La Provincia abrió un banco de válvulas cardiovasculares en el hospital San Juan de Dios de La Plata

LA PLATA- Las recibe de los donantes del Cucaiba y sirve para salvar la vida de pacientes con cardiopatías, endocarditis y otras patologías. En el sector privado una válvula cuesta más de 60 mil pesos. Foto: Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires

Con un importante avance científico y tecnológico dirigido a salvar vidas, quedó inaugurado , en el hospital San Juan de Dios de La Plata, el primer Banco público de Tejidos Cardiovasculares de la Provincia, que dependerá del CUCAIBA.

Allí se recibirán las piezas cardiacas ablacionadas de los donantes y se la preservará a 195 grados bajo cero para luego utilizarlas en pacientes con cardiopatías, endocaditis bacteriana o aquellos que requieran el reemplazo de arterias o venas por obstrucción. Un procedimiento de este tipo en un establecimiento privado tiene un costo superior a los 60 mil pesos.

Las válvulas cardiacas se encuentran en los conductos de salida de las cuatro cavidades del corazón, donde cumplen la función de impedir que la sangre fluya en una dirección inadecuada e irrigue todo el organismo.

El flamante centro procesará válvulas aórticas, pulmonares, conductos aórticos y pulmonares, pericardio, arterias y venas, que podrán ser derivadas toda vez que alguien las necesite “para afrontar intervenciones quirúrgicas cardiovasculares, en perfectas condiciones de conservación y de acuerdo con las necesidades específicas de cada paciente”, explicó el ministro de Salud Alejandro Collia, presente en la apertura.

Según datos del Sistema Nacional de Información de Procuración y Trasplante de Argentina (SINTRA), en los últimos diez años fueron procuradas más de 1.000 válvulas para operaciones cardiovasculares. El nuevo Banco de la Provincia se suma a los otros dos existentes en el país: el público del hospital Garrahan y el centro privado de la fundación Favaloro.

Los técnicos del Banco tendrán a su cargo además, el transporte del tejido criopreservado, sin variar la temperatura de almacenamiento de -195°C, resguardados en contenedores con nitrógeno líquido, hasta el quirófano donde se realice el implante. La tecnología que se habilita hoy permitirá también que los especialistas puedan transportar distintos tipos de tejidos a los centros que los soliciten y sólo descongelar in situ lo necesario para el paciente, regresando al Banco el resto de las piezas no utilizadas para nuevos requerimientos.

“Este nuevo banco  de referencia es un orgullo para la Provincia  y nos da la posibilidad de garantizar trazabilidad y calidad de los tejidos para homoinjertos cardiovasculares requeridos por todos los centros médicos habilitados para realizar implantes“, agregó Collia.

A QUIÉNES BENEFICIA

El Banco de Homoinjertos Cardiovasculares de CUCAIBA, podrá abastecer a todos los centros quirúrgicos que intervengan pacientes con patologías cardiovasculares congénitas o adquiridas.

“Los casos más frecuentes son de endocarditis, que es una infección de la válvula aórtica. Si no se trata, deriva en riesgo de muerte para el paciente”, explicó el cardiocirujano Leandro Santilli.

Por su parte, la directora técnica del Banco, Mónica Álvarez, explicó que “por semana en el hospital se realizan diez implantes de válvulas y, con el nuevo Banco, vamos a poder incrementar la producción”