Zaffaroni dio a conocer el informe de homicidios dolosos

BUENOS AIRES- La cantidad de homicidios intencionales cometidos en esta Capital Federal disminuyó en 2012 respecto a los registrados en 2010 y 2011, y el principal móvil de este tipo de delitos continúa siendo la discusión y riña, se informó hoy oficialmente.
Los datos surgen del Mapa de Homicidios Dolosos presentado hoy por Eugenio Zaffaroni, ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, quien aseguró que de acuerdo a este estudio «los pobres no salen a matar a la clase media, se matan entre ellos».
De acuerdo a estas estadísticas, el año pasado se cometieron 158 homicidios intencionales en la Capital Federal, 61 de ellos en una «discusión\riña», 37 por motivo «desconocido», 23 en ocasión de «robo», 15 por «conflictos intrafamiliares», 12 en «legítima defensa», 5 por «intervención policial» e igual cantidad por «otros» motivos.
Esto arrojó una Tasa Homicida (homicidios cada 100 mil habitantes) de 5,46 en la Capital, donde residen 2.890.151 personas.
En 2011 se habían cometido 190 crímenes de este tipo -28 de ellos por robo- y arrojado una tasa de 6,57; mientras que en 2010 había sido de 5,81.
«La Capital Federal y el conurbano bonaerense tienen tasas parecidas a las de Uruguay y Chile pero es alta en comparación con Europa y Canadá. El objetivo es que sea entre 2,5 y 3 cada 100.000 habitantes. Para eso debemos profundizar las investigaciones con el objetivo de prevenir la violencia», sostuvo Zaffaroni.
El ministro de la Corte también consideró que «hay altos índices de homicidios no esclarecidos y pareciera que hay dos tipos de víctimas: las que se publican y las que no, como si hubiese víctimas de primera y segunda categoría».
«La preocupación por la muerte violenta debe ser una de las prioridades del Estado. Sueño con una Ley nacional de prevención y monitoreo sobre la muerte violenta pero que no solamente abarque homicidios dolosos, sino que también incluya suicidios y accidentes de tránsito», señaló.
En el informe de presentación del mapa -que incluyó resultados estadísticos de los departamentos judiciales de La Plata y el Conurbano- se explicó que «en la Ciudad se mantiene la tendencia a la concentración» de los homicidios.
«Si dividimos la Ciudad en dos zonas, o sea, la medialuna sur (comunas 1, 4, 7, 8 y 9) y el resto, se observa que en la primera -con un ligero desplazamiento- tiene lugar el 63% de los homicidios», precisó el informe.
En cuanto a los homicidios en ocasión de robo, la Comuna porteña con más casos de este tipo fue la número 4, que incluye los barrios de La Boca, Barracas, Parque Patricios y Nueva Pompeya, y registró cuatro hechos.
Le siguieron las comunas 11 y 12 -Villa Mitre, Villa del Parque, Villa Devoto, Villa Santa Rita, Coghlan, Villa Pueyrredón, Saavedra y Villa Urquiza- con tres homicidios por robo cada una.
Las comunas 1, 5, 7, 8 y 15, con jurisdicción en los barrios de Constitución, Puerto Madero, San Nicolás, Monserrat, Retiro y San Telmo, registraron dos hechos cada una.
Luego, en las comunas 3, 6 y 9, que abarcan las zonas de Balvanera, San Cristóbal, Caballito, Liniers, Parque Avellaneda y Mataderos, hubo un solo caso en cada una de ellas.
En tanto, las comunas 2, 10, 13 y 14 -Recoleta, Palermo, Floresta, Vélez Sársfield, Villa Luro, Monte Castro, Versalles y Villa Real- no sufrieron ningún homicidio motivado en un robo.
De los 23 homicidios en ocasión de robo, seis fueron «arrebatos en la vía pública», cinco por «robo de automotores», cuatro por «asaltos a comercios, locales públicos y afines», misma cantidad por «otros», tres en «ocasión de ingresar al domicilio», y uno en «salidera bancaria».
En cuanto a las armas utilizadas en el total de homicidios analizados, el informe señaló que las de fuego estuvieron en el primer lugar con 88 hechos, es decir, el 55,6%.
Mientras que 44 casos fueron cometidos con arma blanca, 15 con «otras» y 11 con «ninguna».
En otro tramo de su presentación, Zaffaroni destacó que sólo el uno por ciento de los homicidios dolosos porteños fueron cometidos por menores de 16 años, los cuales son considerados inimputables por el Código Penal argentino.
«Los tres años de investigación demuestran claramente que la insistencia mediática en que la solución a la violencia homicida dependa de la punición de los menores de 16 años resulta claramente desmentida», explicó el ministro de la Corte.
Según los datos oficiales, en 2012 hubo 15 menores de edad involucrados en causas por homicidios dolosos y dos de ellos resultaron ser inimputables.
El trabajo fue desarrollado por el equipo del Instituto de Investigaciones que depende de la Dirección General de Biblioteca e Investigaciones del máximo tribunal, ambas dependencias bajo la órbita de Zaffaroni, a quien acompañaron su par Juan Carlos Maqueda y el ministro de Seguridad de la Nación, Arturo Puricelli.
El equipo está integrado por Rodrigo Codino, Mariana Caraballo, Gabriela Gusis, Matías Bailone, María Silvia Galíndez, Francisco Sánchez de Loria, Yanina Tamburelli, Antonella Calcagno Ortiz, Claudia Martí, Nicolás Meroño y Víctor Hugo Accardi.