Recibe nueve tiros luego de que falsos policías allanaran su casa

MERLO- Un hombre con antecedentes por narcotráfico fue asesinado de nueve balazos por un grupo de delincuentes que simularon ser policías para llevarlo cautivo de su casa y luego abandonaron su cadáver maniatado en un camino de tierra, en el partido bonaerense de Merlo, informaron fuentes policiales y judiciales.

Los investigadores creen que se trató de un crimen mafioso vinculado a la venta de drogas, no obstante aún no descartaban otras hipótesis.

Todo se desarrolló  en una vivienda situada en la calle Toay al 1000, en el barrio Pompeya de dicho partido de la zona oeste del conurbano, donde residía la víctima, identificada por la Policía como Jorge Gómez (38).

Según las fuentes, en ese inmueble funciona también un almacén donde trabaja un sereno, el cual fue sorprendido por al menos cuatro delincuentes armados, vestidos con ropas oscuras y que simularon ser policías.

Los falsos efectivos rompieron la puerta de ingreso y redujeron al sereno, mientras aguardaron a que Gómez llegase al lugar, dijeron los informantes.

Una vez que la víctima ingresó al domicilio, los delincuentes lo amenazaron y golpearon al tiempo que le exigieron la entrega de dinero y de drogas, explicó a Télam un jefe policial que participa de la investigación.

La misma fuente señaló que parte de la banda se llevó a Gómez cautivo a bordo del vehículo en el que había arribado y que otros cómplices huyeron en la camioneta Volkswagen Amarok color gris de la víctima.

Tras la huida, personal de la Jefatura Departamental Merlo y de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) Morón, alertados del hecho, comenzaron a buscar a Gómez y a los delincuentes.

Durante un primer procedimiento, los policías hallaron la camioneta de la víctima abandonada en una esquina del vecino partido de Moreno, cerrada y sin las llaves.

Posteriormente, cerca de las 10.30, unos transeúntes encontraron un cadáver a la vera de un camino de tierra en una zona de quintas de la localidad de Mariano Acosta, en Merlo, y llamaron al 911, agregaron los voceros.

Cuando los efectivos se trasladaron hasta ese sitio constataron que se trataba de Gómez, quien había sido asesinado de tres balazos en el rostro y seis en el tórax, y tenía las manos atadas por la espaldas, precisó el pesquisa consultado.

El investigador señaló que la víctima había estado detenido hasta 2012 en una causa por tráfico de drogas, por lo que la principal hipótesis que manejan apunta a que lo mataron en el marco de un ajuste de cuentas narco, aunque no se descartan otras pistas.

El homicidio es investigado por personal la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 del Departamento Judicial Morón, a cargo del fiscal Mario Ferrario.

 

DEJA UNA RESPUESTA