«Estamos ante un hito al incorporar al sistema energético la tercera central nuclear», afirmó Cristina

ZÁRATE- La presidenta Cristina Fernández dio ayer la orden para la generación eléctrica al 100 por ciento del reactor de la central nuclear Néstor Kirchner (Atucha II), en el marco de un acto transmitido por cadena nacional. La usina generará 745 megavatios por hora que se añaden al sistema eléctrico interconectado y permitirá ahorrar 400 millones de dólares en importación de combustible. La Jefa de Estado reclamó que «no nos trasladen conflictos que no nos son propios».

La presidenta Cristina Fernández encabezó la habilitación de la generación del ciento por ciento de la central nuclear Néstor Kirchner (Atucha II), al visitar el complejo nuclear Atucha en la localidad de Lima, partido de Zárate. Allí, descubrió una placa conmemorativa junto al ministro de Planificación, Julio De Vido.

«Para algunos que hace algunos días desconfiaban del acuerdo con China, tienen que saber que esta obra fue hecha enteramente por argentinos. Hemos vuelto a retomar el camino que habíamos abandonado», sostuvo la mandataria al comenzar su discurso.

Más adelante, Cristina Fernández afirmó que la Argentina «no le pone bombas a nadie ni amenaza con misiles nucleares a nadie». Al respecto, especificó que «Argentina es líder entre los países que producen uranio enriquecido» y agregó que «nuestra ciencia está dirigida a obras como ésta», al referirse a la central nuclear que desde hoy funciona en su plenitud.

La Jefa de Estado sostuvo que «la ciencia nuclear argentina está dirigida a obras como ésta», que posibilitará pasar del 7 al 10% de la matriz energética nacional de origen nuclear.

Puso de relieve, además, que el 88% de la obra es íntegramente nacional y también marca un hito empresario pues, en 2003 no había empresas con certificación para trabajos nucleares y hoy “tenemos 129 empresas argentinas con certificación de empresas nucleares”.

La Presidenta destacó que el plan nuclear argentino significa “5220 nuevos especialistas en materia nuclear; 1780 científicos y expertos; 1100 profesionales; 390 jóvenes profesionales; 620 jóvenes técnicos” . Atucha II también requirió de 1330 soldadores nucleares, acotó. Recordó que en 2003, 2la industria nuclear tenía apenas 3000 trabajadores; hoy hay 8220 trabajadores, 174% más de mano de obra de alta capacitación”.

Los hombres que quedan en la historia

A continuación, la mandataria destacó el plan nuclear lanzado por el ex presidente Néstor Kirchner en 2004, luego de décadas de parálisis del sector, y señaló que esos «son los hombres que quedan en la historia».

«Perón lanzó Atucha I, una hoja después de este libro, lo tienen a Néstor Kirchner lanzando nuevamente un plan nuclear para la Argentina. Estos son los hombres que quedan en la historia, los otros apenas se agotan en cinco minutos de televisión, o una página de diario», reflexionó Cristina Fernández en su discurso.

Estado: soberanía, ciencia y trabajo popular

En ese marco, la Presidenta afirmó que en este año «hay que garantizar que quien conduzca este Estado tenga las mismas ideas sobre soberanía, autonomía, ingreso popular, trabajo, ciencia y tecnología». «Ésta es la mejor herencia que debemos dejar», destacó.

En ese sentido, la mandataria indicó: «el Estado nacional son ustedes, los 40 millones de compatriotas. El Estado no me lo llevo a mi casa, el Estado se queda».

Autonomía nacional en recursos estratégicos

Durante su exposición, Cristina Fernández también destacó la autonomía nacional en recursos estratégicos alcanzada por Argentina, en el marco del desarrollo de la Ciencia y la Tecnología y del incremento del consumo energético en los hogares que, dijo, es el más alto de la región.

«No solamente Argentina desarrolló Ciencia y Tecnología, también desarrolló autonomía nacional en recursos estratégicos, como es la energía», explicó la Presidenta y agregó como dato que, en forma paralela, en los últimos dos años se registró el doble de consumo de energía eléctrica en los hogares argentinos.

Al respecto, precisó: «Argentina tiene el consumo energético per cápita más alto de toda la región, cuatro veces más que Brasil, tres veces más que Chile y Uruguay, y eso es porque pudieron comprar aires acondicionados en vez de ventiladores o turbos, lavarropas, y otros electrodomésticos».

A continuación, la Presidenta sostuvo que este Gobierno «no permite que nadie le marque la cancha» y llamó a los argentinos a «abrir bien los ojos, piensen como piensen y voten como voten». «No somos aislados, vivimos en un mundo de intereses que quieren que unos estén subordinados y los otros mandarnos y se enfrentan con gobiernos como éste, que no permite que nadie le marque la cancha», indicó la mandataria.

País pacífico

En otro momento de su alocución, la mandataria pidió que «no nos trasladen conflictos que no nos son propios». En ese aspecto, agregó: «Somos un país pacífico, somos todos hijos de inmigrantes, nos peleamos más por fútbol y política, pero jamás por las religiones que profesamos».

De esta manera, la Presidenta hizo referencia a las dos cartas que el canciller Héctor Timerman envió a las cancillerías de Estados Unidos y de Israel para que «no se utilice a la Argentina como lugar de enfrentamiento».

Selecto club de los once países con capacidad de enriquecer uranio

Seguidamente, la presidenta afirmó que «lo que les preocupa a las grandes potencias es el regreso de la Argentina al selecto club de once países en el mundo que tienen capacidad de enriquecer uranio». Al respecto, remarcó que «por eso nuestro canciller (Héctor Timerman) envió dos cartas a dos actores importantes de la política internacional explicando que Argentina es un país pacífico».

«Mientras haya un pobre, estaremos en deuda con los argentinos»

Al finalizar su discurso, la jefa de Estado afirmó que «mientras haya un pobre en la patria, estaremos en deuda con los argentinos». Inmediatamente, remarcó que seguirá trabajando hasta el último día de su mandato en «seguir la tarea de cambio» que inició Néstor Kichner.

«Trabajar, trabajar y trabajar para seguir cambiando. Mientras haya un pobre en la patria, estaremos en deuda con los argentinos y mientras estemos en deuda, la política tiene que seguir comprometida con los intereses del pueblo», concluyó la mandataria al cierre de su exposición.

Acompañaron a la primera mandataria en el acto, el jefe de Gabinete Jorge Capitanich, el secretario general de la Presidencia Aníbal Fernández, el gobernador bonaerense Daniel Scioli y los ministros Julio De Vido (Planificación Federal) y Axel Kicillof (Economía), entre otros funcionarios.

Con su puesta en marcha total, la central nuclear «Atucha II-Néstor Kirchner» sumará a partir de hoy 745 megavatios al sistema eléctrico nacional. El complejo atómico se encuentra ubicado en la localidad bonaerense de Lima en el partido de Zárate, a unos 80 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires.

 

 

Para leer el discurso completo hacer click en el siguiente enlace:

http://www.casarosada.gob.ar/informacion/archivo/28481-puesta-en-funcionamiento-al-100-de-la-central-nuclear-nestor-kirchner-atucha-ii-palabras-de-la-presidenta-de-la-nacion