Fueron incinerados 1300 kilos de marihuana

LA PLATA- El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, presidió la quema de 1.300 kilos de marihuana secuestrada durante procedimientos antidrogas y aseguró que la droga es un problema «de salud y seguridad pública».
«El drogadicto debe tratarse y el narcotraficante es un delincuente y hay que meterlo preso», aseguró el mandatario bonaerense, en el acto de quema de droga en la Superintendencia de Policía de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas, ubicada en la calle 52 y 117, Paseo del Bosque, de La Plata.
Scioli expresó que la droga «es un problema de salud y seguridad pública” y afirmó que cada día más policías pueden dedicarse a la investigación, en función de las políticas de descentralización implementadas, que permiten optimizar los recursos humanos.
Se mostró conforme con el “avance el debate” sobre su proyecto de ley para prohibir la excarcelación de aquel que tenga armas ilegales en su poder y confió que pronto «se apruebe la ley”.
Además, el gobernador remarcó que con esta ley «quien tenga un arma y no pueda justificar su tenencia legal, quedará detenido».
“La lucha contra la inseguridad exige mayor compromiso y esfuerzo y hacemos todo lo posible para la articulación de los poderes del Estado en pos de ese objetivo», concluyó Scioli.