Se complica la negociación salarial con los docentes y vuelven los paros

 

BUENOS AIRES- El Frente Gremial de Docentes Bonaerenses (FGDB) advirtió ayer, al vencer la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo de la Provincia, que en caso de no ser convocados a una negociación por parte del ejecutivo provincial para considerar el tema salarial «retomaremos las medidas de fuerza que dejamos en suspenso».

En las últimas horas de anoche aseguraron que hoy a las 9 anunciarán las medidas que tomarán. Será en  la sede del IOMA de la ciudad de La Plata, calle 46 número 886, entre 12 y 13, y participarán los dirigentes del Frente Gremial.

Roberto Baradel, titular del SUTEBA detalló además que «la conciliación obligatoria tenía como objetivo llegar a un acuerdo para poder resolver este conflicto que tenemos los docentes con el gobierno bonaerense».

«Hasta el día de hoy -continuó- el gobierno provincial no ha efectuado ninguna propuesta que pueda resolver este conflicto, no ha trabajado de manera seria, no se le ha dado sistematicidad a las convocatorias, ni a las reuniones, tenemos incertidumbre: no hay propuesta superadora y no sabemos si el Ministerio de Trabajo va a prorrogar el dictado de la conciliación obligatoria por cinco días más».

Asimismo, el gremialista anunció que «hoy en la sede del IOMA comenzaremos una campaña en defensa de la obra social recolectando más de un millón de firmas en cada una de las escuelas para que la obra social vuelva a funcionar como se debe».

En este sentido, precisó que «como el gobierno no está realizando todos los aportes de ley, hay demoras en los pagos a los prestadores, hay deudas a éstos y por ello los prestadores cobran aranceles, suspenden el servicio o alargan los plazos para dar turnos en diferentes prácticas».

A su vez, detalló que la situación edilicia de las escuelas bonaerenses «es lamentable» y tras mencionar que están «recorriendo escuelas permanentemente» consignó que «hay algunas que es imposible que funcionen como están funcionando».

Baradel señaló que en la escuela 112 de La Matanza «hace 6 años que están con baños químicos en los patios, en muchas aulas funcionan dos divisiones, la cocina se ha dividido y se han conformado aulas».

«Es una vergüenza lo que está sucediendo con el tema de infraestructura en la provincia, necesitamos mayor inversión para que se puedan resolver estos problemas», señaló.

Por su parte la titular de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), Mirta Petrocini, aseguró que «la propuesta impuesta por decreto (del 22,6 por ciento), además de ser insuficiente se alcanza en el mes de enero del 2014 con 35 pesos al básico y 86 pesos en este último tramo; por ello la rechazamos categóricamente», aseguró.

«Los docentes hemos dado muestras de sensibilidad y de ir por el camino de la composición pero indudablemente hay un gobierno que desestima y desiste de acercar esta mejora que todos los docentes de la provincia de Buenos Aires nos merecemos», agregó la gremialista.

«A esto -agregó- hay que sumarle los graves perjuicios que tienen miles y miles de docentes ante las irregularidades y faltas de pago en sus haberes mensuales y luego de los reclamos, cuando se les paga lo adeudado, son alcanzados por la cuarta categoría del impuesto a las ganancias y sufren importantes descuentos y tampoco cobran las asignaciones».

Los cinco gremios integrantes del FGDB (FEB, SUTEBA, SADOP, UDA y AMET) habían dispuesto un paro de actividades de 96 horas en dos bloques de 48, medida que dejaron en suspenso cuando acataron la conciliación obligatoria dictada por el ministerio de Trabajo provincial el 22 de abril pasado.

El dirigente agregó que a «la administración de Daniel Scioli se le terminaron los plazos y la paciencia gremial se agotó, por lo que la protesta es la única forma de ser escuchados», indicó.

El gobierno bonarense ofreció un incremento salarial del 22,6% por ciento en tres etapas para el maestro que recién inicia la actividad, propuesta que fue rechazada por los gremios, que ya realizaron ocho paros desde el comienzo del ciclo lectivo, el 25 de febrero pasado.

Por su parte la Unión de Docentes bonaerenses (UDOCBA) llamó a un paro por 48 horas.