Se celebra el Día Mundial del Síndrome de Down

 

 

BUENOS AIRES-  Jóvenes y familiares de personas que tienen síndrome de Down realizarán hoy actividades en todo el país para concientizar a la sociedad sobre sus derechos, contemplados en la Convención Internacional de las personas con Discapacidad, en ocasión del Día Mundial.

Durante la jornada, abierta a toda la comunidad, se realizará una serie de actividades como la proyección de las campañas de concientización, shows en vivo, acciones de sensibilización para el reconocimiento de las personas con discapacidad como sujetos con plenos derechos igualitarios, y además testimonios de jóvenes.

El evento comenzará a las 18.30 en la plaza ubicada en Costa Rica y Acuña de Figueroa, en el barrio de Palermo, donde decenas de voluntarios para repartir folletos de diferentes campañas de ASDRA en las esquinas.

El Día Mundial del síndrome de Down fue aprobado por las Naciones Unidas el 19 de diciembre de 2011, cuando se invitó a todos los Estados Miembros, organizaciones y a la sociedad a que observen debidamente esta fecha con miras a aumentar la conciencia pública.

Según investigaciones, el trabajo del médico John Langdon Down permitió describió por vez primera esta condición en 1866.

En 1959 se descubrió la anormalidad cromosómica asociada a este síndrome cuando el médico Jerome Lejuene encontró que niños con el síndrome de Down poseían material genético adicional en sus células, usualmente un cromosoma extra. Se calcula que uno de cada 733 bebés nacen en todo el mundo con este síndrome.

El diagnóstico que se realiza es básicamente clínico. Esto quiere decir que al momento del nacimiento y, ante ciertos rasgos físicos, se tiene una presunción del síndrome, tras lo cual se realiza el estudio genético que confirma o no el diagnóstico.

No existen grados intermedios de síndrome de Down. Si un bebé presenta pocos signos externos no significa que se trate de un «Down leve», sino de un niño con signos atenuados.

Lo mismo ocurre ante la ausencia de enfermedades o de complicaciones de salud. Estas son condiciones positivas, que proveen una buena base, pero no determinan un proceso evolutivo posterior.

En 2008, la Organización de las Naciones Unidas aprobó la Convención Internacional sobre los derechos de las personas con discapacidad, que en la Argentina fue promulgada y convertida en ley por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Los principios generales de la convención son el respeto de la dignidad inherente, la autonomía individual, incluida la libertad de tomar las propias decisiones, y la independencia de las personas; la no discriminación; la participación e inclusión plenas y efectivas en la sociedad; el respeto por la diferencia y la aceptación de las personas con discapacidad como parte de la diversidad y la condición humanas.

Además, la igualdad de oportunidades; la accesibilidad; la igualdad entre el hombre y la mujer; el respeto a la evolución de las facultades de los niños y las niñas con discapacidad y de su derecho a preservar su identidad.