Los hijos de una mujer hallada muerta en una pileta exigen que la causa sea caratulada como homicidio

LOS CARDALES- Los hijos de una mujer que en febrero pasado fue encontrada ahogada en la pileta de una casaquinta en la localidad bonaerense de Los Cardales exigen que el hecho sea caratulado como homicidio y que no se lo investigue como un posible suicidio, como ocurrió al comienzo de la pesquisa.

La causa que se inició por el fallecimiento de María Cristina Manzanares (65) está caratulada como «averiguación se causales de muerte» pero que, por el momento, no se descarta ninguna hipótesis sobre lo sucedido.

María Cristina fue hallada muerta el 1 de febrero pasado, en el interior de una pileta ubicada en una casaquinta que alquilaba en Los Cardales, partido de Exaltación de la Cruz, en el norte de la provincia de Buenos Aires.

En un primer momento, los efectivos de la comisaría de Los Cardales que concurrieron al lugar del hecho recibieron un llamado al 911 por un presunto suicidio.

Sin embargo, los hijos de la mujer muerta afirmaron que el personal policial que arribó al lugar y observó el cuerpo les dijo que se trataba de un «hecho violento».

«El ayudante fiscal de Los Cardales, José Luis Aguado, entorpeció la investigación y no recolectó varias pruebas que podrían haber sido analizadas», dijo a Télam Ana Laura Mussi, uno de los tres hijos de la fallecida, quien consideró que existe una «gran cantidad» de indicios que apuntan a que se trató de un crimen.

Según Ana Laura, al momento del hecho se encontraban en el predio de la casaquinta los propietarios de la misma, una pareja de comerciantes que tiene una pizzería en Los Cardales y que fue la que llamó a la Policía.

Las fuentes judiciales señalaron que esta pareja está siendo investigada por el fiscal Camilo Quiroga, a cargo de la causa, quien ya le notificó esta situación para que en el futuro, si llega a ser imputada, no quede anulada la declaración informal que brindó a los policías y que estos aportaron al expediente.

En tanto, la autopsia realizada por el médico legista Roberto Espinosa determinó que en el cuerpo de la fallecida había signos de arrastre en el pasto, que las piernas presentaban arañazos y cortaduras profundas, y que en la espalda se advertían moretones  por golpes.

En su informe, perito forense descartó un suicidio o accidente y determinó que la causa de la muerte fue «asfixia por sumersión», por lo que los hijos de María Cristina sospechan que ella intentó salir del agua pero un tercero la ahogó.

Ana Laura recordó que su madre alquilaba la vivienda dentro del predio de la casaquinta desde hacía seis meses pero que en el último tiempo buscaba otro lugar donde vivir porque el hombre de la pareja propietaria del inmueble la estaba «acosando».

Los hijos de la fallecida también sostienen que varios objetos pertenecientes a su madre se «plantaron» en el lugar del hecho para simular que ella ingresó a la pileta por sus propios medios.

«Esa noche llovió sin parar y en el pasto encontraron un cigarrillo de los que mi mamá fumaba pero que solamente estaba húmedo», precisó Ana Laura.

Además, la hipótesis de un posible robo quedó descartada porque no había faltante de dinero, mientras que las puertas y ventanas de la casa alquilada por María Cristina no fueron violentadas.

Por su parte, el fiscal Quiroga suspendió una «inspección de vista» que iba a realizar en la casaquinta para determinar si el dueño de la misma vio el cuerpo desde su vivienda tal como se lo manifestó en un primer momento a la Policía.

«Le pedimos por favor que haga la inspección en la casaquinta cuanto antes», expresó Ana Laura, quien recordó que hace unas semanas se realizó un cotejo de dos huellas dactilares recogidas en la vivienda de María Cristina y las de la pareja investigada pero el resultado fue negativo.

Se trata de rastros parciales de un pulgar y un indice encontrados en una botella de vodka que también se cotejaron con la base de datos que la Policía tiene de personas con antecedentes penales, lo que también dio negativo.

Sin embargo, los hijos de la fallecida critica que esas huellas nunca se cotejaron con las de la propia María Cristina, por lo que creen que hay fallas en la pesquisa que perjudican el futuro de la investigación.

«Esperamos que el fiscal Quiroga diga que fue un homicidio e indague a los dueños del predio para que comience a funcionar la Justicia por el crimen de nuestra mamá», concluyó Ana Laura.