Representantes de pueblos originarios solicitan a Massa que frene negocio inmobiliario

BUENOS AIRES- El Movimiento en Defensa de la Pacha (MDP), organización indígena de actuación en el conurbano bonaerense, pidió al intendente de Tigre, Sergio Massa, que frene emprendimientos inmobiliarios que van contra territorios que reclaman y que proteja humedales, también arrasados por los barrios privados.
A la vez, el MDP denunció ante el jefe comunal que cuando entregaron documentación en el Concejo Deliberante de ese partido de la zona norte, ediles oficialistas tuvieron gestos «racistas» porque, según detalló un vocero del Movimiento en diálogo con una agencia de noticias, «se rió y se puso la mano en la boca como en las películas yankees sobre los indios».
«Esto parece menor, pero 24 horas antes dos integrantes de la organización recibieron amenazas de muerte que la Fiscalía de Benavídez tomó en serio porque se armó una causa», agregó el vocero.
El MDP, formado en 2009 e integrado por miembros de distintos pueblos originarios, vecinos, ambientalistas, comunicadores y educadores, presentó ante el Concejo Deliberante un proyecto que declara de Interés Cultural a Punta Querandí, considerado territorio sagrado y piedra de disputas con desarrolladores inmobiliarios.
Se trata de menos de una hectárea en una zona rural en una parcela fiscal que perteneció al ferrocarril y donde, desde 2009, los indígenas construyeron un lugar de resistencia que el próximo miércoles cumplirá cuatro años.
En la carta que dirigieron al intendente Massa y a Julio Zamora, presidente del Concejo Deliberante, piden protección para «el sitio público y sagrado Punta Querandí y otros lugares ancestrales indígenas, así como el patrimonio ambiental del territorio bonaerense, que están desapareciendo por los negociados inmobiliarios de los complejos de barrios privados».
El MDP refiere el pedido de la comunidad qom Yechtakay de Ricardo Rojas por un título comunitario porque «la Constitución Nacional garantiza a los pueblos indígenas, entre otros derechos, el acceso a tierras aptas y suficientes para el desarrollo humano”.
Sin embargo, agrega la carta, «vemos cómo las grandes empresas siguen avanzando en el partido de Tigre, con el argumento que `resuelven el problema de la vivienda´, mintiendo alevosamente al afirmar que los beneficiados son `familias de clase media, clase media-baja´”.
«Ya no se puede seguir engañando y faltando el respeto a la población, desplazando pobladores preexistentes e impulsando la instalación de familias de mejores recursos en el distrito, violando derechos humanos, ambientales y también indígenas, debido a que muchos de estos emprendimientos se han realizado sobre tierras que contenían (o contienen, debajo de las casas de los nuevos vecinos) cementerios y enterratorios milenarios de los pueblos originarios», puntualiza.