Para Trimarco los jefes de la Corte “cumplieron con su obligación”

TUCUMÁN- La Corte Suprema de Justicia de Tucumán revocó parcialmente el fallo del juicio por el secuestro y desaparición de Marita Verón, condenando a la mayoría de los imputados, confirmó a Télam Carlos Garmendia, abogado de Susana Trimarco, madre de la joven desaparecida desde 2002.

Con el voto de Antonio Estofán, Antonio Gandur y Claudia Sbdar se decidió modificar la sentencia absolutoria que había dictado el 11 de diciembre del año pasado, la Sala II de la Cámara Penal de Tucumán.

Los miembros de la Corte encontraron culpables a los hermanos José Fernando y José Gonzalo Gómez, Domingo Andrada, María Azucena Márquez, María Natalia Bustos, Carlos Luna, Cintia Gaitano, Daniela Milhein, Juan Humberto Derobertis y Andrés González.

En cambio, mantuvieron la absolución para María Jesús Rivero, ex pareja de Ángel «La Chancha» Ale, y su hermano Víctor Rivero.

La sentencia de la Corte «nos fortalece, porque nos da la razón cuando hablamos de los jueces de la impunidad» aseveró Garmendia, al referirse a Alberto Piedrabuena, Eduardo Romero Lascano y Emilio Herrera Molina, jueces que liberaron a los acusados el año pasado.

El abogado aseguró que «se mantiene la acusación concreta original contra los 13 acusados», esto es «privación ilegítima de la libertad y promoción de la prostitución en concurso ideal».

Garmendia contó que el fallo del máximo tribunal tucumano «tiene 120 páginas que estamos leyendo» y explicó que a partir de esta decisión judicial «se debe llamar a una nueva Sala para que aplique la pena que corresponda».

Marita Verón fue secuestrada el 3 de abril de 2002, cuando tenía 23 años.

Por su parte Susana Trimarco dijo  que los jueces de la Corte Suprema de Justicia de Tucumán «solo cumplieron con su obligación» al revocar un fallo que había absuelto a los 13 imputados en el caso.

«No le pienso agradecer a la Justicia porque esta es su obligación; para eso están ahí y para eso les pagan», señaló Trimarco en delaraciones a los medios locales luego de conocerse la decisión de la Corte Suprema de Justicia provincial que condenó a 10 de los 13 acusados que había sido absueltos el año pasado.

Trimarco dijo que no tiene tiempo para celebrar el fallo porque sigue tratando de encontrar a su hija y se quejó porque «nadie la está buscando».

Respecto a los hermanos Víctor y María Jesús Rivero, quienes quedaron absueltos, Trimarco expresó: «Se salvaron por ahora, pero de la otra causa que tienen no se van a salvar», en referencia a la inverstigación iniciada en contra del denominado «clan Ale» por el supuesto lavado de activos, causa impulsada por la Unidad de Investigación Financiera (UIF).

Por su parte, Carlos Garmendia, abogado de la Fundación María de los Angeles, sostuvo que la sentencia de la Corte «nos fortalece, porque nos da la razón cuando hablamos de los jueces de la impunidad».

El abogado se refiere a Alberto Piedrabuena, Eduardo Romero Lascano y Emilio Herrera Molina, jueces que liberaron a los acusados el año pasado.