Continúan los debates tras el cacerolazo

BUENOS AIRES-El ex candidato a presidente y referente del Frente Amplio Progresista Hermes Binner protagonizará esta tarde, a las 15:30, la recolección de firmas en la Ciudad de Buenos Aires organizada por el Frente Amplio Progresista (FAP) contra la re-reelección. El ex candidato presidencial estará en el cruce de Florida y Diagonal Norte para encabezar la campaña por un millón de apoyos.
Pero este desembarco en el distrito gobernado por Mauricio Macri tiene además una segunda intención: el líder del Partido Socialista sueña con seducir a Fernando «Pino» Solanas y su partido, Proyecto Sur, para que se sumen al competitivo armado electoral que intentan reunir para los comicios del 2013, según consigna Ámbito Financiero.
A la hora de traccionar votos, el FAP cuenta con figuras de importancia en algunos de los principales distritos: en Córdoba, los senadores Luis Juez y Norma Morandini; en Buenos Aires, los diputados Margarita Stolbizer y Víctor de Gennaro y, en Santa Fe, su propia figura, además de la del gobernador Antonio Bonfatti y el senador Rubén Giustiniani.
Si bien en la Ciudad de Buenos Aires cuentan con el diputado Claudio Lozano, Binner intentará convencer a «Pino» Solanas, que roza el 20% de intención de voto, quien ya anunció su candidatura a senador para las elecciones de 2013.

Por su parte el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri siguió haciendo declaraciones sobre lo ocurrido el jueves pasado y consideró, respecto de los dichos de Abal Medina que «por el camino de ese discurso, en breve va a haber otra movilización» y vaticinó que serán «muchísimos más» los que participen de las protestas y cacerolazos
El líder del PRO sostuvo que «la reacción de Abal Medina es imperdonable», por haber dicho, entre otras consideraciones, que los que se movilizaron a la Plaza de Mayo «no ocuparon el pasto para no ensuciarse los zapatos».
Para el jefe de Gobierno porteño, «no hubo en la historia argentina una movilización espontánea tan grande» y dijo a Todo Noticias que «la gente no marchó en contra de la Presidente, se movilizó por su futuro».
«Demuestran que un pueblo libre, con las redes sociales no lo pueden parar», enfatizó y sostuvo que la manifestación del jueves «fue tan multitudinaria, que estamos hablando de 70 por ciento de la población», entre los que había, según dijo, «gente que la votó a ella (por Cristina Kirchner), y que me votó a mí».
Pero advirtió al evaluar la reacción oficial al cacerolazo: «No sé si lo que buscan es ya empezar a generar la próxima marcha masiva de la gente».
Al ser consultado acerca de si la movilización había sido un «llamado de atención» también hacia la dirigencia opositora por parte de gente que no encuentra liderazgo, Macri no se hizo cargo.
«Yo decidí salir de mi lugar cómodo para hacer política, no me puedo hacer cargo de los demás», advirtió.
También el secretario de Derechos Humanos de la Confederación General del Trabajo (CGT), Julio Piumato, se refirió al cacerolazo y consideró que fue producto de «demasiada arrogancia, falta de humildad y decisiones que no tienen un consenso».
«Si se hace un reduccionismo de esto, se comete un error. El pueblo, en esa manifestación, dio un mensaje que debe ser leído por toda la clase política, fundamentalmente por los que gobiernan, para darse cuenta de que hay cosas que no están funcionando», indicó el líder del sindicato de los empleados judiciales.
Piumato salió al cruce de los funcionarios y dirigentes oficialistas que descalificaron a los manifestantes por ser «de clase media alta» y estar «bien vestidos», como dijo la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.
«Nadie que viene del peronismo puede hablar de esa forma, porque el peronismo es la movilidad social, que, no importa de dónde se venga, todo el mundo pueda progresar en su vida y su familia. Esto forma parte de la dignidad que nos dejó el peronismo: si la Argentina funciona bien, se benefician todos los sectores sociales», advirtió.
Para Piumato, «el cambio del Gobierno en estos últimos años fue que, en lugar de garantizar que los que menos tienen mejoren su situación con la creación de trabajo, poniendo más los que más tienen en serio -las grandes cerealeras, las mineras, el petróleo-, los que están financiando a los que menos tienen son los trabajadores, a través del mínimo no imponible, de la discriminación de las asignaciones familiares, del mismo IVA».
«A lo del jueves hay que sumar las protestas que llevan a cabo otros sectores sociales. No se nos escucha, no hay diálogo, que parece que todo en el país funciona con piloto automático, hay demasiada arrogancia, hay falta de humildad y las decisiones no tienen un consenso», enumeró.
Por su parte, desde el oficialismo el titular del bloque de diputados kirchneristas, Agustín Rossi, aseguró que «mal» haría el Gobierno si se mueve del «contrato ante la sociedad» rubricado «en las elecciones del año pasado» por presión de las protestas del jueves último.
Rossi consideró «hay que tomar con respeto» la movilización contra la presidenta Cristina Fernández que se extendió por todo el país, «pero seguir gobernando de la misma manera en que lo venimos haciendo desde el 10 de diciembre» del año pasado.
«Nuestro gobierno fue legitimado con el 54 por ciento de los votos. No solamente fue legitimado el gobierno sino la figura de la Presidenta de la Nación», indicó en declaraciones radiales.
El legislador oficialista dijo que «nosotros tenemos que tomar nota de lo que legitimamos como contrato ante la sociedad en las elecciones del año pasado».
«Mal haríamos nosotros si nos moviéramos de ese contrato: estaríamos defraudando la voluntad popular. Con claridad, los que votamos a Cristina en las elecciones de octubre del año pasado no estuvimos en la plaza del jueves y estamos apoyando fuertemente las decisiones que toma el Gobierno», aseveró.
Para Rossi, se trató de «una marcha claramente opositora, en el sentido de que las consignas que allí se vertían eran claramente contrarias a nuestro gobierno. Algunas preocupantes, por el nivel de virulencia verbal que tenían, fuertemente descalificatoria hacia la Presidenta de la Nación».