El Ciudadano cumple 15 años

    En 28 de noviembre de 1994,la Legislaturaprovincial votó la división de los distritos de Morón y General Sarmiento.

    De cada uno de esos grandes municipios nacerían tres. De General Sarmiento surgieron José C. Paz, San Miguel y Malvinas Argentinas y del viejo Morón se crearon un nuevo Morón, Ituzaingó y Hurlingham. Para los vecinos de Hurlingham, fue la concreción de un sueño de más de medio siglo.

    Un año después, se eligieron las autoridades y el 10 de diciembre asumió el primer intendente del flamante municipio.

    Los nuevos aires autonomistas trajeron un entusiasmo en toda la sociedad que se vió reflejado en la aparición de nuevos medios de comunicación y en la renovación de los ya existentes. Por ejemplo, El Progreso, decano del periodismo zonal, achicó su periodicidad de quincenal a semanal, la revista Hurlingham a través del Espejo, mutó en un formato dinámico de periódico quincenal rebautizado como El Espejo. También se fortalecieron otros medios como la revista Nuestra Ciudad, y aparecieron nuevas publicaciones como la glamorosa Hurlingham Time o el periódico Nuestras Noticias.

    También las radios adquirieron una importancia mayor en la vida de la nueva comuna, FM Triac, (la pionera); Radio Ciudad Tesei, FM Corazón, FM Center y FM Radio Ciudad de Morris competían en el espectro radiofónico local.

    Nace El Ciudadano

    En ese contexto de entusiasmo participativo y mediático nació El Ciudadano. Los iniciadores fueron Fabián Ruiz, Gabriel Arrebillaga y Claudio Ruiz, (los tres alternaron la dirección del periódico en la primer etapa) quienes eligieron el Día del Amigo (20 de julio) de 1996 como la fecha de salida del primer número.

    Esa primera edición estuvo acompañada por un gran dispositivo de distribución y promoción. Diez promotoras ubicadas en distintos puntos de la ciudad distribuyeron los 30.000 ejemplares del número 1.

    La primer redacción estuvo ubicada en la calle Gaboto 590, en Parque Jonsthon, y estaba formada por Gustavo Ríos, Ubaldo Luna, Gustavo Mayares y Nuria García. Diego Natalini fue el responsable del diseño y Raúl Coria en fotografía.

    Una de las pautas fijadas en el proyecto de El Ciudadano era su distribución gratuita. El razonamiento era sencillo, sus propietarios confiaban en que el apoyo publicitario vendría en la medida que la llegada a los lectores de la publicación estuviera garantizada y eso era posible con la gratuidad del medio.

    Inmediatamente llegó la consigna que acompaña a El Ciudadano hasta nuestros días: «Gratis, por que el derecho a la información, no tiene precio».

    En la nota editorial del primer número, que transcribimos en esta misma página, quedaron fijadas las pautas de la nueva publicación, que obviamente se vinculaba al reciente nacimiento de Hurlingham como distrito independiente.

    Otra de las premisas del medio fue llegar a todos los rincones del nuevo municipio. Para eso se implementó una red de distribución con las farmacias como eje. «En todos los barrios hay una farmacia y casi todos los vecinos la visitan una vez por semana, aunque sea para pesarse», razonaron sus propietarios y dejaron en cada una de ellas un dispenser en el que los lectores encontrarían su ejemplar.

    Por supuesto no tardó en llegar la consigna que promocionaba esa movida: «El Ciudadano, el mejor remedio contra la desinformación. Encontralo todas las semanas en la farmacia de tu barrio».

    Luego Rody Rodriguez asumió la dirección, y en forma paralela, se formó una una sociedad bautizada como HCI, -Hurlingham Comunicación Integral-, responsable de la edición de El Ciudadano, sumando también otros proyectos periodísticos como el gerencia-miento de la radio FM Triac, y luego la puesta en marcha de Radio MAS,  una riquísima experiencia comu-nicacional que funcionó en conjunto con El Ciudadano durante casi 6 años, con sede enla Planta Alta del Paseo Florido.

    La tremenda crisis vivida por la Argentinaa principios de siglo, puso en jaque a los medios. Radio MAS no pudo sostenerse, mientras en El Ciudadano se publicaba una editorial titulada «Estamos… que no es poco», que reflejaba la época vivida en el 2002.

    Con un esfuerzo, no excento de pocos sacrificios, El Ciudadano se mantuvo sostenido por un equipo integrado por Rody Rodríguez, Gustavo Mayares, Raúl Coria y Maru Pampín.

    Así hasta el día de hoy, con los sueños intactos, siempre con nuevos proyectos y la renovada esperanza de ser un medio de comunicación totalmente identificado con la gran mayoría de los vecinos de Hurlingham.

    Lo bueno de los aniversarios no es solo recordar los años transcurridos, sino poder imaginar los años por vivir. En todo caso, la experiencia acumulada sirve de sus-tentación para todos los proyectos que se elaboren de ahora en más.

    En ese diseño de «lo que viene» estamos trabajando en El Ciudadano.

    Hay un primer objetivo, obvio por cierto, y es que mantengamos la continuidad de nuestra publicación, siempre fiel a la decisión de que se distribuya gratuitamente, como garantía de nuestra convicción de que el derecho a la información no tiene precio.

    Sabemos que la continuidad en un medio es clave para su fortaleza, y que esa fortaleza aumenta cuando año tras año, queda claro el criterio de que la verdad es la mejor herramienta a la hora de informar. Ser creíbles con las noticias que se difunden y ser creíbles desde el lugar en que lo hacemos, sin ocultar convicciones, es otro objetivo que durante 15 años hemos defendido.

    Esta credibilidad sostenida en el tiempo, es nuestra carta de presentación, que podemos completar diciendo que hacemos El Ciudadano con honestidad y coherencia.

    Estos principios se complementan con calidad en los contenidos. El diseño editorial es una de las prioridades de nuestra publicación, porque estamos convencidos en la necesidad de que nuestras páginas muestren un equilibrio atractivo de textos e imágenes. Naturalmente esa atracción puede lograrse porque contamos con buenas imágenes y buenos textos. Y seguiremos trabajando en perfeccionar esos recursos, proporcionando a nuestros lectores las mejores fotos y sumando a excelentes periodistas y escritores.

    Pero además de trabajar para mejorar nuestra publicación, queremos brindar a todos los que acompañan a El Ciudadano, nuevos productos que enriquezcan nuestra oferta periodística.

    Por ejemplo estamos dedicados a mejorar día a día nuestra página web: www.elciudadanogba.com, nos proponemos desarrollar en ella un sitio en el que pueda verse reflejada, de manera ágil, toda la actualidad del Gran Buenos Aires, además de poder encontrar todos los contenidos ( y en muchos casos la ampliación de los mismos) de nuestra edición gráfica.

    Paulatinamente el sitio se enriquecerá con galerías de fotos, archivos de audio y video, con el objeto de optimizar la información que se suministre. Todo esto se complementa con la interacción que queremos tener con nuestros lectores a través de las redes sociales como facebook y twitter.

    Pero hay más. Así es como, para celebrar los 15 años de nuestro medio y en consonancia con los 15 años cumplidos por el Municipio de Hurlingham en 2010, presentamos «El álbum de la ciudad», una publicación con las mejores fotos de Hurlingham, algunas pertenecientes a nuestro archivo de imágenes, pero la mayoría obtenidas del concurso de fotografía realizado por El Ciudadano en el 2010, y cuyos trabajos ganadores serán dados a conocer en julio del 2011, anunciando también en esa oportunidad, la fecha de entrega de premios  de dicho concurso.

    Junto a la publicación de «El álbum de la ciudad», editaremos el DVD «Hurlingham, 15 años», un audiovisual con entrevistas a las personalidades más destacadas de la ciudad, que darán sus puntos de vista sobre las consecuencias de la autonomía municipal de Hurlingham, obtenida en noviembre de 1994 y los hechos más sobresalientes desde diciembre de 1995, que fue el momento en el que el distrito comenzó a desarrollarse como municipio autónomo.

    Este trabajo es el primero que se realiza desde el área audiovisual de El Ciudadano, que ya está trabajando en otros documentales dedicados a retratar la historia reciente de nuestra ciudad.

    No hay dudas que cuando se cumplen 15 años, existe la sensación certera de que todo está por hacerse. Los que hacemos El Ciudadano sentimos que es así es en la vida como en el diario.

    Cumplimos 15 años, felices con lo que hicimos, concientes de que tenemos mucho por hacer, y mucho más felices por la tarea que viene.

    Gracias por acompañarnos.