitad de Hobart & Blackwell, socio y compañero de Welton ‘Welty’ Blackwell, quien también falleció en el ataque. La tarea que se impone el nene es devolver un anillo que pertenecía a Welty y, de paso, conocer a la pequeña Pippa (Aimee Laurence), sobrina del anticuario que sobrevivió con varias heridas graves. Ambos chicos empiezan a conectar, pero Pippa pronto se muda a Texas con sus tíos, otra pérdida para el joven Decker que no logra estabilidad en su vida.

Esto último parece llegar cuando los Barbour deciden adoptarlo, pero ahí aparecen papá Larry (Luke Wilson) y su novia Xandra (Sarah Paulson) con ganas de reclamar al retoño. Así, Theo deja la comodidad de Nueva York y se muda a Las Vegas con un padre que abandonó su fallida carrera de actor y se terminó entregando a las apuestas y la bebida. Pero el ánimo del peque se mantiene tras conocer a Boris (Finn Wolfhard), hijo de ucranianos que lo ayuda a despabilarse un poco. Todo este recorrido plagado de baches tiene un común denominador que sigue conectando a Theo con su trágico pasado: una pequeña pintura de Carel Fabritius (el jilguero del título), que el nene decidió robar del museo en ruinas y conservarla como si se tratara de un amuleto.

Reparto

Ansel Elgort, Nicole Kidman, Sarah Paulson, Luke Wilson, Jeffrey Wright, Aneurin Barnard, Willa Fitzgerald, Luke Kleintank

Trailer El Jilguero

 

Iniciales SG

Sergio Garcés ( Diego Peretti) se gana la vida como extra en múltiples rodajes (incluidos algunos de cine porno). Apodado el Francés por sus amigos, supo ser de joven cantante de covers de Serge Gainsbourg, con quien comparte las iniciales S.G. a las que alude el título. Ya cerca de los 50 años, actúa con la irresponsabilidad y el desenfado de un adolescente, mientras debe lidiar (incluso en estrados judiciales) con una incapacidad absoluta para controlar sus ataques de ira y su tendencia a la fabulación. Además, la vida lo enfrentará a una racha de infortunios y le dará unos cuantos golpes (literales): desde un fuerte accidente en bicicleta hasta alguna golpiza. En el marco de un festival símil Bafici, conoce a Jane (Julianne Nicholson), una vulnerable programadora estadounidense que se obsesiona con él, aunque el protagonista parece más interesado en el fútbol (estamos en pleno desarrollo del Mundial 2014, en Brasil) que en algún compromiso afectivo.

Esta película codirigida a cuatro manos por la libanesa Rania Attieh y el texano Daniel García apuesta por la comedia negra, premeditadamente desafiante, que remite a cierto patetismo del cine de los Coen y por un humor muchas veces deforme que ubica a Peretti en la línea del Barry Egan de Adam Sandler en Embriagado de amor, de Paul Thomas Anderson. Así, cinéfila, melómana y futbolera a la vez, se trata de una propuesta provocativa, que escapa siempre de las convenciones y de lo previsible. Una auténtica rareza.

Lo más interesante de la película es el misterio que rodea los comportamientos del protagonista un hombre que no sabe muy bien qué le pasa y con una tendencia a lo autodestructivo que parece no tener límites.

Estrenada recientemente en el Festival de Tribeca, la película del norteamericano Daniel García y la libanesa Rania Attieh es, se dijo, una comedia negra. Muy negra en sus mejores momentos, como aquéllos en los que Sergio (Diego Peretti) deja traslucir un mundo interno cargado de una violencia contenida que cada tanto explota de la peor manera posible. Trompeándose en la calle, por ejemplo, hecho por el que ahora debe hacer un tratamiento de manejo de ira. Su periplo tiene como escenario de fondo las semifinales del Mundial de Brasil de 2014, con aquel recordado 7 a 1 de Alemania sobre Brasil y el triunfo de la Argentina sobre Holanda por penales como indicios cabales del paralelismo entre la vida y el fútbol que irá trazando Sergio a medida que avance el metraje. Hay también un festival de cine (llamado, ejem, Bafenuci) y, con él, la presencia de una programadora estadounidense (Julianne Nicholson) que sirve tanto como partenaire de una relación ocasional como de cómplice para un hecho que marca una bisagra narrativa.

 

Reparto

Diego Peretti, Julianne Nicholson, Daniel Fanego, Malena Sánchez, Francisco Lumerman

Director

Rania Attieh, Daniel Garcia

Trailer  de Iniciales SG

 

La deuda

Otra coproducción argentino española con una excelente crítica dirigida por Gustavo Fontán llega con una propuesta dramática.

Cuenta la historia de Mónica que realizó nos pagos de un cliente de la oficina en la que trabaja. Los quince mil pesos que faltan no solo la comprometen a ella sino también a un compañero, que es quien descubre la falta. Parece que no es la primera vez, pero el compañero, a pesar del enojo, conserva el silencio y vuelve a creerle: Mónica se compromete a reponer la suma de dinero a la mañana siguiente.

Gustavo Fontán (El árbol, Elegía de abril, El limonero real) ve en la protagonista de La deuda el signo de una sociedad para la que el dinero parece serlo todo. Hasta el punto de teñir todas las relaciones.

Mónica (Belén Blanco) es una máscara. Impasible e inalterable, con un tinte de angustia que la actriz le presta al personaje. Sus acciones son casi secretas para el espectador. Lo primero que hace al salir del trabajo, el día del robo, es entrar en una boutique y comprar un par de vestidos. Uno para regalar, el otro para ella. El regalo es para su hermana Laura (Andrea Garrote), que cumple años. Mónica va a casa de Laura, charla un rato, come algún canapé, pide plata y un rato más tarde anuncia, para sorpresa de su hermana y su marido (Pablo Seijo), que no se queda al festejo.

En la entrada del edificio se topa con Sergio (Marcelo Subiotto), quien se ofrece a llevarla hasta la casa. Por lo visto, ella y Sergio son o fueron amantes. Entre ambos hay más cuentas impagas (más deudas) que ardor. Sergio, sin embargo, está dispuesto a ayudarla. Cruzan al conurbano por algún puente de zona sur. En casa, Mónica se encuentra con su marido Pablo (Edgardo Castro), que, en piyama, desaliñado y con la barba crecida, parece el monumento a la depresión. Mónica busca unos ahorros, no los encuentra, discuten y antes de irse agrega varios ladrillos a ese monumento.

El mundo de La deuda es uno de clase media pauperizada. “Tenés auto nuevo”, le dice Mónica a Sergio. “Bueno, nuevo…”, sacude él la cabeza. “Nuevo para mí puede ser. Pero muy nuevo no es”. Los vínculos están deteriorados: en la escena inicial, cuando Mónica bajó a la vereda a fumar un cigarrillo, una mamá le tira un juguete al hijo. En casa de Laura están preocupados con el costo del colegio para los hijos. El marido de Mónica, que da toda la sensación de estar desocupado, guarda celosamente los escasos ahorritos.

La relación con Sergio se parece más a una transacción, con el interés del préstamo de por medio. Al final de la noche, en el bingo de Avellaneda, Mónica se encontrará con una adicta al juego que le es sumamente familiar y que no parece en condiciones de ir más allá de la palabra “yo” (Leonor Manso). En la calle se oyen sirenas, estacionan patrulleros, alguien se lamenta sobre el cordón de la vereda.

Reparto

Belén Blanco, Marcelo Subiotto, Leonor Manso, Edgardo Castro, Walter Jakob, Andrea Garrote, Pablo Seijo

Trailer de La deuda

 

Nada que perder 2

Desde Brasil llega la segunda parte de la historia de Edir Macedo dirigida por Alexandre Avancini. La primera de las películas que se estrenó el año pasado vendió más de 600 mil entradas, sobre todo de los adeptos a la iglesia del líder religioso.

Si sigue el mismo camino de la anterior, el título sería lo más indicado como consejo para no ir a verla sobre todo en términos cinematográficos.

 

Reparto

Petronio Gontijo, Day Mesquita, Beth Goulart, Dalton Vigh, Eduardo Galvão, Otávio Martins, Raphael Viana

Trailer Nada que perder 2

DEJA UNA RESPUESTA