Cynthia García y sus sensaciones con la llegada de MILAGRO LA PELICULA  a la plataforma de Cinear

El documental Milagro La Película llegó a Cinear TV. No fue fácil. Sus realizadores Cynthia García y Martín Adorno lo hicieron con muchísimo sacrificio en forma autogestiva, lo mostraron por distintos rincones del país, pero ahora llegó al gran público con una devolución emocionante.

En “Las Brujas que Salem”, por la 96.7 dialogamos con Cynthia García, esta periodista que lleva un intenso recorrido por la comunicación y por la militancia, por el feminismo y por saber poner foco en las discusiones que quiere dar con argumentaciones sólidas y certeras

 

¿Cómo te sentís con la llegada a la pantalla masiva de Milagro La Película?

Todavía estamos vibrando, la verdad que todo el equipo de realizadores, los directores, guionistas,  somos un grupo de 15 personas en todas las áreas todavía no lo podemos creer, y Milagro misma tampoco. Hablé varias veces con ella estos días, porque la película superó todas las expectativas. Son esas  cosas que a veces pasan,  que cada tanto ocurren, y cuando sucede  te dejan así como flotando.

Estamos invadidos por estas sensaciones. Luis Puenzo, el director del INCAA me dijo que duplicó el promedio de visualizaciones, de audiencia que tiene Cinear Tv.

Pero lo importante es que la película se puede seguir viendo porque está gratis en Cinear Play que es la plataforma digital del INCAA de Cinear.

Más allá de la satisfacción profesional, militante, humana de poner nuevamente en proyección esta película, en este caso a audiencias masivas, nos  pasa que nos interpela porque Milagros sigue presa.

Que se pueda ver ahora es una tarea muy importante para los comunicadores populares, les comunicadores populares porque significa  visibilizar y volver a instalar a Milagro.

Estos días muchos recuerdos vienen a mi mente más allá de la obra, la humanidad, la persecución, los juicios, Gerardo Morales, recuerdo muchas cosas de tanto ir y venir a Jujuy y de conversar con los compañeros de las organizaciones cooperativas y la  Tupac.

Y algo que tengo muy vívido es la celebración en Agosto de la Pachamama, esa celebración urbana, donde sentís el humo en el centro de San Salvador de Jujuy que fue una novedad que instaló Milagro, que sacó esas celebraciones de los patios traseros, de la vergüenza colonizadora.

Y así estoy estos días pensando en los veranos jujeños en la geografía de la Puna y pensando que para Milagro también es invierno, y aunque las soledades se les escapan porque Milagro nunca está sola, Milagro sigue presa y eso es  algo que a mí me sigue interpelando.

 

¿Y qué te pasa por el cuerpo, por la mente, por los sentidos que el documental llegue a través de todas las plataformas… incluida Cablevisión?

 

Yo no lo podía creer, porque  entró Milagro en el corazón de la corrupción del grupo Clarín, y creo que eso es un broche de un círculo, yo sentí que de alguna manera un círculo estábamos cerrando.

Me parecía que habíamos dado la vuelta redonda a este parir, que fue un poco la película, y que la película haya estado en la televisión de cable, disponible gratuitamente para que entre en cualquier televisor, por todos los cable operadores incluido Cablevisión que tiene tanta responsabilidad en la construcción verosímil que nosotros discutimos en el documental.

 

Uno de los temas que se está discutiendo en las Comisiones de la Legislatura es la necesidad de que llegue la paridad también a los medios de comunicación, estás al frente, junto a Víctor Hugo Morales de la mañana de la radio. ¿Cómo ves ese horizonte?

 

Yo creo que tenemos que seguir peleando por la paridad, y que la presencia de las mujeres en los medios, por acotarlo al ámbito de lo que estamos hablando  podemos extenderla a cualquier actividad, que no sea simplemente un cupo. Me genera mucha expectativa toda la actividad del Ministerio que preside Elizabeth Gómez Alcorta en Nación  y Estela Díaz en la provincia.

Creo que por primera vez en mucho tiempo, después de lo que fueron los 4 años de macrismo en muchas áreas, uno empieza a ver una  verdadera vocación de transformación, desde la Ley Micaela, de capacitación en los distintos tratamientos públicos, hasta esta idea de que se llegue al objetivo de la paridad.

Uno discute el patriarcado, los machismos, pero también hay un micromachismo cotidiano que cuestiona desde eso, desde lo micro, y va generando erosiones, y una a su vez lo asume con mucha paciencia, vocación, militancia para abrir caminos.

 

Cuando hablamos de paridad no nos referimos solo a la paridad frente a micrófonos o a computadoras sino también en todos los ámbitos de la comunicación y por supuesto también en los ámbitos de decisión ¿no?

 

Por supuesto la paridad es paridad, siempre es  igualdad, cuando a mí me convocaron para la coconducción con Víctor Hugo en la 750, puse conducción en paridad, y tenía algunos reproches y decían » bueno, pero te estas comparando con Víctor Hugo»…. No,  con Víctor Hugo tengo una relación absolutamente entrañable de muchísima confianza, de muchísimo cariño, de muchísima ida y vuelta, y también de muchísima educación en género.  Yo arranco el programa diciendo «Buen día Víctor Hugo, buen día compañeres» y  por supuesto que Víctor Hugo jamás va a generar ningún obstáculo en todo eso pero había como un ¿compañeres? ¿niñes? ¿ todes?

Y sí,  ahí vamos haciendo también un poco de docencia también contra ese tema cultural. Creo  que las respuestas son paralelas, son múltiples, porque sobre todo lo que estamos discutiendo es una cuestión de enraizamiento profundo de poder,  la discusión de fondo es una discusión de poder.

La discusión sobre la película de Milagro también es una discusión de género, en la temática digo, un núcleo del documental atraviesa el género, y es vuelvo al documental haciendo asociación libre, porque sigo sosteniendo que la respuesta es  múltiple , no es sectorial, no es solo anti patriarcal, no es solo anti machista, no es solo antineoliberal…

Y  las mujeres somos las que más rápido hemos tomado conciencia de que esas respuestas no son sectoriales, de que la disputa por el poder para juntarlo son sectoriales, son múltiples.

Y esta  coincidencia maravillosa, que por ejemplo la abogada de Milagro sala que es Elizabeth Gómez Alcorta, que es una narrativa fuerte en el documental que relata todo el contenido de género hoy es la Ministra de Mujeres, Género y Diversidad, y Estela Díaz  que fue parte del comité por la libertad de Milagro Sala  es la ministra de la mujer en la provincia de Buenos Aires, ella  también esta como uno de los testimonios más importantes del documental.

 

 Hace pocos días se presentó el Plan Nacional de Mujeres, un plan ambicioso que nos causa muchísima emoción a todes y que comprende y articula con distintos sectores del gobierno y de la sociedad civil. ¿Qué expectativa tenés?

 

Es un  plan integral, a mí lo que más me intereso, me impactoó del plan contra las violencias  es que además es un plan de política de estado porque contempla 2020 y 2021 en todo el país progresivamente. Tiene  una erogación presupuestaria exponencial destinada  a  confrontar y luchar contra las violencias.

Eso es importante porque  permite prevenir la violencia,  ya que  lo que siempre hemos planteado desde del feminismo es que la respuesta a la violencia machista cuando es punitiva llega tarde.

Otro  puntos de este plan es que va a haber una especie de salario mínimo para víctimas de violencia de género, esa es uno de los ítems que a mí me intereso porque es un estado que planifica e intenta prevenir, o sea por ahora la verdad que es muy  auspicioso y esperemos que toda la coyuntura pandémica no lo obstaculice.

Es de vital importancia la inclusión de las diversidades, con el respeto, el empoderamiento y la articulación, hace poco para la radio y para La García que es la plataforma digital que yo dirijo (https://www.cynthiagarcia.com.ar)  hicimos un informe, un minidocumental como lo llamamos con Martin Adorno, que es el mismo realizador con el que hicimos la película de Milagro con la temática del trabajo sobre las personas travestis trans

Hay un  dato histórico y vigente de que la expectativa de vida de una persona  travesti-trans no llega a los 40 años y que  su expectativa de vida no supera los 40 años que es  dramático como también que el   80% está arrojado inevitablemente a la prostitución. Por eso esta búsqueda de igualdad no puede ser solamente discursiva y la inclusión de las diversidades es vital.

¿Cómo vas llevando con dos hijos, Juan de 5 y Lourdes de 15 la cuarentena y  la superposición de cuidados y trabajo?

(Risas) Yo  siempre digo que yo puedo con el neoliberalismo pero no con lo doméstico. La casa que se viene encima me puede. Nos estamos reacomodando permanentemente, ya pase por distintas etapas.

Hicimos  mucho cosa con la harina, volvimos a lo medieval a amasar pan para entretenerlos, para hacer cosas en común, también  mucho con lo manual como máscaras….¡ hacía años que no hacía engrudo!

Hay un tema con ellos que es la tensión con lo audiovisual y uno no quiere que estén todo el tiempo con los dispositivos aunque a veces te ganan entonces con  lo manual equilibramos un poco.

Lo cierto es que en casa sí se habló mucho más en cuarentena, porque hay que canalizar lo que les pasa por qué se puede hacer algo y otras cosas no y convivir así que la vamos llevando como podemos.

Escuchá la entrevista completa

DEJA UNA RESPUESTA