Aporte extraordinario: Habrá dictamen de Comisión el lunes

 

 

La mira del Frente de Todos en Diputados está puesta en el proyecto que establece un aporte extraordinario de las Grandes Fortunas. El lunes el proyecto oficialista tendrá el dictamen de la comisión de Presupuesto y Hacienda, y la intención es tratarlo en el recinto el próximo miércoles en una nueva sesión remota. El bloque que lidera Máximo Kirchner confía en los bloques minoritarios para alcanzar los 129 votos. En tanto, Juntos por el Cambio logró unificar su postura de absoluto rechazo.

El debate en la comisión a cargo de Carlos Heller continuará el lunes a las 15. La titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, fue invitada a participar del encuentro por un pedido expreso del diputado por Formosa Ricardo Buryaile (UCR). Se espera que la funcionaria detalle el manejo administrativo del nuevo tributo y cómo será su recaudación. Una vez terminada la presentación, cerca de Heller prevén avanzar con la firma del dictamen, en la que el oficialismo no tendrá demasiadas complicaciones, ya que 25 de los 49 integrantes son del FdT. Además, esperan el apoyo de Paulo Cassinerio (Córdoba Federal) y Diego Sartori (Frente de la Concordia Misionero).

«Estamos en una situación extraordinaria, inédita. No se trata de la deuda heredada, la caída de la actividad económica o el cierre de empresas, que estaban previstos enfrentar una vez que asume este gobierno. La idea del aporte extraordinario se sustenta en una situación extraordinaria», explicó Heller el miércoles pasado en el debate en la comisión.

La creación de un nuevo impuesto requiere el voto afirmativo en el recinto de la mitad más uno de todos los integrantes de la Cámara de Diputado, es decir, 129. El Frente de Todos tiene 117 propios. Los 12 que le faltan llegarán del lavagnismo y de los bloques provinciales, como el Frente de la Concordia Misionero (tres diputados), Córdoba Federal (cuatro) y Movimiento Popular Neuquino (uno), principalmente. A estos, podrían sumarse el resto de los integrantes del Interbloque Federal y de Unidad Federal para el Desarrollo. Si bien el voto de estos espacios rara vez suele coincidir, jamás dejan al oficialismo sin ley en el recinto.

Sergio Massa llamó en las últimas horas al titular del principal interbloque opositor, Mario Negri (UCR). Le dijo que buscará sesionar el miércoles para tratar el aporte extraordinario y el proyecto que resuelve la deuda de las provincias con la Anses. Juntos por el Cambio tiene la posibilidad de discutir este nuevo tributo de forma presencial, luego de varios reclamos que hicieron. Pero no lo harán. Recién este sábado el bloque radical pudo enfilar sus tropas en el rechazo al proyecto oficialista. De este modo, buscarán no exponer sus diferencias internas y sesionarán a distancia

Solo un par de días atrás, una decena de diputados radicales encabezados por el puntano Alejandro Cacace insistía con presentar un dictamen propio con algunas variantes al texto del Frente de Todos, como ya contó este diario. Proponían «que la recaudación fuera coparticipable con las provincias» y que «no se creara un nuevo impuesto, si no que fuera un alícuota extra en bienes personales». Sin embargo, la pulseada la ganó el ala dura que encabeza Luis Pastori. El diputado por Misiones entiende que «de aprobarse este proyecto se estarían afectando garantías y principios constitucionales» y que «viola el principio de propiedad».

La primera vez que el oficialismo habló de la voluntad de sancionar una ley para que los más ricos hagan un aporte extraordinario para paliar los cotos de la mega crisis que generó la pandemia en el mundo fue el 7 de abril, hace más de seis meses. Con la actividad parlamentaria frenada por la situación sanitaria, el ingresó del proyecto se demoró más de lo que preveían. Igualmente, durante todo ese tiempo las conversaciones estuvieron abiertas con distintos sectores de la oposición. El bloque lavagnista se mostró predispuesto a colaborar y propuso que la ayuda financiera llegue para las pymes, algo que finalmente se contempló en el proyecto. Otros sectores insistían en que el dinero se inyecte directamente en los gobiernos provinciales.

Finalmente se definió que de los 300 mil millones de pesos que esperan recaudar irán el 20% a la compra de insumos médicos para la emergencia sanitaria, el 20% a las pymes, el 15% a los programas para el desarrollo de los barrios populares, el 20% a becas al programa de becas Progresar y el 25% a programas de exploración y desarrollo de gas natural, a través de Enarsa. La semana pasada Heller señaló que «el número de personas alcanzadas va a estar más cerca de las 10.000 que de las 12.000».

Después de varios meses, finalmente la Cámara de Diputados avanzará esta semana con la media sanción del proyecto para que lo más ricos del país ayuden a pagar los costos de la crisis generada por la pandemia. El macrismo votará para que esto no sea suceda, pero ya no cuentan con demasiadas herramientas para evitarlo.

 

DEJA UNA RESPUESTA