Marcha anticuarentena: Santiago Cafiero les pidió perdón a los trabajadores de la salud

Aviso publicitario
banner moron

 

El jefe de Gabinete destacó que existe «una inmensa mayoría» que sí respeta los cuidados ante el coronavirus. «Y no es por un apoyo al gobierno sino porque saben que esta pandemia es grave», comentó.

Mientras manifestantes se concentraban en el Obelisco porteño (y en algunas zonas del interior) para protestar contra el gobierno nacional y la cuarentena, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, se disculpó con aquellos profesionales de la salud que trabajan desde el minuto cero para combatir al coronavirus por no haber podido evitar la marcha que puede poner en peligro la estructura sanitaria nacional.

«Quiero pedir perdón a los médicos y las médicas, enfermeros y enfermeras, y a todo el personal esencial que está poniendo el cuerpo todos los días, por no haber logrado evitar que la oposición buscara otra manera de protestar que no ponga en riesgo a la gente», expuso Cafiero en declaraciones a Télam.

El jefe de ministros no minimizó la protesta, aunque sí rechazó que, en pleno pico de nuevos casos de covid-19, manifestantes -impulsados por referentes del macrismo – salieran a las calles sin respetar el distanciamiento social necesario para evitar los contagios. «Cuando todo esto pase, la enorme mayoría de los argentinos vamos a poder decir que promovimos la solidaridad y que honramos la memoria de los muertos por esta enfermedad. Entre esa enorme mayoría va a haber hombres y mujeres de todo el país y de todos los partidos. Pero también habrá una minoría que no va a poder decir esto cuando mire a los ojos a sus hijos», señaló.

A su vez, el funcionario destacó que existe una «inmensa mayoría» de ciudadanos que se están cuidando, con el debido respeto de las medidas de ciudado. Para Cafiero, esas prevenciones no se dan «por un apoyo al gobierno» sino «porque saben que esta pandemia es grave».

«Esa mayoría no aparece en los canales de televisión, ni en las coberturas de los diarios principales; insisto, no son ni oficialistas ni opositores, son argentinos y argentinas que entendieron que el único remedio que tenemos hasta que tengamos la vacuna es minimizar la circulación», reflexionó.

La manifestación se dio en pleno pico de contagios de coronavirus. Fue impulsada desde las redes por referentes del macrismo como Patricia Bullrich y Hernán Lombardi e incluso por la cuenta oficial del PRO en Twitter. En el Obelisco se mezclaron los reclamos contra la cuarentena, las teorías conspirativas sobre la pandemia y los rechazos a la reforma judicial. Nuevamente hubo agresiones a periodistas.

Manifestantes se concentraron en el Obelisco porteño para protestar contra la cuarentena por la pandemia de coronavirus y contra el gobierno nacional, en una manifestación impulsada por referentes del macrismo como Patricia Bullrich, Hernán Lombardi y Luis Brandoni . Bullrich, presidenta del PRO, llegó en auto a la marcha . Primero no se bajó del vehículo, pero algunos minutos más tarde descendió y grabó un video con reclamos contra la cuarentena.

La convocatoria se dio en momentos en que el país y especialmente el Área Metropolitana de Buenos Aires registran los mayores números de contagios de covid-19. A pesar de eso, incluso la cuenta oficial del PRO en Twitter llamó a marchar y utilizó una frase del General Don José de San Martín.

El dirigente radical Luis Brandoni y el extitular del Sistema de Medios Públicos, Hernán Lombardi, se acercaron a la manifestación y armaron un «corralito» para intentar escenificar una distancia social que no se vio en el epicentro de la marcha.

En el Obelisco llamaba la atención un gran muñeco inflable con la imagen de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner con un traje a rayas, similar a los utilizados en las marchas en Brasil contra Lula Da Silva y Dilma Rousseff.

Los testimonios recabados por los canales de televisión dieron cuenta de los ya clásicos argumentos sobre la inexistencia de la pandemia y un supuesto complot internacional que incluye a George Soros y Bill Gates para crear un «nuevo orden mundial». También se repitió el pedido de “libertad” y mensajes contra la reforma judicial anunciada por Alberto Fernández .

Agresiones a periodistas

Similar a lo que ocurrió en la marcha del 9 de julio pasado , un grupo de manifestantes intentó agredir a los periodistas de C5N al grito de “cómplices de la corrupción”.

Como la situación estaba escalando en violencia (un hombre le propuso al movilero «agarrarse a las piñas»), intervino la policía rodeando a los periodistas del canal a modo de barrera de protección.

Lo que dicen los manifestantes

Mientras una caravana de autos comezaba a llegar al Obelisco, una mujer, que dijo haber llegado en su vehículo y rociándose con alcohol «a cada rato», aseguró al canal TN que marchaba por «la reforma de la justicia». “Vinimos por la justicia, por la libertad, porque queremos un pais con democracia plena”, agregó otra señora. «No a la reforma judicial, no a nada, no a nada», sostuvo después otra manifestante.

“Cuidarse no es aislarse, no es encerrarse. Es alimentarse, oxigenarse, asolearse. Y eso lo dice la inmunología», dijo a Crónica TV Marcelo Peretta, del Sindicato de Farmacéuticos y Bioquímicos. «Si vos encerrás a una persona le bajás las defensas, está propensa a enfermarse, está con miedo porque cree que el virus lo va a agarrar”, agregó y sostuvo que «lo que nos va a salvar es la inmunidad natural”.

La convocatoria opositora se replica en otros puntos de la Ciudad y en distintos lugares del país. «No queremos reforma de la Constitución ni que se toque a ningún juez que está en la causa de los cuadernos», dijo una mujer que se manifestaba en Recoleta frente a la vivienda de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

En el mismo lugar, un hombre expresó a C5N que fue a la marcha solo porque está en contra de CFK. “Fernández es un títere de ella, así que no me merece ningún respeto. Hace lo que ella le dice, no es un tipo auténtico y siempre se desdice», manifestó.

En Cabildo y Juramento, un hombre explicó que marchaba «fundamentalmente por decirle no a la reforma judicial» pero también para pedir «respeto a la gente». «Esto es como ir a la guerra. Sabemos que ir a la guerra trae un montón de problemas, entre ellos las bajas. Hemos empezado una guerra en el mes de marzo, estamos en agosto y estamos librando batallas y no sabemos todavía las que faltan», dijo.

DEJA UNA RESPUESTA