Absolvieron a ex jefe de la Bonaerense por enriquecimiento ilícito

 

LA PLATA-  El ex jefe de la Policía Bonaerense comisario Alberto Sobrado (2002-2003) fue absuelto ayer en el juicio en que estuvo acusado de «enriquecimiento ilícito» y «falsificación ideológica de instrumento público».

El Tribunal Oral en lo Criminal 1 de La Plata justificó su fallo en que «no se pudieron demostrar» los supuestos delitos de los que estaba imputado el ex número uno de la fuerza de seguridad, informaron fuentes judiciales.

Sobrado había sido investigado por depósitos millonarios en cuentas bancarias que supuestamente poseía en bancos de las islas Bahamas y Caimán -ambos paraísos fiscales- y él aseguró que esos fondos provenían de herencias familiares.

Los jueces Guillermo Labombarda, Patricia De la Serna y Samuel Saraví Paz también absolvieron a Sobrado del delito de «omisión maliciosa de datos» -no haber presentado declaración jurada de bienes- por prescripción a raíz del paso del tiempo.

Este juicio empezó el 13 de febrero convirtiéndose en el primero a un ex jefe de la Policía Bonaerense por su patrimonio y sus declaraciones fiscales, luego de que un artículo de la revista Veintitrés revelara el caso.

Según ese semanario el entonces jefe de la fuerza bonaerense tenía un patrimonio de más de 500 mil dólares que incluían cuentas en bancos de las islas Bahamas y Caimán.

El ex jefe policial durante el gobierno de Felipe Solá «no pudo justificar en la causa un incremento en su patrimonio por un monto que oscila entre los 530 mil y los 970 mil dólares», sostuvo el juez de Garantías de La Plata, Néstor De Aspro, cuando procesó a Sobrado.

Es que el entonces policía cobraba un sueldo de poco menos de 4.500 pesos pero hizo giros al exterior por sumas superiores a los 300 mil dólares.

Sobrado, además, no prestó las declaraciones juradas durante los años 1999, 2001, 2002 y 2003 y cuando lo hizo en el 2000 ante el Escribano General de Gobierno «omitió maliciosamente consignar las cuentas con depósitos en el exterior del país, por un monto que ascendería a los 532 mil dólares», señaló el expediente judicial.

A lo largo de la investigación, Sobrado intentó justificar su patrimonio señalando que provenían de una herencia, y reclamó su sobreseimiento.

Esta causa tuvo varios vaivenes y en febrero de 2005 el entonces juez de Garantías César Melazo decidió anular la investigación que se le seguía a Sobrado por un formalismo.

El magistrado fue recusado y el expediente cayó en manos del juez Néstor de Aspro, quien avaló la investigación y ordenó que Sobrado dé explicaciones ante un tribunal.