Madres de Plaza de Mayo conmemoraron los 1800 jueves

BUENOS AIRES-  La titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, aseguró  que “nunca vamos a dejar de estar aquí”, al conmemorar que las Madres cumplieron 1.800 jueves en esa Plaza.

Hebe brindó el discurso de cierre del acto que las Madres desarrollan cada semana y allí explicó “cuando no estemos más, nuestras cenizas estarán en esta Plaza”.

Emocionada, la Presidenta de la Asociación Madres presentó durante su discurso la consigna “hasta la victoria siempre, hijos queridos”, que estuvo inscripta en la bandera con la que marcharon hoy.

Por otra parte, Hebe sostuvo que “le debemos mucho a Néstor (Kirchner) y a la presidenta (Cristina Fernández de Kirchner) pero también tenemos que ser responsables de lo que queremos hacer”.

Hebe también, señaló que, “nosotras estamos aquí, en la Plaza, hablando de socialismo, de revolución y de dar la vida por la patria” y agregó que «reinvindicar a nuestros hijos como revolucionarios es lo más importante que hemos hecho, como así también socializar la maternidad y reivindicar la revolución, que es un hecho que todavía les debemos a nuestros hijos».

Durante la ronda, las Madres estuvieron acompañadas por militantes de la Cámpora, la Jauretche de Quilmes, Peronismo Militante, el PJ de La Plata, y la 13 de Agosto de Córdoba, como así también de banderas del espacio Unidos y Organizados y también por funcionarios de la Secretaría de Derechos Humanos, como el subsecretario de Protección de Derechos Humanos Luis Alén.

Entre los presentes se encontraba el nieto recuperado y diputado del Frente para la Victoria, Horacio Pietragalla que afirmó que «las Madres son sinónimo de lucha y de resistencia, que hoy tiene sus frutos con los juicios a los genocidas».

En este sentido, agregó que «ellas vienen luchando a lo largo de los años, por ejemplo me viene la imagen del 2001 con ellas marchando en la Plaza y como resistían los embates de la policía», y agregó que, «luego con Néstor (Kirchner) y Cristina (Fernández de Kirchner) vimos como junto a los organismos de Derechos Humanos pudimos parir una nueva democracia, más sólida y consolidada», concluyó.

El periodista Pablo Llonto, por su parte, expresó que «estos 1.800 jueves significan mucho para todo el país, muchas cosas en la Argentina no estarían como están sin las Madres, los convenios internacionales, por ejemplo, y no hacer ese reconocimiento de parte de algunos periodistas, como los Lanatas, los Chiche Gelblung es lamentable».

En diálogo con la prensa, Llonto se refirió a los dichos de Hebe sobre Moyano y expresó que «a muchos de nosotros nos duele ver con quien se está abrazando Moyano y creo que la oposición también debe estar pensando en Jorge Lanata como candidato porque no se puede creer lo que está haciendo, ya no parece periodista».

Después del acto en la Plaza, las Madres realizaron una mateada en la puerta del bar «El revolucionario», que está en la sede de las Madres, ubicada en Hipólito Yrigoyen 1584, en la que compartieron mate con torta fritas, en el medio de una calle cortada que las aplaudió y las recibió con el canto «Madres de la Plaza, el pueblo las abraza».  

Paralelamente en Mendoza  organizaciones sociales, políticas y del gobierno mendocino homenajearon a las referentes locales de Madres de Plaza de Mayo  en esta provincia.

El reconocimiento se realizó al mediodía en la emblemática plaza San Martín, donde las madres y familiares de los militantes políticos desaparecidos durante la última dictadura militar en la provincia reclamaron por ellos.

Junto a miembros de organismos de Derechos Humanos, la subsecretaria gubernamental del área, María Ubaldini, enfatizó que «para estas madres no hay mejor homenaje que la justicia» y Mara Díaz, de la agrupación HIJOS, destacó que «son un ejemplo al convertirse en un símbolo mundial de lucha y unidad para reclamar justicia, memoria y verdad».

La titular de la delegación local de Madres, María de Domínguez dijo estar «muy emocionada y agradecida ante tanta compañía este jueves» e instó a los jóvenes militantes «a que se conviertan en los políticos que necesita el país, esto es, en los que piensan en la gente».

«La lucha no ha sido en vano y tiene que continuar aún cuando nosotras no estemos. No conseguimos lo que salimos a buscar, que eran nuestros hijos, pero sí logramos dar vuelta la historia porque si nosotras nos quedábamos solas y llorando en nuestras casas lo que pasó no se sabría o hubiera quedado en el olvido», concluyó.

Como cierre del acto, las Madres mendocinas recibieron obsequios y la Asociación Argentina de Actores les entregó el premio «Davi Blanco», un actor militante preso y fallecido, mientras el grupo musical «Alturas» interpretaba canciones folklóricas de la década de 1970.