Elba de “Masterchef” cocinó  en San Bernardo y dio consejos saludables

PARTIDO DE LA COSTA- Participó de un evento del gobierno de la Provincia en San Bernardo. Cocinó tres platos y dio consejos para evitar enfermedades trasmitidas por alimentos e intoxicaciones.

Con el carisma que la llevó a la fama intacto, Elba Rodríguez, llegó ayer a la playa saludable de San Bernardo. Pero no en traje de baño sino con remera naranja y delantal. Es que se sumó a una campaña de alimentación saludable a cargo del ministerio de Salud de la Provincia. En el parador de Playa Saludable, se montó una cocina para que la última ganadora de Masterchef enseñe recetas sanas y ofrezca los tips indispensables para cocinar sin riesgos.

La clase abierta arrancó a las cinco de la tarde, cuando el ministro de Salud Alejandro Collia dio la bienvenida a la cocinera más querida de la TV. Enseguida cientos de turistas curiosos rodearon a Elba en su cocina y empezaron a pedir consejos y recetas.

La organización del evento estuvo a cargo de Mónica López, la directora de la Oficina de Alimentos de la cartera sanitaria provincial, el área que se ocupa, entre otras cosas, de capacitar a mozos, cocineros, comerciantes y a todos aquellos que tienen contacto profesional con los alimentos para que los productos que comemos sean inocuos.

“Un tercio de las enfermedades son transmitidas por alimentos, tal es el caso del síndrome urémico hemolítico o de la salmonela, por ejemplo”; explicó Collia. Por eso, expresó, “queremos dar a conocer cinco claves muy sencillas que, si las empleamos a la hora de cocinar nos garantiza una comida saludable”.

Cinco consejos

Por eso, mientras cocinaba unas apetitosas arepas, un chow fan y un postre con banana, frutillas y dulce de leche, Elba mostró los spot televisivos que grabó con la Oficina de Alimentos. En ellos, explica y ejemplifica cómo manipular los productos haciendo uso de las llamadas “5 claves de la inocuidad”.

En primer lugar, advirtió Elba, hay que lavarse las manos antes de cocinar y después de tocar alimentos crudos, basura, animales, después de ir al baño y siempre antes de comer.

“Las tablas de madera no van más, hay que usar tablas de colores y diferentes para alimentos crudos y cocidos, es la mejor manera de evitar la contaminación cruzada y las intoxicaciones”, insistió Elba.

La nutricionista del ministerio de Salud que la acompañó agregó que hay que limpiar y desinfectar las mesadas, tablas, cuchillos y otros utensilios antes y después de preparar cada alimento. “Si guardás carnes crudas en la heladera, hacelo en recipientes herméticos para evitar el contacto y el goteo sobre alimentos ya cocidos o listos para consumir”, explicó Elba.

En tercer lugar, recomendó cocinar “completamente las carnes y comidas que lleven carne picada hasta observar que no quede ningún rastro de jugos o trozos de color rosado”.

Mantener la cadena de frío es fundamental también para evitar el desarrollo de bacterias en los alimentos. Por eso, explicó la cocinera, hay que poner las comidas con relleno, carnes y aves ni bien se terminan de preparar.

Como último tip insistió en no dejar alimentos cocidos y alimentos perecederos a temperatura ambiente durante más de dos horas.

Las recetas de Elba

En primer lugar, Elba se lució con unas arepas vegetarianas. Las arepas son tapas hechas de harina de maíz precocida blanca que, por no contener gluten, resultan aptas para los celíacos.

Las primeras arepas que la cocinera preparó en el balneario contenían berenjenas, queso y albahaca. Luego, preparó un aromático relleno de jamón, queso, tomate y cebolla que tentó a más de uno de los turistas que se acercaron hipnotizados por los aromas.

En tercer lugar, rellenó las arepas con tomate, lechuga y pollo. A la hora del plato principal, optó por un chow fan con pollo acompañado por todo tipo de verduras: zanahorias, ajíes, ajos, tomate y también huevo.

El postre, finalmente, consistió en banana procesada con frutilla y dulce de leche. Lo que quedó claro es que para cuidar la salud sin perder propiedades nutritivas las frutas y las verduras deben ocupar un lugar central tanto en el almuerzo como en la cena.