Quieren que la patota nazi de Mar del Plata sea acusada de tentativa de homicidio

MAR DEL PLATA- Los querellantes del juicio oral que se lleva adelante en Mar del Plata contra un grupo de jóvenes acusados de integrar una organización neonazi solicitaron  que siete de los ocho acusados sean imputados por tentativa de homicidio.

En una nueva audiencia que se realizó en Tribunal Oral en lo Criminal Federal de la ciudad balnearia, los abogados Romina Merino y César Sivo, a cargo de una de las querellas, pidieron esta ampliación de la imputación, a partir de una serie de elementos surgidos en el juicio que se desarrolla desde el 6 de marzo.

El pedido fue acompañado por los abogados representantes de la DAIA, que también es querellante en la causa.

Los integrantes de esta agrupación, autodenominada «Bandera negra», están imputados por al menos 12 hechos de amenazas, daños y lesiones, y por integrar entre octubre de 2013 y febrero de 2016 una organización «destinada a imponer sus ideas por la fuerza».

Según el pedido de ampliación de la imputación presentado hoy, Alan Olea (19), Gonzalo Salomón Paniagua (26), Nicolás Caputo (30), Marcos Daniel Caputo (19), Giordano Spagnolo (23), Giuliano Spagnolo (21) y Oleksandr Levchenko (23) atacaron en octubre de 2015 a un joven militante anarquista en la zona de La Perla, con la intención de matarlo.

«Mediante la distribución de roles, lo redujeron hasta dejarlo en condiciones de indefensión procurando que sus compañeros no pudieran ocurrir en su auxilio a partir de la persecución y la formación de una suerte de cerco perimetral, buscando así asegurar el éxito del resultado propuesto, esto es, la causación de la muerte», señalaron los abogados en su presentación.

En esa línea, describieron que los imputados emplearon «elementos razonablemente idóneos» como palos de PVC rellenos de concreto para golpear a la víctima, Lucas Baima, en «zonas vitales del cuerpo».

Los detalles del ataque aportados por una decena de testigos desde que comenzó el juicio mencionan que Baima fue tomado de atrás por el cuello, tirado al suelo, y golpeado con palos que le produjeron cortes en la cabeza y fracturas en un brazo.

A partir de estos elementos, los querellantes pidieron que la imputación se ampliara y fuera calificada como «homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas en grado de tentativa».

Asimismo, pidieron que Giuliano Spagnolo fuera imputado por «homicidio doblemente calificado por el concurso premeditado de dos o más personas y cometido por la orientación sexual de la víctima», por la golpiza sufrida el 8 de diciembre de 2015 por un joven que despertó dos días después en el Hospital Interzonal local con «pérdida de visión de un ojo, destrucción del tabique nasal y pérdida de una pieza dentaria».

El tribunal, integrado por los jueces Roberto Falcone, Mario Portela y Bernardo Bibel, ofreció un plazo de una semana a las defensas para que respondan a esta solicitud, antes de expedirse al respecto.

En la apertura de la tercera semana de este proceso, en el que se encuentra imputado además Franco Martín Pozas (28), prestaron además declaración cinco testigos propuestos por la querella y por el Ministerio Público Fiscal, y una de las testigos citadas denunció una agresión por parte de un joven «con un águila del Tercer Reich tatuada en el pecho».

El juicio continuará mañana desde las 14 con la declaración de los primeros testigos propuestos por las defensas de los imputados.

DEJA UNA RESPUESTA