Consumo responsable y seguro del gas en los hogares 

BUENOS AIRES- Gas Natural Fenosa, la distribuidora de gas natural por redes del Norte y Oeste de la Provincia de Buenos Aires, recomienda tener en cuenta durante todo el año y muy especialmente en los días más fríos, estos consejos para realizar un uso seguro y eficiente del gas natural.

Consejos clave para realizar un uso eficiente del gas en los hogares:

  • Apague el piloto de los artefactos a gas que no utilice. Mantener los pilotos encendidos de todos los equipos de calefacción, equivale aproximadamente al 5% del total de gas natural consumido en la Argentina.
  • Ajuste la llama de las hornallas al diámetro del fondo de los recipientes y manténgalos tapados. La llama que sobresale no aporta mayor calor al recipiente y si está destapado se pierde temperatura.
  • Cuando alcance el punto de ebullición, disminuya la llama. Cuando alcance el punto de cocción, apague la llama.
  • No utilice el horno para calefaccionar el ambiente. No está diseñado para eso y resulta ineficiente.
  • Utilice el horno en forma mesurada. El horno consume la cantidad de gas equivalente a tres hornallas.
  • Calefaccione sólo los ambientes que utilice a una temperatura razonable (20° C aprox.).
  • Las estufas y los radiadores no deben ser tapados ni con cortinas ni con muebles. De esta manera se evitan accidentes y se mejora el aprovechamiento calórico.
  • Utilice el termostato para regular la temperatura adecuada en los ambientes. No abra la ventana para bajar la temperatura.
  • Utilice el agua caliente necesaria. No derroche agua ni gas que son recursos limitados.
  • Si tiene calefón, regule la temperatura del agua con la perilla o botonera. Evite mezclar el agua caliente con el agua fría. Así ahorrará gas y prolongará la vida útil del artefacto.
  • Si tiene termotanque, regule su temperatura y aísle térmicamente el artefacto cuando está colocado fuera de la vivienda.
  • Calefaccione los ambientes a no más de 20 grados.
  • La llama de las hornallas no debe sobresalir del diámetro del fondo de los recipientes.

 

Consejos clave para la prevención de accidentes por monóxido de carbono en los hogares:

  • No instalar calefones, estufas infrarrojas, catalíticas o de llama abierta, en baños, dormitorios o ambientes cerrados. Solo deben colocarse artefactos de tiro balanceado.
  • Al colocar artefactos, deberá asegurarse que haya una entrada de aire desde el exterior a modo de ventilación suficiente.
  • Todas las instalaciones de gas, la colocación de artefactos y su reparación deben ser efectuadas por gasistas matriculados.
  • Verificar el buen funcionamiento de los tirajes o conductos de ventilación, de modo que no estén obstruidos, estrangulados, fisurados desconectados o abollados.
  • No realizar combinaciones ni conexiones de conductos de ventilación de dos artefactos diferentes (calefones y campanas extractoras). Cada conducto de ventilación debe ser individual.
  • Revisar periódicamente el estado de las instalaciones internas de gas del hogar por medio de un gasista matriculado.
  • Controle que la llama del quemador de los artefactos (ponga especial énfasis en el calefón) sea de color azul y de geometría uniforme, si fuese amarilla significa que está produciendo Monóxido de Carbono. En este caso, apagar el artefacto y hacer revisar el quemador por un gasista matriculado.
  • Dejar una ventana o puerta semiabierta al exterior mientras se utiliza brasero o estufa de kerosén y sacarlas afuera de la vivienda antes de retirarse a descansar.
  • No utilizar artefactos de calefacción para secar prendas.
  • No usar hornos para calefaccionar ambientes.
  • Verificar el cierre correcto de las canillas de agua caliente, especialmente durante la noche, para evitar el funcionamiento continuo de calefones.
  • Utilizar artefactos aprobados por el ENARGAS.
  • Evitar la sobreocupación de ambientes con artefactos de calefacción.
  • En caso de que alguna persona esté bajo los efectos del monóxido de carbono deberá ser rápidamente retirada del lugar para que aspire aire fresco y sea atendida por un médico.