Comenzó los juicios a los represores que actuaron en La Cacha

 

LA PLATA- Dieciocho ex militares y policías, entre ellos el represor Miguel Etchecolatz, y tres civiles, comenzaron  a ser juzgados por el secuestro y tortura de detenidos alojados en el centro clandestino La Cacha, ubicado en las afueras del partido de La Plata.

El Tribunal Oral Federal 1 de La Plata comenzó a juzgar pasadas las 12.30 de ayer  las detenciones ilegítimas de unas 128 personas alojadas en La Cacha, entre ellas Laura Carlotto, hija de la titular de Abuelas de Plaza de Mayo Estela de Carlotto; y la privación ilegítima de la libertad de Antonio Bautista Bettini, padre de Carlos Bettini, actual embajador argentino en España.

Además si bien en principio el Tribunal debía juzgar la sustracción de Matías y Gonzalo Reggiardo Tolosa y de Natalia Suárez Nelson, nacidos mientras sus madres estaban cautivas en La Cacha, el fallecimiento del represor Alejandro Arias Duval, imputado por la sustracción hizo que no se pudiera juzgar estas sustracciones.

El abogado de Abuelas de plaza de Mayo, Emanuel Lovelli, explicó que «si bien está acreditado que los mellizos Reggiardo Tolosa nacieron en el hospital de la cárcel de Olmos, lindantes con La Cacha y lo mismo pasó con Natalia Suárez Nelson, no entraron estos casos en el juicio porque falleció Arias Duval y si bien Abuelas presentó el pedido de ampliación de la indagatoria a otros imputados, no se hizo lugar».

Comenzaron  a ser juzgados Carlos Hidalgo Garzón; Jorge Di Pasquale; Gustavo Cacivio, Ricardo Fernández; Luis Perea; Roberto Balmaceda; Emilio Herrero Anzorena; Carlos Romero Pavón y Anselmo Palavezzati, todos militares.

También se juzgará a Juan Carlos Herzberg; Raúl Espinoza; Claudio Grande; Héctor Acuña; Rufino Batalla, Isaac Crespín Miranda, todos ex militares o ex integrantes del Servicio Penitenciario bonaerense.

Se juzga además al ex represor Miguel Etchecolatz, Edgardo Gargano, Horacio Luján, Julio César Garachico y Miguel Angel Amigo.

Además se juzgará a Jaime Lamont Smart, quien fue ex ministro de Gobierno de la provincia de Buenos Aires durante la última dictadura cívico militar y junto con Espinoza y Grande, los únicos civiles.

Estas 21 personas comenzaron a ser juzgadas hoy por el TOF 1 de La Plata, presidido por Carlos Rozanski e integrado por Pablo Jantus y Pablo Vega.

Pasadas las 12.30, ingresaron los imputados y sus familiares, presentes en la sala, se pusieron de pie y comenzaron a aplaudirlos, lo que generó el repudio de las víctimas y familiares de víctimas que pasaron por La Cacha.

«Asesinos violadores» y «olé, olé, olé olá, como los nazis les va a pasar, a donde vayan los iremos a buscar», gritaron para acallar los aplausos de los familiares de los represores.

Antes del inicio formal de la audiencia, se resolvieron algunos planteos de la defensa de los imputados, como una que pedía que no se fotografíe a Claudio Grande, por estar previsto un reconocimiento fotográfico durante el juicio, pedido que fue desestimado.

El juicio comenzó con la lectura de la elevación a juicio, donde se describió cómo funcionó el centro clandestino de La Cacha, la calificación legal, la descripción de los hechos, víctimas e imputados.

El centro clandestino de «La Cacha» estaba ubicado entre las calles 191, 196, 47 y 52 de La Plata, contiguo al penal de Olmos y en las antiguas instalaciones de Radio Provincia.

La Cacha funcionó como centro clandestino desde 1976 a 1978 y además operó como una maternidad clandestina para las detenidas- desaparecidas que se encontraban embarazadas.