Rossi entregó las listas negras y actas de la dictadura a la Asociación Argentina de Actores: Es un acto reparador», dijo.

CAPITAL FEDERAL- El Ministro de Defensa, Agustín Rossi, entregó al Consejo Integral de la Asociación Argentina de Actores una edición de las listas negras junto a las Actas Secretas de la última dictadura cívico militar, que fueron encontradas en el subsuelo del Edificio Cóndor.

En el emotivo acto, junto a las autoridades de la Asociación Argentina de Actores, Alejandra Darín, Luis Alí y Juan Palomino, Rossi expresó: “Es un acto reparador”, y continuó: “Verlos volver actuar era parte de nuestros sueños,  los que militábamos en ese tiempo soñábamos con ese momento”.

“Al encontrar estas actas lo primero que nos propusimos fue que la documentación sirviese para seguir construyendo memoria», explicó el titular de Defensa, al tiempo que reivindicó el hecho de que el hallazgo “fue posible por el aviso del Jefe de la Fuerza Aérea”. Además, afirmó que mantiene la «convicción de que la información que  falta sobre la dictadura en algún lugar puede estar».

«Los artistas eran clasificados en cuatro categorías, bajo cuatro fórmulas, según su peligrosidad. Y todos los años esas series de renovaban, disminuyendo en los últimos años de la dictadura», explicó el Ministro.

Por último, Rossi agradeció poder “formar parte de este reencuentro, entre las ‘listas negras y los actores”,  y sostuvo: “He comprobado, al entregar las actas en el exterior, que hay un enorme reconocimiento a la Argentina en materia de DDHH».

Por su parte, la presidenta de la Asociación Argentina de Actores, Alejandra Darín expresó: «Nos embarga una profunda emoción”, e instó al “compromiso como sociedad,  a no permitir que ninguna de las barbaridades sucedidas vuelvan a estar entre nosotros». Y concluyó: «Merecemos ser los constructores de una sociedad mejor. Y es en definitiva el compromiso que se asume al reunirnos hoy aquí».

A su turno, el secretario general de Actores, Alí dijo: «Es emocionante estar acá. Agradezco a la vida vivir este momento de reparación histórica».

También, el secretario adjunto, Palomino expresó a los actores presentes que formaban parte de las listas negras: «Agradezco que hayan sido fiel a sus convicciones. Son referentes de muchas generaciones».  «Es importante la presencia del Estado como sucede ahora», valoró el actor.

Durante la última dictadura cívico-militar  desaparecieron 28 actores y fueron prohibidos  otros a través de «listas negras» como Agustín Alezzo, Marta Bianchi, Norman Brisky, Víctor Bruno, Alberto Fernández de Rosa, Virginia Lago, Víctor Laplace, Cipe Lincovsky, Federico Luppi, Haydeé Padilla, Jorge Rivera López, Irma Roy, Bárbara Mujica, Héctor Alteri, Norma Aleandro, Marilina Ross, entre más.

En el acto también estuvieron presentes familiares y allegados de otros actores prohibidos ya fallecidos como Carlos Carella, Alfredo Alcón, Onofre Lovero, Bárbara Mujica, Oscar Ferrigno, Jaime Kogan, Juan Carlos Gené y Luis Politti.

Ademas, el actor Hector Alterio desde España envió un mensaje de adhesión, en el que expresaba: «Estas listas son un testimonio del atropello de la dictadura a la cultura. Un atropello al que le decimos ‘Nunca más'».

Por su parte Alejandra Darín expresó:  “Celebramos que muchos de los que aparecen en estas listas estén hoy acá, con nosotros, y les pedimos perdón. Como sociedad, les pedimos perdón por la barbarie que han sufrido” “La dictadura cívico–militar no sólo atentó contra la libertad de expresión de los actores, sino contra su derecho a trabajar. Y ese fue el golpe mortal para todos ellos, que tuvieron que exiliarse o que intentaron durante largo tiempo recorrer los pueblos, con producciones propias”, agregó Luis Ali, secretario general de Actores.

 

Haydée Padilla

“Sabíamos que existían las listas pero fue una sorpresa que hayan aparecido. Y es muy fuerte y muy desagradable ver el detalle de lo que dicen de cada uno de nosotros. Fue algo kafkiano que nos prohibieran trabajar, no sabíamos hasta cuándo, ni hasta dónde alcanzaba la orden. Podía pasar cualquier cosa. Y todo por fundar teatros, por actuar… Yo hice a La Chona, en televisión, y mencioné a Perón y a Evita cuando era prácticamente un pecado. Todavía no entiendo por qué no me mataron. Es rarísimo lo que siento hoy: todo fue verdad. ¡Yo misma dudé alguna vez de que fuera cierto! La Haydée Padilla de hoy le diría a la Haydée Padilla de entonces que está muy bien que se interese por la verdad y la justicia, que no se asuste, que ella y sus compañeros se lo van a agradecer”.

 

Víctor Laplace

“Las calificaciones me resultan insignificantes: para los militares, todos los que hacíamos acciones sociales desde el arte éramos peligrosos: actuar en los barrios, hacer Operación Masacre en 1973… Los actores teníamos una relación muy fluida con el pueblo, la gente escuchaba mucho lo que decíamos. Por eso nos castigaron. La aparición de estas listas me hizo sentir un profundo alivio. Nosotros sufrimos mucho miedo durante esa época, fue una sensación horrible que se reprodujo en nuestras vidas durante años. ¡En mi caso, hasta hoy! Y esta es la confirmación de que no va a volver a pasar. Todo lo que padecimos, yéndonos al exilio, sin familia, desarraigados de todo, ahora cobra otro significado gracias a un gobierno que se ocupó de que esa locura se deschabe. Yo, por mi parte, volvería hacer todo lo que hice, una y otra vez.”

 

Marta Bianchi

“La aparición de las listas negras es una reparación histórica, otro avance en materia de derechos humanos, para mí y para todo los argentinos. Son un documento fundamental para que las próximas generaciones sepan lo que pasó y no crean lo que seguro les dirán algunos: que fue fantasía, que esto no sucedió, como nos lo negaban a nosotros, en aquellos años oscuros. Nos decían que no conseguíamos trabajo porque no le interesábamos a nadie, y acribillaban así poco a poco nuestra autoestima. Yo, que fui secuestrada, que estuve en el exilio, que di testimonio en el juicio a los represores del centro clandestino de Automotores Orletti, ¡y que estoy viva!, me siento realmente reparada. Ojalá que el próximo gobierno sostenga esta política de derechos humanos, porque todavía falta recuperar a mucha gente que desapareció”.

Estuvieron presentes en el acto representantes de diferentes organizaciones sociales, culturales y políticas: entre ellos, Hugo Yasky, secretario general de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA); León Piasek, presidente de la Asociación de Abogados Laboralistas (AAL); Eduardo Jozami, titular del Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti; entre otras autoridades.

Además, participaron la directora nacional de DDHH y DIH del Ministerio de Defensa, Stella Segado; el productor teatral, Carlos Rottemberg; Agustín Alezzo,  Marilina Ross; Marta Bianchi; Víctor Bruno; Víctor Laplace, Cipe Lincovsky, Irma Roy, Contanza Maral,  y Haydee Padilla, entre otros.

Es posible acceder a toda la documentación recuperada, desde el sitio www.archivosabiertos.com, que conforma el registro oficial de los militares en actividad, desde el 24 de marzo de 1976 hasta el 24 de noviembre de 1983. Según el Ministerio de Defensa de la Nación, las listas negras de actores tienen, además de las cuatro categorías, otras singularidades. Fueron renovadas durante casi cuatro años y, a medida que se iba acercando la democracia, iban siendo más breves y las categorías predominantes iban siendo las de “menor peligro”. Además, detallan en su protocolo una orden puntual: “Estas listas deben ser incineradas”, reza el documento. Parece que alguien no lo cumplió. Por suerte.