Un día como hoy…

Aviso publicitario
banner moron

 

19 de septiembre

1983 – Moría Ángel Labruna, jugador y director técnico de fútbol argentino. Nacido el 28 de septiembre de 1918, en 1939, aún juvenil, fue convocado a jugar en la Primera de River Plate a raíz de una huelga de los profesionales del club por una sanción aplicada al crack de la institución, José Manuel Moreno. Y justamente le tocó vestir la casa número 10, la que usaba el «Charro». Sus goles y excelente rendimiento determinaron que, una vez superado el conflicto, Moreno tuviera que jugar de entreala derecho porque a Labruna era imposible sacarlo. Es reconocido por la hinchada riverplatense como el máximo ídolo del club. Es el máximo goleador de la historia de ese club con un total de 542 goles, 317 oficiales en primera división, copas nacionales y copas internacionales​ y 225 en partidos amistosos​ y es el máximo goleador del Superclásico del Fútbol Argentino con 16 goles. Además, con 16 títulos oficiales, es el jugador más ganador en la historia de River Plate, y el segundo DT más ganador de la historia del Club, donde jugó 20 años. También es un integrante de la delantera del célebre equipo de River Plate conocido como La Máquina, formada por José Manuel Moreno, Juan Carlos Muñoz, Adolfo Pedernera y Félix Loustau. Marcó además 17 goles en 37 partidos que jugó en la Selección, 3 goles en 16 partidos que jugó en el Club Rampla Juniors de Uruguay, y un gol para el Rangers de Talca. Ganó su primer campeonato de Primera división como entrenador dirigiendo a Rosario Central, en 1971, y posterior a aquello, obtuvo otros seis títulos en River Plate, siendo uno de los técnicos más ganadores en la historia del club. Fue el DT del equipo millonario cuando el club cortó una racha de 18 años sin logros oficiales, en 1975. En momentos en que cumplía gran campaña como DT de Argentinos Juniors, fue sometido a una intervención quirúrgica por un problema en la vesícula, de la que se estaba recuperando satisfactoriamente. Sin embargo, cuando se preparaba para caminar junto a Ubaldo Matildo Fillol, que había ido a visitarlo, murió a consecuencia de un paro cardiaco y cayó en brazos del arquero. Tenía 64 años.

1985 – En la Ciudad de México ocurre un terremoto de magnitud 8,5 en la escala de Richter. El epicentro se localizó en el océano Pacífico mexicano, cercano a la desembocadura del río Balsas, en la costa del estado de Michoacán, y el hipocentro a 15 kilómetros de profundidad bajo la corteza terrestre, a las 7:17 hora local. El sismo afectó en la zona centro, sur y occidente de México, en particular a la Ciudad de México, en donde se percibió a las 07:19. Fue el más significativo y mortífero de la historia escrita de dicho país y su capital,​ y superó en intensidad y daños al registrado en 1957, que hasta entonces había sido el más notable en la ciudad.​ La réplica acontecida un día después, la noche del 20 de septiembre de 1985, también tuvo gran repercusión para la capital al colapsar estructuras reblandecidas un día antes. Ante la carencia generalizada en el país de una cultura de la protección civil, de protocolos de acción y de recursos de toda índole ante las grandes catástrofes​ y una generalizada inacción y minimización de las consecuencias por parte del Gobierno, el estado vivido en las 48 horas siguientes al sismo fue de un caos generalizado,​ que fue paliado por la organización de la sociedad capitalina al autoorganizarse en el rescate y asistencia de las víctimas y damnificados. El número preciso de muertos, heridos y daños materiales nunca se conoció y solo existen estimaciones que van desde los 3192 (cifra oficial) hasta las 20 000;​ y los daños fueron calculados en 8000 millones de dólares, 250 000 personas sin casa y 900 000 que tuvieron que abandonar sus hogares.​ Las tareas de rescate se prolongaron hasta el mes de octubre, y la de remoción de escombros hasta diez años después. En 2017 aún existen campamentos derivados de los sismos.

1985 – En la isla Mindanao (Filipinas), unos 62 miembros de la tribu ata se suicidan con insecticida por órdenes de su gurú. A principios del mes, el gurú Datu Mangayanon Butaog hizo cortar un árbol anunciando que sus hojas secas se convertirían en billetes, que utilizarían para hacer transacciones. Sin embargo, eso no ocurrió. Así los aldeanos comenzaron a plantear algunas dudas sobre los poderes del «datu». Debido a que acababa de sufrir una derrota que amenazaba sus poderes «mágicos», logró convencer a sus seguidores para comer un avena sazonada con insecticida para «ver la imagen de Dios». Setenta y dos seguidores lo siguieron y murieron. En cuanto a él, se suicidó con un cuchillo. Pero tres miembros del pueblo rechazaron este suicidio colectivo y desde entonces han hablado. Los soldados enviados en el lugar descubrieron los cuerpos, incluyendo los de mujeres y niños. Los restos ya estaban parcialmente despedazados por las bestias salvajes.

Cumple años

Jarvis Cocker, músico británico, de la banda Pulp (54 años)

 

 

DEJA UNA RESPUESTA