Hallan asesinado a un cantante de Junín y sospechan de un taxi boy

 

BUENOS AIRES-  Un cantante oriundo de Junín fue hallado hoy asesinado aparentemente por estrangulamiento, semidesnudo, golpeado y atado de pies y manos en su departamento del barrio porteño de Palermo, informaron a Télam fuentes policiales.

Se trata de Gastón Germán Barral (43), cuyo cadáver fue encontrado esta mañana en el departamento 7mo. «B» de un edificio situado en Godoy Cruz 2771, de Palermo, luego de que sus vecinos denunciaran a la policía que escucharon golpes y gritos durante la madrugada.

Según dijeron los voceros consultados, los peritos de la Policía Científica identificaron en el cuerpo signos de asfixia por estrangulamiento, marcas de defensa en los brazos y estimaron la data de muerte entre las 0 y las 3 de esta madrugada.

El personal de la comisaría 23ra., con jurisdicción en la zona, fue el primero en ingresar y no encontró violentada ni la puerta de ingreso al edificio ni la del departamento de Barral, por lo que se sospecha que el crimen fue cometido por un conocido que ingresó al lugar con su consentimiento.

De acuerdo con el relato de las fuentes, la víctima se encontraba semidesnuda y por distintos elementos hallados en la escena, los expertos de la División Homicidios creen que pudo ocurrir durante un encuentro sexual.

Los vecinos de Barral -quien además se desempeñaba como Secretario de Cultura a nivel nacional de la Fundación UOCRA-, relataron a los policías que la víctima solía invitar a hombres por las noches y que no era la primera vez que ocurría un incidente.

En ese sentido, los pesquisas procuraban determinar si el homicidio puede estar relacionado con una denuncia que la víctima radicó en junio pasado contra un taxi boy que lo asaltó, lo atacó a golpes y lo encerró en el baño de su casa, dijeron los voceros.

Los peritos levantaron huellas y rastros en busca de pistas útiles para identificar al asesino y esperaban la llegada de familiares y allegados para determinar si antes de escapar además robó algunas de las pertenencias de Barral.

Además, la policía procuraba obtener imágenes de las cámaras de seguridad de edificios vecinos con el objeto de identificar al atacante.