Eslaiman le responde a Acuña mientras un concejal de Morón desmiente repudio

Adrián Eslaiman, concejal de Hurlingham, Partido Nuevo Encuentro

Cuando el concejal  de Nuevo Encuentro Adrián Eslaiman denunció que el empleado municipal Andrés Raiola, había sido personal de inteligencia en el Batallón 601 durante la dictadura, tembló el ambiente político local. Luego el intendente Luis Acuña separó de su cargo a Raiola, que por su parte sostiene que él fue empleado del Ejército desde 1983, y no antes y por eso recurrió a la Justicia contra Eslaiman. Luego el concejal sabbatellista dijo sentirse perseguido políticamente y logró el apoyo de sus colegas moronenses que aprobaron una declaración de repudio contra esa  persecución. Al respecto en la edición anterior de El Ciudadano, el intendente  Acuña había expresado que  «…el concejal Eslaiman no se hace cargo de la responsabilidad que tiene como legislador, el legislador como el Intendente tienen la posibilidad de expresarse públicamente y libremente, pero tenemos que ser cuidadosos cuando agraviamos a otro» al tiempo que sostuvo  que Raiola trabajó en el Batallón 601 en tiempos de democracia. Días después Eslaiman expresó que «ni las mentiras permanentes, ni las persecuciones judiciales, ni los agravios personales, nos amedrentarán en la búsqueda de la defensa irrestricta de los derechos humanos y de la memoria, la verdad y la justicia» y reiteró como fehaciente la afirmación de que Raiola se desempeñó en el Batallón de Inteligencia 601 durante la última dictadura cívico-militar y aportó como prueba el portal oficial de Internet de la Secretaría de Derechos Humanos,  (www.derhuman.jus.gov.ar/anm/inicio.html)  donde aparece la nómina del personal de inteligencia. En ese sitio se encuentra el nombre de Andrés Raiola como «Personal Civil de Inteligencia  en el periodo 1976-1983». Para la defensa de Raiola, «esta nómina incluye a todos los que trabajaron en ese período y no necesariamente iniciaron su actividad en el 76, algunos lo hicieron en el 78, en el 80 o como en el caso de Raiola en 1983, con la Democracia ya instaurada».

ACLARACIÓN DE SANTIAGO MUÑIZ

Santiago Muñiz, Concejal Frente para la Victoria de Morón

En el medio de estas discusiones, el propio Eslaiman difundió la declaración de repudio por persecuciones políticas por él recibidas, aprobada en el Concejo Deliberante de Morón. Pero el concejal del Frente para la Victoria de Morón, Santiago Muñiz, aclaró que los concejales de ese distrito «nunca hablaron de persecución política contra Eslaiman por parte del Departamento Ejecutivo de Hurlingham ni del intendente». Muñiz le dijo a El Ciudadano que «la historia de este proyecto tiene dos instancias, por un lado se votó un proyecto de resolución respecto a la información que había surgido de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, donde se vinculaba a un empleado municipal de Hurlingham que había sido parte del servicio de inteligencia del Batallón 601. Se hizo un proyecto en relación a este tema y obviamente se destacó la actitud del Departamento Ejecutivo de Hurlingham que fue correr a este trabajador de las funciones que tenía».

El concejal kirchnerista señaló que «luego Raiola presenta una demanda civil contra el concejal Eslaiman y con acuerdo de todos los bloques menos del PRO, presentamos un  proyecto de resolución en el que  fuimos muy cuidadosos y no hicimos en ningún momento mención ni al intendente ni al rol jugado por el municipio, porque justamente creemos que es una cuestión entre partes entre el denunciado y el denunciante».

Santiago Muñiz subrayó que el proyecto no hace mención «en ningún momento que el Departamento Ejecutivo de Hurlingham esté persiguiendo al concejal Eslaiman» y opina «que pudo ser un mal entendido» para luego agregar que « no voy a meterme en la política interna de Hurlingham, no es mi interés, ni el de ninguno de los concejales del peronismo y creo que lo más importante es ver si esta persona efectivamente era parte del batallón 601 durante la última dictadura militar».