Abuelas quieren que no se frene la mudanza del Banco Nacional de Datos Genéticos

 

BUENOS AIRES- Las Abuelas de Plaza de Mayo manifestaron su «profunda preocupación» frente a los intentos de frenar la mudanza del Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG), del Hospital Durand al nuevo edificio del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (MinCyT), como lo prevé la ley 26.548, sancionada en 2009 y reglamentada en enero de este año.

«El Banco es una herramienta imprescindible para la búsqueda de nuestros nietos y nietas, y la plena vigencia de esta ley es fundamental para agilizar el trabajo denodado y contra el tiempo que venimos realizando desde hace más de 35 años», señalaron en un comunicado.

Las Abuelas señalaron que desde su creación en 1987, el Banco dependió del Poder Ejecutivo. En el comienzo, esa dependencia fue bipartita: la entonces Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires (dependiente del Poder Ejecutivo Nacional hasta 1994) proporcionaba el personal y el espacio físico en el Laboratorio de Inmunología del Hospital Durand, mientras que el Ministerio de Salud de la Nación era responsable del equipamiento y los reactivos.

La nueva ley mantiene la dependencia original del Banco del Poder Ejecutivo Nacional, pero lo transfiere a la órbita del Ministerio de Ciencia y Tecnología, otorgándole autonomía y autarquía.

Esto «respondió a un pedido de nuestra Asociación para adecuar los avances de la ciencia en la materia y jerarquizar la tarea del Banco. Gracias a ella ha quedado precisada la especificidad del organismo destinado, desde sus orígenes, a la identificación de nuestros nietos», señalaron.

Además, «la ley fue avalada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas».

En el comunicado, remarcaron que «a pesar de que se encuentran dadas todas las condiciones para que se avance en el traspaso, el juez en lo Contencioso Administrativo, Enrique Marinelli, pidió al MiniCyT que informe cómo se realizará la transferencia y dispuso frenar la mudanza hasta que el mismo envíe la respuesta».

Agregaron que «la demanda fue realizada por asociaciones y particulares que desconfían de la seriedad y las garantías previstas para esta tarea, bajo falacias tales como que el Banco realizará estudios genómicos con muestras de los familiares, algo que está estrictamente prohibido en la ley».

«O que el Ministerio de Ciencia y Tecnología no cuidará la cadena de custodia de las muestras en el traslado, algo que se encuentra garantizado y planificado. Todos estos argumentos sólo demoran la puesta en funcionamiento de la nueva sede que busca agilizar y jerarquizar al organismo», añadieron.

«Las Abuelas y familiares que integran la institución somos los principales interesados en que el traspaso de las muestras se realice con total profesionalismo y transparencia, ya que se trata de la única información genética que nos dará la posibilidad de encontrarnos con los hijos de nuestros hijos», sostuvieron.

Por último, afirmaron que «e doloroso que muchos de quienes se presentan como preocupados por la restitución de identidad a las víctimas del terrorismo de Estado, frenen un instrumento de importancia vital para la tarea concreta».