En el país el 85% de los conflictos se resuelven en la mediación

BUENOS AIRES- El secretario de Justicia de la Nación, Julián Alvarez, afirmó que «el 85 por ciento de los conflictos que tratan los Centros de Acceso a la Justicia (CAJ) en los barrios vulnerables se resuelven con una mediación».
«Esta es la experiencia argentina con los Centros del Ministerio de Justicia, es un gran porcentaje que se resuelve sin llegar a confeccionar un expediente», dijo Alvarez en el Encuentro Regional para el Intercambio de Buenas Prácticas en Materia de Acceso a la Justicia de la UNASUR», que se desarrolla entre hoy y mañana en la Cancillería y cuya apertura estuvo a cargo del ministro de Justicia, Julio Alak.
En ese marco, Alvarez dijo que desde punto de vista institucional «es una práctica novedosa», al señalar que «antes la Justicia sólo era a instancia del Poder Judicial, y hoy en cambio se extiende a los tres poderes del Estado y a la misma sociedad».
«La idea es cómo acceder a la Justicia, haciéndola inclusiva», remarcó el funcionario.
Para Alvarez, «el concepto de acceso a la justicia está en constante evolución, porque antes sólo se ocupaba del acceso al expediente judicial».
«Hoy el concepto es mucho más amplio e integral, porque no sólo está el juez. Tenemos que hacer un debate de tipo interdisciplinario, como por ejemplo la discapacidad», resaltó en su exposición durante el primer panel del encuentro denominado «El acceso a la Justicia como política de inclusión social».
Adujo que «si la sociedad no logra aceptar a la persona con discapacidad, el problema ya no es individual sino que es social».
Según el secretario de Justicia, «si un ciudadano tampoco tiene su documento de identidad no puede acceder a la Justicia porque está fuera del sistema,» resaltando que su documentación «es esencial para el acceso a la justicia».
El panel lo compartió con la viceministra de Justicia de Bolivia Leny Chávez Barrancos, el secretario de Reforma Judicial de Brasil Flavio Crocce Caetano y la viceministra de Justicia de Ecuador Nadia Ruiz.
Por su parte, el ministro Alak sostuvo que «si la Justicia entra en mora afecta a la seguridad», al presentar el Encuentro acompañado por la ministra de Justicia de Paraguay, Sheila Abed Duarte.
Alak consideró que esta convocatoria de la UNASUR «es para consolidar un espacio común como antes lo hicieron los europeos».
«Acá estamos para compartir las experiencias y para lograr cómo hacer que los excluidos del sistema capitalista puedan acceder a la Justicia», señaló.
El ministro planteó que «el instrumento correcto para ello es el Estado, el que corrige esa exclusión» y añadió que «los nuevos derechos tienen que ser utilizados por toda la población».
«El Estado con Néstor Kirchner se hizo presente primero llevando alimentos a la población, después con la jubilación a aquellos que habían quedado fuera del sistema y ahora la Presidenta con este nuevo desafío de acercar la justicia a los sectores más vulnerables», detalló.
Por último, Alak dijo que otro aspecto esencial es «cómo hacer para que nuestro sistema normativo sea más simple», al resaltar «que actualmente cuenta con un total de 34.000 leyes, lo que hace muy difícil su estudio y su interpretación».
La Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) está constituida por Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.