Encontraron muerta a Noelia Akrap, una joven que estaba desaparecida desde el domingo en Ezpeleta

QUILMES- Tenía 15 años y había desaparecido la madrugada del domingo. Fue encontrada asesinada de un golpe en la cabeza en un descampado, cubierta con tierra y cartones, y la Policía sospecha que el homicida es un conocido suyo.

Se trata de una adolescente identificada por los investigadores como Noelia Akrap, cuyo cadáver fue hallado el domingo por la tarde, cuando unos chicos jugaban a la pelota en una zona descampada ubicada en Tupungato y Mitre, de esa localidad del partido de Quilmes.

Los policías no observaron a simple vista heridas cortantes ni de arma de fuego, pero en la autopsia realizada poco después los expertos constataron que Noelia había sufrido un fuerte golpe en el cráneo Los niños se sorprendieron al descubrir que, debajo de un neumático, cartones, ropa sucia y yuyos, estaba semioculto el cuerpo de la adolescente, vestida con un pantalón largo con diseño tipo camuflaje y una remera color anaranjado.

Según dijeron los voceros consultados, el padre de uno de los niños se comunicó con el servicio de alerta 911 y se presentaron en el lugar efectivos de la Jefatura Departamental Quilmes y de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) del mismo distrito.

Los policías no observaron a simple vista heridas cortantes ni de arma de fuego, pero en la autopsia realizada poco después los expertos tanatólogos constataron que Noelia había sufrido un fuerte golpe en el cráneo, presuntamente provocado con una piedra, que le ocasionó la muerte.

Un jefe policial aseguró que allí también fue encontrado un bloque de cemento para construcción que deberá ser sometido a peritajes que determinen si se trató del arma homicida, lo que podría apoyar la hipótesis de que el lugar del hallazgo del cuerpo fue el mismo en el que ocurrió el crimen.

Además, los mismos forenses también constataron que la adolescente no había sido abusada sexualmente.

Noelia fue vista con vida por última vez en los primeros minutos del domingo, cuando salió de su casa, situada en Mitre y Florencio Varela, en el límite entre Berazategui y Quilmes, a unas cinco cuadras del lugar del hallazgo del cuerpo.

«Ella salió a comprar cigarrillos para el hermano y no volvió, la esperaban, la esperaban, no volvía», relató hoy al canal TN María, una hermana de Noelia, quien agregó que en un comienzo sus familiares «se quedaron tranquilos», porque «solía ir a la casa del novio», en referencia a un joven de 26 años, de nombre Jonathan.

María relató que «empezaron a buscarla por todos lados y no la encontraron», que incluso el propio Jonathan «se acercó y también preguntó por ella», y finalmente «la madre fue a hacer la denuncia a la comisaría local».

Los investigadores entrevistaron a diferentes testigos que aseguraron haber visto a Noelia caminando con un hombre con quien parecía tener una relación cercana, y en otro momento fue vista a bordo de un auto, aunque la Policía procuraba determinar si en ambas situaciones intervenía el mismo hombre.

Por esos testimonios y por el de sus familiares, que dijeron que justo antes de salir a comprar conversaba con alguien a través de mensajes de texto, es que los policías sospechaban hoy que la persona con la que fue vista era conocida.

De acuerdo con el relato de las fuentes, los pesquisas averiguaron que además de Jonathan la adolescente mantenía una relación amorosa con otro hombre, identificado como Rubén (34), que al igual que su novio es casado y tiene hijos.

La propia familia de la víctima expresó  a la prensa que para la Policía «el sospechoso» del crimen era uno de ellos.

Sin embargo, ambos fueron ya convocados por la Policía y dieron una coartada para esa noche que hasta el momento no pudo ser rebatida.

Tanto Jonathan como Rubén declararon haber estado en otro lugar en el momento en que presuntamente ocurrió el crimen, por lo que ahora los investigadores buscaban a un tercer hombre.

Un elemento que podría aportar pistas útiles para la causa son los registros telefónicos del celular de Noelia, que no fue encontrado junto a su cuerpo, ya que podría revelar con quién conversaba momentos antes de salir de su casa.

En tanto, las autoridades analizaban  las grabaciones de las cámaras de seguridad instaladas en la estación de servicio a la que Noelia presuntamente se dirigía a comprar cigarrillos, ubicada en Esquel y Mitre, y de otras instaladas en los alrededores, con la intención de reconstruir el recorrido que hizo y de identificar a quien la acompañaba.

Interviene en la causa la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 del Departamento Judicial Quilmes, a cargo del fiscal Sebastián Videla.