Británica pide que su país reabra el diálogo con Argentina por el tema Malvinas

 

LONDRES-  La novelista y activista por los Derechos Humanos británica, Joan Smith, criticó a su gobierno por “la ausencia de debate” sobre la soberanía de las islas Malvinas y pidió que se abran las negociaciones con Argentina.

Sus opiniones aparecieron en una columna titulada “¿Por qué no hay un debate en el Reino Unido por las Malvinas?”, publicada este fin de semana en el diario The Independent, un matutino de tirada nacional.

Allí, Smith remarcó que Argentina ya no es una dictadura y que “Cristina Kirchner es una presidenta popular que ganó dos elecciones”.

El artículo se hizo eco de las declaraciones de la mandataria en la Organización de Naciones Unidas (ONU) cuando se preguntó “¿Alguien en el mundo moderno puede negar la posibilidad de dialogar y decir que son líderes del mundo civilizado y defensores de los derechos humanos?”.

“Las palabras de Kirchner son razonables comparadas con las de (el primer ministro británico, David) Cameron unas horas antes, cuando de plano descartó cualquier negociación”, agregó.

Smith, escritora de novelas policiales y de artículos sobre el feminismo, sostuvo que la guerra de 1982 tuvo tan poco sentido “como la idea que las islas son británicas”.

En ese marco dijo que “tendría más sentido abrir las negociaciones con Argentina y garantizarle a los isleños los medios de establecerle en el Reino Unido si no son felices con el resultado”.

También criticó “el doble estándar” del gobierno británico al aferrase al derecho de auto-determinación.

Recordó el caso de los chagosianos, un pueblo originario de la isla de Diego García que fue expulsado por el Reino Unido hace 50 años para alquilarle el lugar a Estados Unidos.

Hasta el día de hoy funciona allí una base militar, clave por su lugar en el Océano Indico, y también hasta el presente los chagosianos luchan para que se cumplan las resoluciones de la Justicia que les dio la razón sobre su derecho de vivir en sus tierras.

La activista concluyó que “en un momento de dificultades económicas, cuando muchos están luchando, ¿no deberíamos estar hablando sobre el costo de la defensa de estas islas lejanas – y las alternativas?”.

En relación al tema Malvinas también realizó declaraciones el senador nacional Aníbal Fernández (FpV)  que sostuvo que  el primer ministro británico, David Cameron, «demuestra más ignorancia que conocimiento respecto de lo que significan los derechos soberanos de los países», en relación a la cuestión Malvinas.

«El primer ministro inglés demuestra muchas veces más ignorancia que conocimiento respecto de lo que significan los derechos soberanos de los países, y además los utiliza con un pseudo- nacionalismo para ver si le saca alguna ventaja a su mala situación respecto de su relación con la sociedad británica», dijo el senador

Fernández destacó la «enorme y fenomenal participación» que tuvo el jueves pasado la presidenta Cristina Fernández de Kirchner ante el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas, donde planteó «una definición estratégica y política de lo que esta sucediendo y dio a conocer documentos históricos de algo que ya se gestó».

Se refirió así al mensaje que la mandataria hizo la semana pasada ante el comité, convirtiéndose en la primera jefa de Estado de la Argentina que se hace presente en esta instancia de Naciones Unidas.

En su discurso, la Presidenta develó el contenido de documentos secretos de 1974 de Cancillería donde se da cuenta que el Reino Unido reconoce un litigio por la soberanía de Malvinas.

Se trata de documentos del año 1974 -durante la tercera presidencia de Juan Domingo Perón-, en los cuales el Reino Unido propuso la creación de un condominio en Malvinas.

«Los documentos están a la mano, son documentos históricos de la Cancillería. Habría que sentarse a pensar seriamente sobre esa posición», dijo el ex jefe de Gabinete.

Por otra parte, Fernández fue consultado sobre la participación de la Presidenta en la reunión del G-20 que se desarrolla en San José de los Cabos, México.

«La Presidenta tiene posiciones muy claras y ya las ha expresado en la anterior reunión, donde había profundas intenciones de regular la actividad respecto de los commodities, que se dejó de lado después de un planteo que la Presidenta le hizo al G-20 cuando hace la definición de lo que llamó el anarcocapitalismo», recordó