Detuvieron nuevamente a Diego Cuevas,  el autor de la picada fatal de Haedo

SAN MARTÍN-  Diego Cuevas, el automovilista  que atropelló y mató a dos jóvenes  y provocó heridas a otros cinco, el 5 de abril en la localidad bonaerense de Haedo, fue nuevamente detenido por decisión de la Sala I de la Cámara Penal de Morón

El fallo señala que el adolescente de 19 años iba a una velocidad de 127 kilómetros por hora en el momento que corría la picada.

Recordemos que la tragedia ocurrió el domingo 5 de abril, cuando siete personas de entre 16 y 24 años que volvían de bailar en Ramos Mejía fueron embestidas por un automóvil Nissan Tiida que conducía Cuevas, en la avenida Rivadavia al 15.500, en la intersección con Maipú, en Haedo.

Producto del impacto, murió Lautaro Juárez, de 16 años oriundo de nuestra ciudad, y su primo Manuel Lastra, quien estuvo internado en terapia intensiva en el hospital Luis Guemes, de Haedo y murió el pasado 27 de abril al no recuperarse de las graves heridas sufridas.

Ante una apelación del fiscal y del abogado de la familia de las víctimas, la Cámara Penal hizo lugar a sus planteos y  y los jueces de la Sala I de la Cámara Penal de Morón, Fernando Bellido y Fabián Cardoso, revocaron  su excarcelación al entender que Cuevas es autor de «homicidio simple con dolo eventual y lesiones graves», que prevé una pena de entre 8 y 25 años de prisión.

Cuando ocurrió el hecho  el fiscal de Morón Alejando Jons había considerado que debía permanecer detenido, pero el juez de Garantías de Morón Alfredo Meade modificó la carátula  a «homicidio culposo», que tiene una pena de hasta cinco años y lo liberó.

En las últimas horas ante una apelación del fiscal y del abogado de la familia de las víctimas, la Cámara Penal hizo lugar a sus planteos porque «hay riesgo de fuga por la pena en expectativa, que es alta, el delito no resulta excarcelable y por ciertos comportamientos del imputado», explicó el camarista  Fernando Bellido, juez de la Sala I de la Cámara Penal de Morón. De esta forma los efectivos de la Dirección Departamental de Investigaciones de Morón detuvieron a Cuevas en su domicilio en la localidad de Villa Luzuriaga, partido de La Matanza.

Hace unos pocos días se recibieron los resultados de los peritajes efectuados tanto al Nissan Tida, que manejaba el acusado Cuevas, como el Volkswagen Bora conducido por otro joven y según los  jueces todo indica que estaban llevando a cabo una picada. Cuevas circulaba a 127 kilómetros por hora y el Bora iba a 129 lo cual agrava la calificación legal por su participación en «una competencia ilegal de velocidad».

Además según el mismo Bellido de las imágenes surgen una serie de elementos tales como «el salir arando de un semáforo, la fricción de los neumáticos que genera ese polvillo cuando las ruedas giran en el mismo lugar, el acelerar los motores en vacío, como declararon algunos testigos, el que se levante la trompa del auto cuando están en un semáforo en el paso a nivel de Rivadava y Medrano, en Ramos Mejía».

También en las filmaciones  se puede apreciar que los autos «ponen balizas como ‘saludando'», y que eso es algo que se hace entre competidores cuando corren picadas callejeras.

Otro  elemento que se tuvo en cuenta es que el Nissan estaba cargado con seis pasajeros y que un perito evaluó que un vehículo con sobrepeso era muy difícil de maniobrar.

Con respecto al peritaje en la extracción de muestras de sangre del cual no hubo un resultado certero porque se comprobó que cuando los tubos de ensayo fueron al laboratorio de La Matanza y al de La Plata se había violado la cadena de custodia y no se había respetado la cadena de frío, Bellido consideró que fue “bochornoso” pero que de todas formas se había determinado  por varios testigos que Cuevas había consumido alcohol en la previa y en el boliche donde había concurrido esa noche.

Por su parte  el abogado defensor de Cuevas, Marcelo Mazzeo, dijo que consideraba el fallo «una barbaridad» y adelantó que próximamente  presentará un recurso de casación, pese a que todavía no fue notificado.

Además, Mazzeo manifestó que fue «muy raro» que los camaristas hayan dispuesto la detención de su defendido, en lugar de enviar las actuaciones a Meade.