Suman personal de seguridad y controles en hospital Evita

LANÚS- Tras los hechos de vandalismo que se registraron el 26 de septiembre en el hospital Evita de Lanús, el ministerio de Salud de la Provincia junto con los directivos del establecimiento y representantes de los gremios elaboraron un plan para prevenir nuevos hechos de violencia.

Por un lado, se decidió que un efectivo policial tenga presencia permanente en el acceso a la guardia y que un vigilador de la seguridad privada se ubique en el ingreso a la sala de espera de ese servicio. Además, se colocó un portero eléctrico para controlar la entrada de pacientes y familiares.

Además se sumaron equipos de comunicación por radio para que todo el personal de vigilancia esté rápidamente interconectado y se decidió sumar personal de seguridad a la entrada principal del hospital en el horario de mayor concurrencia.

Por otra parte, se colocará un timbre de alerta tanto en la mesada de enfermería como en la sala de médicos para alertar a los compañeros de guardia y al personal de vigilancia y policía ante una situación de conflictividad.

Tras el ingreso intempestivo a la guardia de un grupo de familiares y allegados a un paciente, que rompió vidrios y sillas en la guardia del hospital, intervino el Programa de Prevención y Asistencia Médico Legal en Salud Pública que depende la cartera sanitaria provincial.

En el marco de ese programa, a cargo de la abogada Cecilia Pozzo, el ministro de Salud, Alejandro Collia firmó un acta acuerdo, en agosto, con siete gremios y directivos de hospitales para trabajar en forma conjunta en la detección de los casos de violencia y la planificación y puesta en marcha de acciones preventivas.

”Esta iniciativa del hospital Evita de Lanús contempla medidas muy concretas que buscan proteger al equipo de salud y generar condiciones de mayor seguridad para todos los usuarios de los hospitales públicos provinciales”, explicó Pozzo y agregó que “esto habla de una maduración institucional que nos permite a todos los actores involucrados trabajar juntos para cuidar el ámbito de la salud pública”.

Al mismo tiempo, el ministerio de Salud provincial acaba de elaborar una campaña de prevención de la violencia en hospitales con capacitación al personal de salud y afiches con mensajes que propenden al buen trato que se colocarán en los establecimientos sanitarios.

Para el sector de internación, explicó Pozzo, también se sumará personal de vigilancia y no se permitirá más de dos acompañantes por cada paciente.

El vigilador deberá tener una planilla actualizada diariamente por admisión con el nombre, apellido y número de habitación de cada paciente. Además deberá controlar que se respeten los horarios de visita.

Por otra parte, se sumará personal de seguridad durante el horario de informes en terapia intensiva de adultos y pediátrica y en la neonatología.