Un mensaje del Papa Francisco a la selección: “que vivan la victoria con humildad”

Aviso publicitario
banner moron

Sufrió como todos y al final celebró y le fueron llegando mensajes de felicitaciones, como a todos los argentinos que viven en Roma. Pero el Papa Francisco no vio la infartante final Argentina-Francia. Como es bien sabido y como el mismo reveló hace años, en julio de 1990 le hizo una promesa a la Virgen del Carmen por la que no iba a ver más televisión. Promesa que cumplió a rajatabla también esta vez, lejos de esa imagen de la película Los dos papas de Netflix, ficción en la que se lo veía junto a Benedicto XVI viendo Argentina contra Alemania. El Papa, hincha de San Lorenzo, suele ser informado de sus resultados por guardias suizos y demás colaboradores de la residencia de Santa Marta, como seguramente sucedió hoy con la final.

En el día de la victoria de la tercera copa Mundial para la Selección, no obstante, el Papa, que el sábado 17 de diciembre cumplió 86 años, en una entrevista televisiva con el italiano Canale 5 –grabada antes del duelo Argentina-Francia– que se emitió pasadas las 20 locales, habló de la final y dejó definiciones importantes.

“A los vencedores todos los felicitan. Que lo vivan con humildad. Y al que no gana, que lo vivan con alegría porque el valor más grande no es ganar o no ganar, es jugar limpio, jugar bien”, dijo.

“Que los dos tengan el coraje de darse la mano. Cuando veo el final de un partido en el que no se dan la mano… Nosotros –estoy hablando del año ‘46– íbamos a la cancha todos los domingos también con mamá, papá, todos juntos. Y ahí la palabra más fea que se oía para el árbitro era ‘vendido’, pero después terminaba el partido y se daban la mano. Ese savoir-faire del deporte, no? El deporte te hace más noble, te hace noble también hecho con una pelota de trapo”, agregó.

“Tenemos que hacer crecer el espíritu deportivo y espero que este campeonato mundial ayude a retomar el espíritu deportivo, que te hace noble”, concluyó.

«NO HAY TRABAJADORES LIBRES SIN SINDICATOS»

En otro orden de cosas, el Papa Francisco afirmó hoy que «no hay trabajadores libres sin sindicatos», destacó que el trabajo permite «la autorrealización, vivir la fraternidad, cultivar la amistad social y mejorar el mundo» y pidió mayores condiciones de seguridad en el ámbito laboral y rechazar la explotación de personas.
«No hay sindicato sin trabajadores y no hay trabajadores libres sin sindicato. Vivimos una era que, a pesar de los avances tecnológicos, y a veces precisamente por ese sistema perverso que se autodefine como tecnocracia, ha defraudado parcialmente las expectativas de justicia en el ambiente de trabajo», destacó el pontífice en una audiencia con representantes de la central sindical italiana CGIL.
«Y esto requiere ante todo volver a partir del valor del trabajo, como lugar de encuentro entre la vocación personal y la dimensión social. El trabajo permite a la persona la autorrealización, vivir la fraternidad, cultivar la amistad social y mejorar el mundo», agregó Jorge Bergoglio en su mensaje.
En ese marco, Francisco llamó la atención sobre «la seguridad del trabajador».
«¡Todavía hay demasiados muertos, mutilados y heridos en el lugar de trabajo!», denunció.
«Una segunda preocupación es la explotación de las personas como si fueran máquinas», criticó luego, antes de sopesar con preocupación que «en estos años de pandemia ha crecido el número de los que dimiten del trabajo».
«Jóvenes y viejos están insatisfechos con su profesión, con el clima que se vive y se respira en los ambientes laborales, las formas contractuales, y prefieren renunciar», analizó.

 

DEJA UNA RESPUESTA