Indagaron al Director de la Nueva Provincia

BAHIA BLANCA- El director del diario La Nueva Provincia, Vicente Massot, declaró ante la Justicia Federal como imputado en una causa por crímenes de lesa humanidad
cometidos durante la última dictadura cívico militar. Massot, en compañía de su abogado Rubén Diskin, se presentó y declaró por espacio de dos horas ante el juez federal subrogante Alvaro Coleffi, quien en forma inmediata decretó el secreto de sumario. La audiencia se llevó a cabo en el edificio del Juzgado Federal ubicado en Alsina 317, en pleno centro de la ciudad. El empresario fue citado en cumplimiento de un fallo de la Cámara Federal local de noviembre del 2013, imputado por la Unidad Fiscal de Derechos Humanos como integrante de una «asociación criminal» con las fuerzas armadas.
Tras la diligencia judicial, Massot, junto con su abogado abordaron pasadas las 13.20 un patrullero de la Policía Federal que se encontraba estacionado en el lugar con el fin de evitar la concentración que a pocos metros realizaban los organismos de Derechos Humanos y diversas agrupaciones partidarias. La audiencia contó con la presencia de los fiscales Miguel Angel Pallazani y José Nebbia, quienes estuvieron acompañados por el titular de la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad, Jorge Auat.
Al respecto, Pallazani señaló que «el juez implantó el secreto de sumario para todo lo que tenga que ver con los actos procesales que vienen». «En respeto a la resolución del juez que está actuando en la causa vamos a esperar que resuelva las peticiones que hemos hecho», agregó. El funcionario judicial señaló que ante el magistrado «reiteramos los pedidos del requerimiento fiscal, los ratificamos y ahora vamos a tener que esperar que resuelva».
Massot se había presentado espontáneamente en el juzgado cuando se hizo pública la imputación que le formularon los fiscales Palazzani y Nebbia, pero en su momento el juez subrogante Santiago Ulpiano Martínez se negó a recibirle declaración. Esa decisión fue apelada por el Ministerio Público Fiscal y revocada por la Cámara, de forma que fue Coleffi quien finalmente llevará a cabo el acto. Martínez fue recusado por la fiscalía y decidió, por su parte, excusarse de intervenir en este proceso, dado que ya había emitido su opinión.
Massot está acusado de integrar «junto con los mandos militares (Ejército y Armada) una asociación ilícita con el objetivo criminal de eliminar un grupo nacional», para lo cual habría contribuido desde el multimedio actuando «de acuerdo a las normativas y directivas castrenses y en cumplimiento de tales», señalaron los fiscales en un pormenorizado y extenso estudio de las pruebas recogidas en la investigación, que fue delegada por el juzgado en la fiscalía.
En ese contexto, el empresario fue imputado como coautor del homicidio de los obreros gráficos Enrique Heinrich y Miguel Ángel Loyola, «instigándolo, determinándolo, prestando aportes indispensables para su concreción material y encubriendo a sus autores inmediatos». También se le imputa haber efectuado «aportes esenciales»,
que «consistieron en el ocultamiento deliberado de la verdad», en los secuestros, torturas y homicidios de 35 personas.

Familiares y amigos de Loyola y Heinrich, emocionados

Los familiares de los obreros gráficos Enrique Heinrich y Miguel Ángel Loyola se mostraron hoy muy emocionados por la declaración del director del diario La Nueva Provincia, Vicente Massot, imputado en una causa por crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico militar. Massot -como ya se ha dicho- está acusado por la Unidad Fiscal de integrar «junto con los mandos militares (Ejército y Armada) una asociación ilícita con el objetivo criminal de eliminar un grupo nacional», para lo cual habría contribuido desde el multimedio actuando «de acuerdo a las normativas y directivas castrenses y en cumplimiento de tales». También como coautor del homicidio de los obreros gráficos Enrique Heinrich y Miguel Ángel Loyola, «instigándolo, determinándolo, prestando aportes indispensables para su concreción material y encubriendo a sus autores inmediatos».
Al respecto Angeles Loyola, hija de Miguel Angel, señaló que «tengo mucha emoción, estuvimos esperando este momento durante muchos años y ojalá se haga justicia». «No puedo explicar los sentimientos que tengo y por lo menos él (por Massot) tuvo que dar explicaciones) y eso es lo que estamos esperando hace muchos años», agregó la mujer.
Por su parte, Jorge Molina, quien fue compañero de los obreros gráficos secuestrados y desaparecidos, afirmó que «tengo una sensación de no indiferencia sino de descargar una bronca de tantos años, que hoy venga a declarar abre una luz para el futuro y que llegue una vez por todas las responsabilidades que tuvo o no». «Era el sueño de todo militante, durante 38 años estuvimos bregando por Justicia por la familia de Heinrich y Loyola, me parece que es un paso adelante», agregó.
Heinrich y Loyola eran obreros gráficos que trabajaban en un diario bahiense. El primero era maquinista en la rotativa y secretario general del Sindicato de Artes Gráficas local, mientras que el segundo se desempeñaba como estenotipista y tesorero del gremio. Los trabajadores fueron secuestrados el 30 de junio de 1976, y sus cuerpos aparecieron con signos de tortura y numerosos disparos el 4 de julio de ese año en el paraje la Cueva de los Leones, sobre la ruta nacional 33, a 17 kilómetros de Bahía Blanca.