Cartelera cinematográfica de la semana

Aviso publicitario
banner moron

 

Estas son algunas de las películas que podrán verse esta semana en los cines de la provincia de Buenos Aires

ALANIS

Dirigida por Anahí Berneri y actuada por Sofía Gala, su hijo, Dante Della Paolera y Santiago Pedrero cuenta la historia de  una trabajadora sexual, madre de un niño pequeño que deberá pelear por hacerse un lugar en la sociedad.

La actriz, que tiene la postura de que en todos los trabajos «todos usamos nuestro cuerpo», se mostró  en relación a las entrevistas para la promoción de la película en defensa de la prostitución y pidió al Estado que lo regule.

Admitió  que si ella hubiese tenido la necesidad de prostituirse lo hubiera hecho. “Hubiera elegido la prostitución sobre otros trabajos, prefiero ser puta antes que ser moza”, lanzó sin tapujos.  “Elijo servir mi cuerpo de esa manera antes que llevarle la comida a otro y que me paguen por eso».

“No me parece más digno ser moza que ser puta. Nunca estuve en esa situación pero cuando lo pienso, creo que es así. La prostitución tiene mucho que ver con el género», agregó.

Sin embargo, hizo la salvedad al aclarar que «hay un montón de situaciones en las que la prostitución no es un trabajo, como en el caso de la trata de personas, o aquellas que tienen un hombre que las maneja, o están en contra de su voluntad», para luego referirse a su personaje en la película.

«Yo creo que lo que le pasa a ella es parte de su trabajo. En ningún momento siento que Alanis se sienta violada, o algo así, ella más bien se siente apurada, urgida para sobrevivir», expresó, para luego agregar que «ella elige un trabajo, no es una víctima, todos tenemos malos días en el trabajo, la prostitución es un trabajo».

«Es una mujer que en un estado bastante crítico queda en la calle con su hijo, y creo que más que una prostituta es una mujer que trabaja, y que no tiene la posibilidad de pararse a pensar qué hacer y tiene que ir para adelante. Creo que es algo que nos pasa mucho, no tener tiempo de parar, y tener que seguir en pie», reflexionó.

Con respecto a cómo se recreó el mundo de la prostitución en la película, explicó que «hubo un trabajo de campo con los distintos colectivos de las chicas que trabajan en la prostitución», para luego hacer hincapié en la composición de su personaje.

«Yo trato de armar mi propio personaje, a mí me cuesta mucho armar un personaje a partir de otra persona, trato de vivirlo desde mí, porque eso le da credibilidad a lo que hago», destacó la actriz, quien también hizo referencia a la decisión de incluir a su hijo, Dante (2), en el largometraje.

La  directora, me planteó la posibilidad de pensar el cuerpo de la mujer como objeto sexual y como madre, y cómo el cuerpo femenino es tan importante para la crianza de un niño cuando es bebé, por eso me preguntó qué me parecía de trabajarlo con mi propio hijo», concluyó al respecto.

Por su parte la cineasta  Anahí Berneri  aseguró al respecto:  “No queríamos mostrar un personaje que fuera solamente víctima”, afirma la directora.

Alanís, el quinto film de Anahí Berneri  es además de estrenarse este jueves uno de las dos películas argentinas que integran la Competencia Oficial del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, que se desarrollará entre el 22 y el 30 de septiembre en esa ciudad vasca (el otro es Una especie de familia, de Diego Lerman). Berneri es muy reconocida en la muestra donostiarra: con su segundo largometraje, Encarnación (2007), se presentó por primera vez en la competición oficial y se llevó el premio Fipresci; con Aire libre (2014) regresó a San Sebastián en la principal sección. De modo que Alanís será la tercera película de la cineasta que integra la competencia del festival, que en esta edición tiene una amplia presencia de argentina, también en las secciones paralelas. Y, además, Berneri integró el jurado de San Sebastián durante la edición del año pasado.

Berneri debutó como directora con Un año sin amor en 2005 y, desde entonces, sus películas abordan cuestiones de género con una mirada realista e intimista. Alanís no es para nada la excepción en ese aspecto. Más bien es una profundización, no exenta de una invitación al debate.

Alanís trabaja como prostituta. Con su bebé (el hijo real de Sofía Gala) y con Gisela, una compañera varios años mayor, comparte un privado en el centro donde vive y atiende. Haciéndose pasar por clientes, dos inspectores municipales clausuran su hogar y se llevan a su compañera, acusada de “trata”. Alanís llega con su ropa de trabajo y llena de engaños a parar a lo de una tía, en un local de modas frente a Plaza Miserere. Desde ese barrio multirracial, de tránsito y violento, Alanís intenta recuperar su dignidad, ayudar a su amiga y cuidar a su hijo. Ofrece en la calle lo que sabe hacer, pero hasta la calle tiene sus reglas y Alanís tiene que pelear por su lugar.

La directora instala la pregunta de si la condena que hay hacia la prostitución se pueden solucionar a través de legalizar la prostitución como trabajo o no.

Las investigaciones para el guión las hice con distintas asociaciones como la Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina (Ammar) y la Asociación de Mujeres Argentinas por los Derechos Humanos. Ammar está a favor de ver la prostitución como un trabajo y que tengan derechos como trabajadoras. La Asociación de Mujeres Argentinas por los Derechos Humanos es, de alguna forma, un desprendimiento de Ammar, pero están a favor de abolir la prostitución. Tuvimos charlas con mujeres de ambas asociaciones y es imposible no conmoverse con cualquiera de las dos posturas. En las dos se habla de la persecución que hay y sobre la paradoja existente porque la Argentina tiene acuerdos para no perseguir a la prostitución, pero no es eso lo que sucede. En ningún lugar es legal ejercer la prostitución, con lo cual para las dos asociaciones y para las mujeres que entrevistamos aparecía esto de la persecución por parte del gobierno. Por otro lado, también está el miedo a la condena social y que les quiten a los hijos.

Ella también asegura que la película trata de la hipocresía moral que hay alrededor. “En los últimos años, las leyes hablaron del tema de la trata y tuvieron ese enfoque, y no existe la prostituta que toma la decisión de ser prostituta. Siempre hay un victimario detrás, un tratante detrás, aunque ella no lo reconozca, con lo cual anula por completo la decisión de las mujeres que eligen como medio de subsistencia o no la prostitución. Esa es un poco la denuncia y lo que le ocurre al personaje: la echan del lugar donde vive y atiende para subsistir, se queda sin hogar, sin modo de subsistencia y a su amiga la llevan con una denuncia por tratante. No es una película de tema sino de personaje. No siento que cuando uno la ve sólo se quede reflexionando estos temas, pero para mí era importante el tema de la diferencia entre trata y prostitución. Esta película nació de un corto cuyo guión confundía trata y prostitución. Y yo tomé el tema pero decidí hablar de prostitución y no de trata. El corto tenía un guión de Jorge Ondarza y me llamaron de SAGAI para dirigirlo, a través de una convocatoria y un acuerdo que hicieron con la entidad PCI, de la cual soy socia. Me quedó repercutiendo el tema y cuando terminamos de filmar el corto, dijimos: “A partir de esto, hay que hacer un largo y hay que seguir investigando”. El hijo de Sofía crecía y teníamos que hacer todo rápido.

También instala el tema de la dignidad y asegura Alanís “es un personaje muy digno, que tiene la dignidad como bandera. Nosotros no queríamos mostrar un personaje que fuera solamente víctima. De ahí era que decía si tiene libertad o no, si tiene libertades sobre sus acciones. El gran desafío era retratar un personaje que quiere cambiar su realidad, que tiene un motor muy grande y que acciona en ese sentido. En la escena donde ella tiene una entrevista con el asistente social queriendo ayudar a su amiga que fue denunciada, hace una toma de posición. Y en cuanto le preguntan: “¿Qué haces con tu hijo cuando atendés?”, ella le dice: “¿Y vos qué hacés? ¿Quién está cuidando a tu hijo ahora mientras trabajás? ¿Vos trajiste a tu hijo acá? Bueno, cuando yo atiendo, tampoco traigo al mío”. De hecho, se juega también ese lugar con la familia”

La directora se pronuncia a favor de “hablar de un tema que es necesario hablar dentro de ciertas de luchas de género. Hay dos temas que están desatendidos: uno es la prostitución y otro es el aborto. Son dos temas que, en relación a la libertad de las mujeres para ejercer el dominio sobre el propio cuerpo, no están tratados. Esa es una forma de violencia”

BEATA IGNORANCIA

Esta comedia italiana dirigida por Massimiliano Bruno cuenta con un elenco a cargo de : Marco Giallini, Alessandro Gassmann, Valeria Bilello, Carolina Crescentini, Teresa Romagnoli, Giuseppe Ragone

 

La película se sumerge en la historia de dos profesores de instituto, amigos y enemigos, se plantean la utilidad real de las redes sociales: ¿de verdad es comunicación o no son más que una manera de compartir banalidades? Ambos tienen opiniones distintas: el primero está totalmente integrado en la modernidad mientras que el segundo es un hombre calzado a la antigua y adalid de la «vieja escuela». Así, entre gags cómicos y reflexiones profundas, los dos profesores llegarán a intercambiarse sus vidas en un intento de apoyar las propias tesis.

BORG MCENROE: LA PELÍCULA

Desde Suecia llega dirigida por  Janus Metz esta película basada en hechos reales sobre los dos grandes deportistas.

Elenco

Sverrir Gudnason, Shia LaBeouf, Stellan Skarsgård, Tuva Novotny, Robert Emms, Ian Blackman, James Sobol Kelly, Jackson Gann

Basada en hechos reales durante el Torneo de Wimbledon de 1980  en que se llevo a cabo uno de los más grandes partidos de todos los tiempos; éste será el último de los cinco títulos consecutivos ganados en Londres por el gran icono del tenis, Björn Borg y la primera final, para su gran rival John McEnroe. En el camino hacia la gloria, el reinado de Borg comienza a tambalear ante la aparición de la joven promesa americana. Esta es la historia de dos hombres que revolucionaron el mundo del tenis y se convirtieron en leyendas, porque algunas estrellas brillan para siempre. También habla de las presiones, las tensiones y lo solos que están en la cancha.

IT (Eso)

Desde Estados Unidos y dirigida por el argentine  Andrés Muschietti llega esta adaptación de la novela de Stephen King

Bill Skarsgård, Jaeden Lieberher, Wyatt Oleff, Jeremy Ray Taylor, Finn Wolfhard, Jack Grazer, Chosen Jacobs, Nicholas Hamilton

Lleva el mismo nombre de la novela ya batió record en todos los países donde ya se estrenó.

El personaje del payaso  Pennywise, que fue  representado por Tim Curry en los años 90 y  causó terror en las personas en aquella época vuelve este año tratando de mejorar su versión.

La historia de esta nueva versión será contada por el director Andrés Muschietti Cuando cada vez desaparecen más niños en la ciudad de Derry, Maine, un grupo de jóvenes se ven obligados a enfrentar uno de sus mayores temores al verse acorralados por payaso diabólico llamado Pennywise, un personaje con una historia de asesinatos y violencia que data de varios siglos atrás.

Por su parte  Stephen King, el padre del terror, dejó por un rato su pelea con el presidente Donald Trump para acompañar el estreno estadounidense de It, el 7 de septiembre pasado, con estas sentidas palabras: “Vayan al cine esta noche. Van a flotar”. Y cuatro días después, celebrando el estallido de la boletería y agradeciendo a los que habían ido a verla.

Andrés Muschietti (44) es reconocido por su trabajo en películas de terror como Mamá (2013)  su primera película, un horror sobrenatural llamado Mama, que él co-escribió con Neil Cruz y su hermana Barbara Muschietti. Se basó en el cortometraje de tres minutos del mismo nombre también dirigido por Muschietti. El mencionado corto atrajo a Guillermo del Toro, quien afirmó que la película incluye las escenas más aterradoras que nunca había visto. El corto convenció a del Toro de la producción ejecutiva y convertirlo en un largometraje asociándose con Muschietti. La película fue el debut en la dirección de Muschietti y estuvo protagonizada por Jessica Chastain, Nikolaj Coster-Waldau, Megan Charpentier e Isabelle Nelisse, y fue lanzado por Universal Pictures el 18 de enero de 2013. [4] [5] La película ganó en total más de $ 146 millones de dólares con sólo un presupuesto de $ 15 millones.

Andres Muschietti ya no necesitará padrinos, ayudas ni consejeros. A It le tomó tres días ubicarse como el quinto estreno más visto para un film de terror en la historia del cine (después de El exorcista, Get Out, The Blair Witch Project y El Conjuro, en ese orden). Fue uno de los récords que marcó el estreno, que está por hacer de Muschietti el director de la película de terror más taquillera de toda la historia de Hollywood, si los números mantienen la curva ascendente: 247 millones en su primera semana, en todo el mundo, para una peli que costó 35 millones de dólares .

Algo parecido a lo que pasó con Mamá, que lideró el ranking boletero en su primer fin de semana, en 2013, con más de 100 millones de dólares recaudados, habiendo costado 15 millones de dólares.

Por la puerta grande, Muschietti pasa de ser uno de los pocos sudamericanos, en la industria del espectáculo, a cargo de productos clase A (de los poquísimos impulsados por el suceso de un proyecto propio). Hacerse cargo de la versión definitoria del novelón de King -1.400 páginas, publicado en 1986- y aterrizar la nave con semejante respuesta del público, hicieron a esa historia. Con la presión de la expectativa más alta y luego de una campaña de marketing ingeniosa, a la que sumaron involuntariamente gremios de payasos profesionales, enojados con la mala prensa que les trajo el regreso de Pennywise.

LA NOVIA DEL DESIERTO

Esta película argentina está dirigida por dos mujeres Cecilia Atán, Valeria Pivato

Actores

Paulina García, Claudio Rissi

!2017: Festival de Cannes: Un Certain Regard (Sección oficial)

Es la historia de Teresa, una mujer de 54 años que trabaja como empleada doméstica en una casa de familia en Buenos Aires. Durante décadas se ha refugiado en la rutina de sus tareas pero ahora, tras la decisión familiar de vender la casa y luego de años de servicio, queda a la deriva. Sin alternativas, acepta un nuevo trabajo en la provincia de San Juan. Poco amiga de los viajes, deja atrás la ciudad y su pequeño mundo seguro para entregarse sin sospecharlo a la voluntad de lo imprevisible. En su primer parada, el Santuario de la Difunta Correa, Teresa pierde el bolso en el que carga sus únicas pertenencias. El inesperado accidente la llevará a atravesar el desierto cuyano junto a un desconocido, el Gringo, su nuevo compañero de ruta. Este vendedor ambulante se recortará sobre el árido paisaje como una opción amenazante y, a la vez, atractiva. A medida que avance el viaje y juntos se adentren en los diferentes universos, esta mujer silenciosa y opaca irá lentamente tiñéndose de color y vida.

Las directoras aprovechan al máximo la geografía árida sanjuanina para una película amable y emotiva sobre esa idea tan cinematográfica como la redención y la posibilidad de encontrar el amor cuando parece que ya no hay esperanzas. En este sentido, La novia del desierto parece una combinación entre La nana y Cama adentro, por un lado, y Gloria (el film chileno que consagró a García en el ámbito internacional), por el otro.

Atán y Pivato explican que «cuando empezamos a delinear la historia que queríamos contar, un modo de profundizar el conflicto de Teresa, un personaje fuera de tiempo y de lugar, era elegir un momento de su vida en donde muchas de las decisiones importantes ya habían sido tomadas. En nuestra película lo que sería para la mayoría el final del viaje, para nosotras fue el principio. El mundo de hoy supone que lo que no te ocurre antes de los 35 años probablemente no te ocurra nunca. Por eso nos interesa recuperar el valor del proceso, de la búsqueda, del paso del tiempo, el trabajo que lleva crecer y encontrar ese lugar seguro donde realmente existe, dentro de uno mismo». La propuesta, parece, no solo conmovió a los programadores de Cannes sino también a buena parte del público del festival.

Uno podría pensar a La novia del desierto como una película pequeña en varios sentidos (en sus ambiciones y en su duración de apenas 78 minutos), pero en su simpleza se esconde también una pericia y una ductilidad que no abundan en el universo de las ópera primas.

En una entrevista las directoras explicaron cómo surgió la idea

-¿Cómo surge la idea de La novia del desierto?

-El punto de partida fue poder representar, a través de un personaje, el sentimiento de no lugar. Teresa es una mujer de 54 años que dedicó su vida al cuidado de una familia y habita un mundo que siente propio pero que, en realidad, no lo es. Al comenzar la película la casa donde ha trabajado durante treinta años se vende y sus circunstancias cambian de pronto, quedando varada en un espacio fuera del tiempo. Pero el vértigo y la incertidumbre que le provoca el abandono de su lugar seguro se convierte al mismo tiempo en el motor de cambio que la llevará a iniciar una búsqueda que no estaba en sus planes, a conectarse con sus deseos y enfrentarse el mundo.

-¿Cuáles fueron los principales desafíos a nivel de (co)producción y en el terreno de la puesta en escena y la dirección de actores?

-El principal desafío que hemos enfrentado durante el proceso de la película fue la de ocupar tres roles al mismo tiempo: siendo escritoras y directoras, nos costó muchísimo sumar a estas dos enormes tareas, una tercera, la de ser productoras de nuestra propia película. La energía que se necesita para llevar adelante la escritura y la dirección de una obra, es muy diferente a la que se requiere para cubrir las responsabilidades que tiene un productor. De todos modos y a lo largo del proceso hemos aprendido muchísimo, ya que fuimos parte de todas las etapas de una película. Hemos tenido el honor de dirigir a dos grandes actores que enriquecieron infinitamente con su mirada a sus personajes. En cuanto a la coproducción con Chile en nuestro caso fue un ensamble de lo más exitoso que permitió que La novia del desierto creciera y pudiera contar con talentos como Sergio Armstrong (director de fotografía de El Club, Neruda y Desde allá); Andrea Chignoli (montajista de No y Violeta se fue a los cielos) y Daniel Muñoz (actor de Sentados frente al fuego). El ida y vuelta con el país vecino nos desafió como directoras y amplió nuestra mirada sobre la película.

-¿Por qué se interesaron en personajes ya maduros que deben cambiar de forma brusca de realidad, ámbito y contexto?

-Cuando empezamos a delinear la historia que queríamos contar, un modo de profundizar el conflicto de Teresa (personaje fuera de tiempo y de lugar) era elegir un momento de su vida en donde muchas de las decisiones importantes ya habían sido tomadas. En nuestra película lo que sería para la mayoría el final del viaje, para nosotras fue el principio. El mundo de hoy supone que lo que no te ocurre antes de los 35 años probablemente no te ocurra nunca. Por eso nos interesa recuperar el valor del proceso, de la búsqueda, del paso del tiempo, el trabajo que lleva crecer y encontrar ese lugar seguro donde realmente existe, dentro de uno mismo.

-¿Por qué eligieron a Paulina García (más allá de las exigencias de coproducción) y Claudio Rissi como protagonistas?

-En realidad en nuestro caso sucedió al revés. La idea de coproducción llegó a nosotras a partir de Paulina. Pocos meses después de empezar a escribir el guión de La novia del desierto, comenzamos la búsqueda de actrices y desde el inicio nos propusimos llevar adelante el proyecto con un espíritu de sinergia. Queríamos hacer una película que atravesara fronteras y desde la primera decisión hasta la última la tomamos con ese objetivo. Por esa razón empezamos a pensar en actrices que no solamente fueran argentinas y en esa búsqueda dimos con Paulina, quién había recientemente ganado el Oso de Plata en Berlín como mejor actriz por Gloria. Le acercamos una primera versión de guión, allá por 2013, y enseguida se sumó al proyecto. Con ella como parte del equipo la coproducción era absolutamente orgánica. Es entonces cuando fuimos en busca de una productora chilena y dimos con Ceibita Films (de Alejo Crisóstomo). Juntos presentamos al Fondo de Fomento Audiovisual y, ya con ese apoyo, y el anteriormente ganado concurso de Opera Prima del INCAA filmamos la película. Claudio se sumó un poco más cerca en el tiempo. Lo habíamos visto en su primer año de la obra de teatro Terrenal y sin dudarlo supimos que era nuestro Gringo. Le acercamos el proyecto, pero estaba en aquel momento complicado para poder hacer una película fuera de Buenos Aires. La historia le resultaba desafiante y atractiva, entre otras cosas, porque significaba construir un personaje muy diferente de lo habitual. Hablamos durante varios meses, pero las fechas no coincidían. Finalmente el rodaje, que en un principio estaba planeado para junio, se pasó para noviembre y entonces el calendario se despejó de pronto y Claudio se convirtió en el Gringo de La novia del desierto.

-¿Cómo tomaron la selección para Cannes y qué expectativas tienen con este estreno mundial en el principal festival del mundo?

-La noticia de Cannes nos sorprendió muchísimo. Veníamos de haber presentado la película, pocas semanas atrás, en Cine en Construcción del Festival de Toulouse, donde ya habíamos tenido una enorme alegría al ganar dos de los tres premios que allí se otorgaban. Pero realmente hasta ahí llegaba nuestra proyección. Estábamos de vuelta en casa pensando cómo seguir. Y, en el medio de la incertidumbre, llegó Cannes y cambió la historia. Si bien es inevitable hacerse ilusiones, que nuestra primera película sea parte de la competencia oficial del festival más importante del mundo, una de las pocas películas latinoamericanas, es para nosotras un enorme honor que queremos disfrutar después de muchísimo esfuerzo.

RETIRO VOLUNTARIO

Desde España pero con muchos actores locales llega esta comedia de acción y rídiculos con Imanol Arias, Darío Grandinetti, Hugo Silva, Luis Luque, Miguel Ángel Solá, Paula Cancio, Valeria Alonso, Tomás Pozzi

Javier (Imanol Arias), español expatriado en Buenos Aires, es un directivo de una empresa de telecomunicaciones que está a punto de enfrentarse a la semana más importante de su vida, pero todos sus planes se verán truncados por la aparición de un excéntrico personaje (Darío Grandinetti), que hará de su semana un infierno

El protagonista de  la inolvidable  «Camila»  definió «La película como  una peripecia que no se espera y que a través del humor cobra fuerza

«No hay ninguno torpe ni se chocan contra las puertas, sino que tienen la habilidad para vivir las circunstancias de la vida, la vicisitudes con humor, no tanto con aceptación sino con humor y eso es muy universal y sobre todo es muy latino», explicó el protagonista de «Retiro voluntario».

«Resignémonos y riámonos un poco de nosotros mismos», sonrió Arias, en un esfuerzo por sintetizar con un concepto el argumento de la película, que narra, según contó, las consecuencias que tienen hoy las decisiones que toman las grandes empresas empujadas por la voracidad de la macroeconomía.

«Retiro voluntario» es una producción dirigida por el argentino Lucas Figueroa. Toma el rol de un alto ejecutivo de una multinacional española de comunicaciones que que se enfrenta a sus jefes que le piden que despida gente y tome decisiones más allá de su código ético y moral.

Como represalia, lo envían a trabajar a Argentina y allí toma una nueva oportunidad al conocer a un desconocido (Grandinetti) que, por darle mal una indicación, se convierte en su sombra y le hace la vida imposible.

La película se balancea entre la comedia dramática, el humor negro y múltiples referencias a clásicos del cine. Entre los más evidentes se destaca el momento en el que los protagonistas atraviesan la entrada de un edificio vestidos como en la película Matrix.

Y habla también del difícil momento en que un trabajador deja su trabajo: se jubila. «Los actores no tenemos ése ámbito, nuestro retiro es la falta de memoria y las piernas, porque el día que te caes y te rompes la cadera algo empieza a morirse en ti», confiesa Arias sobre ese momento tan difícil en la vida.

«Por eso yo hago 300 sentadillas al día en el rodaje y meditación y ejercito la memoria. Eso hace que el ámbito de la jubilación se aleje, y si como en este caso, en ‘Retiro voluntario’, que tiene mi misma edad pero una mentalidad de 40, corrre, salta, pega, conduce, se embrava, me hace estar muy vivo», finalizó.

 

VIENTO SALVAJE

Llega esta thriller dirigido por Taylor Sheridan directo desde el país del norte

Elenco

Elizabeth Olsen, Jeremy Renner, Jon Bernthal, Julia Jones, Matthew Del Negro, Kelsey Asbille, Gil Birmingham, Ian Bohen

!2017: Festival de Cannes: Mejor director (Un Certain Regard) 2017: Festival de Karlovy Vary: Premio del Público

Una agente del FBI se alía con un veterano rastreador local para investigar un asesinato ocurrido en una reserva de nativos americanos… Ópera prima del guionista de «Sicario» y «Comanchería».

 

CROL

 

Crol es una película sobre la memoria, el paso del tiempo, lo mítico, lo que fue y ya no volverá, el legado, la pasión. Las voces de esta historia y un pueblo más allá. El deporte en el río. Nadarlo atravesando las horas, como un espejo que refleja y multiplica los vínculos, los recuerdos, los espacios, el tiempo. Es un documental, y a la vez un recital teatral cruzados en un cd (la música de la obra teatral es la música de la película).

Verónica Schneck es la directora de este  proyecto audiovisual independiente que le llevó  tres años de intenso trabajo

“Este material fue un largo proceso de investigación, hasta que llegó a un guión”, expresó Schneck. La idea “se acerca de un modo metafísico y poético al escenario del agua, del deporte y el deportista; de las costas, de la tradición de los nadadores argentinos. Ese es el escenario”.

“La película tiene dos protagonistas, dos mujeres. Una representante del pasado, la otra del presente. Y el filme va y viene en el tiempo. Es muy importante la ceremonia actual y el ritual del pasado”.

Pilar Geijo y Teresa Plans (discípula de Pedro Candioti) hacen discurrir el relato en dos tiempos que confluyen en el mismo escenario. Teresa, además, tiene un negocio que se vendió este año, y que funcionó como lugar emblemático de Coronda. Este es su escenario privado. “Tanto Teresa como Pilar son muy expresivas y sus relatos aportan mucho a esta historia. Por eso el material de archivo es imprescindible. Hay recopilada documentación, pero falta material sobre las primeras maratones de la Santa Fe-Coronda”.

DEJA UNA RESPUESTA