Recomendación sanitaria sobre ébola y chikungunya

 

BUENOS AIRES- La cartera sanitaria nacional, a cargo de Juan Manzur, puso a disposición de la comunidad, medios de comunicación y equipos de salud, información específica sobre fiebre chikungunya y la enfermedad por virus del Ébola, dos nuevos y eventuales riesgos sanitarios para la región de las Américas.

Desde este fin de semana, a través de su página Web (www.msal.gov.ar) y del servicio telefónico gratuito 0800 Salud Responde (0800-222-1002), el Ministerio de Salud de la Nación presenta accesos directos con información confiable y las principales medidas preventivas para el cuidado de la salud de la ciudadanía frente a ambas patologías.

Con una clara y sintética descripción sobre las características de cada afección, los modos de transmisión, los síntomas para estar alerta y los recaudos a considerar para evitar su propagación, estas secciones especiales ofrecen además materiales de comunicación disponibles para la sensibilización de la población y documentos técnicos elaborados por la cartera sanitaria con el objetivo de apoyar la labor de los equipos de salud y los últimos partes epidemiológicos con los datos actualizados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los nuevos recursos se suman a las medidas adoptadas por Argentina en el marco de la gestión de riesgo asumida frente a estas eventuales amenazas para la salud pública, en consonancia con los lineamientos promovidos por la OMS y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para todos los países de la región.

 

Fiebre chikungunya

 

Es una enfermedad de origen viral, que ya se encuentra circulando en la región de la Américas, actualmente con más intensidad en zonas del Caribe y América Central.

Es transmitida al ser humano por los mismos mosquitos que trasmiten el dengue: Aedes aegypti y Aedes albopictus. Se caracteriza por presentar fiebre alta y dolor articular. Si bien en la mayoría de los casos los pacientes se mejoran en una semana, algunas personas pueden tener dolor en las articulaciones por más tiempo. Se recomienda especialmente no automedicarse ante la aparición de los síntomas y concurrir en forma urgente a la consulta médica.

 

Enfermedad por el virus del Ébola (EVE)

 

Se trata de una enfermedad grave, con una alta tasa de letalidad. Puede afectar a los humanos y a algunos animales (monos, gorilas, chimpancés y murciélagos). El actual brote del virus del Ébola comenzó a fines del 2013 y se encuentra aún limitado a los países africanos de Guinea, Liberia, Sierra Leona y Nigeria.

La potencial vía de introducción del virus del Ébola en nuestro país es el ingreso de viajeros afectados. Sin embargo, el movimiento de personas entre Argentina y los países donde se registra esta enfermedad no es frecuente y tampoco existen vuelos directos con estos países. No obstante, ante el alerta internacional emitido recientemente por la Organización Mundial de la Salud (OMS) se han reforzado las medidas de vigilancia en los principales puntos de ingreso al país.

Asimismo la Organización Mundial de la Salud requirió calma ante la epidemia en África Occidental e instó a los países que no están directamente afectados a evitar medidas que obstaculicen los viajes y el comercio internacional.

«Los países no afectados necesitan reforzar la capacidad de detectar y contener de inmediato nuevos casos, evitando medidas que crean interferencias innecesarias con los viajes y el comercio internacional», subrayó la OMS en un comunicado reproducido por la agencia EFE.

El actual brote de ébola se concentra en Guinea Conakry, Liberia y Sierra Leona, donde causó 1.145 muertes y 2.127 personas infectadas, según la última estadística publicada el pasado viernes por la organización sanitaria con sede en Ginebra (Suiza).

En Nigeria hay algunos casos, pero se considera que el brote está contenido, con una decena de enfermos y cuatro muertos, todos ellos relacionados con personas que tuvieron contacto directo con el primer infectado.

Compañías aéreas de distintos países decidieron cancelar algunos vuelos a África Occidental y algunos gobiernos africanos prohibieron la entrada de personas procedentes de alguno de los cuatro Estados afectados o interrumpieron el comercio con ellos.

Ante esta situación, la OMS insistió hoy en que no recomienda ninguna medida que implique prohibir el comercio o los viajes internacionales.

En cambio, la organización recordó a los países afectados que deben realizar pruebas a todas las personas en aeropuertos internacionales, puertos y puestos fronterizos para detectar casos de fiebre.

Con el fin de evitar la propagación de rumores y que la industria aérea cuente con información veraz a tiempo, la OMS anunció la creación de un grupo de trabajo, junto con las principales organizaciones que representan los intereses del sector de la aviación civil y del turismo.

Este grupo hará un seguimiento de la situación e informará a las compañías aéreas y los operadores turísticos, así como a los viajeros.