Suman siete los presos muertos por el incendio en Esteban Echeverría

 

 

Otra de las víctimas del incendio en la comisaría 3 de Esteban Echeverría falleció el domingo por las quemaduras sufridas, elevando a siete la cifra de muertos. La gobernadora María Eugenia Vidal y el ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, aún no se pronunciaron sobre la masacre

Ritondo, el 10 de septiembre pasado, declaró durante una entrevista televisiva:  “Yo prefiero a los delincuentes amontonados y no liberados”. En la comisaría 3 de Esteban Echeverría no solamente estaban amontonados, eran 27, sino que la comisaría había sido clausurada para el alojamiento por la Justicia debido al pésimo estado en que se encontraba el lugar. Allí, amontonados, es como se murieron. Una carta de la Red de Jueces Penales bonaerenses crítica con dureza la política de detenciones y alojamientos en la provincia.

La carta, con la firma de la presidenta de la Red, Adriana Nanni, y del secretario, Juan Galarreta, bajo el título “Crónica de muertes anunciadas”, sostiene que “esta nueva tragedia se produjo durante un incendio en una dependencia policial que estaba en funcionamiento, no obstante que la justicia había dictado una orden de clausura que inhabilitaba los calabozos y que fue incumplida por el Ministerio de Seguridad.”

La Red recuerda que en junio de 2015, en otro documento público titulado “Aspectos salientes de la problemática penitenciaria en la provincia de Buenos Aires”, “los jueces penales han ordenado numerosas clausuras de calabozos, al constatar graves carencias (…), pero las autoridades administrativas no realizan las obras necesarias para subsanarlas, argumentando falta de recursos presupuestarios, limitándose a derivar los detenidos a otras dependencias policiales, provocando nuevos hacinamientos y empeorando las condiciones de la detención. Incluso, se han verificado algunos casos en los que se encontraron detenidos en comisarías cuyos calabozos estaban clausurados por resoluciones judiciales”.

También mencionan el documento “Basta de detenidos en comisarías”, publicado el 8 de marzo de 2017, en relación a la masacre de la 1ª de Pergamino, donde también a raíz de un incendio fallecieron 7 de los detenidos. En aquella oportunidad, recuerda la carta, advirtieron que “bajo  las actuales circunstancias, la permanencia de miles de detenidos en dependencias policiales generan el caldo de cultivo para tragedias que, cuanto menos, pudieron ser evitadas.”

Y continúa trayendo a cuenta el documento: “Las personas no se amontonan”, del 13 de septiembre pasado, en el que rechazaron “las expresiones vertidas  por el ministro de Seguridad provincial (Cristian Ritondo) en las que, por un lado, reconoció la gravísima situación de superpoblación en las unidades del Servicio Penitenciario Bonaerense y en dependencias policiales, pero, por otro, afirmó que ‘los prefiero amontonados antes que libres’.”

Los jueces en aquella oportunidad le respondieron a Ritondo que “son las ‘cosas’ las que se amontonan, no las personas. Estas últimas tienen derechos inalienables por la sola circunstancia de ser tales y no pueden ser reducidos a un conjunto de objetos apilados en un depósito.”

Sostienen que “lo sucedido en la comisaría 3ª de Esteban Echeverría deberá ser objeto de una exhaustiva investigación judicial con el primordial objeto de deslindar las responsabilidades penales y administrativas de quienes obraron en violación a la ley y contrariaron la medida cautelar dispuesta por la justicia de garantías de Lomas de Zamora.”

Por último, en la carta expresan “nuestro estupor y profundo dolor por las  muertes de seis personas jóvenes (el documento fue redactado antes del fallecimiento en el hospital de Juan Carlos Fernández, la séptima víctima), bajo custodia de efectivos policiales, nos vemos en el deber de decir que este tipo de tragedias ni son nuevas, ni van a dejar de repetirse, a menos que los poderes públicos –asumiendo sus obligaciones en la materia, en la medida de sus competencias funcionales– logren revertir las actuales políticas de encarcelamiento en comisarías.” (Fuente Página 12)

DEJA UNA RESPUESTA