En Argentina el 80 % de las personas con VIH tienen acceso a tratamiento

BUENOS AIRES-  El 80 por ciento de las personas con diagnóstico de VIH en Argentina se encuentra en tratamiento y tiene acceso a todos los antirretrovirales, que se emplean en la terapia del Sida.

Así lo afirmó Marina Kosacoff, subsecretaria de Prevención y Control de Riesgos del Ministerio de Salud, tras participar de la apertura de la «Reunión de consenso sobre la estrategia Tratamiento 2.0: Expansión y Sostenibilidad de la Atención del VIH en Sudamérica», que se celebra en la ciudad de Buenos Aires.

El encuentro, que culminará el jueves próximo, reúne a técnicos de Onusida, de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), expertos y funcionarios de Sanidad argentinos y de la región.

Kosacoff precisó que «el 80 por ciento de las personas que conoce su diagnóstico de VIH en Argentina se encuentra con el tratamiento adecuado» y añadió que a nivel sanitario, «siempre se trabaja en el país para lograr que cada vez más gente se interese por practicarse el análisis», para saber si tiene VIH.

Las estadísticas argentinas estiman que en el país hay cerca de 130 mil personas con VIH, pero Kosacoff señaló que «se considera que la mitad conoce su condición, por eso la importancia de que la gente se interese para hacerse voluntariamente el análisis».

La funcionaria destacó que «a nivel regional Argentina es pionera en el tratamiento del Sida y el acceso universal, logrando buenos niveles de adherencia al mismo».

En tanto, admitió que «hay que seguir avanzando en ese sentido para lograr que cada vez más personas que viven con VIH accedan al tratamiento, como es el objetivo planteado por la OPS».

La estrategia Tratamiento 2.0 de la OMS-OPS busca a largo plazo disminuir la morbilidad, la mortalidad y las nuevas infecciones por VIH.

Esta iniciativa propone evitar diez millones de muertes hasta 2025, destacando que el uso del tratamiento antirretroviral se asocia a una reducción del riesgo de transmisión de VIH del 96 por ciento al minimizar la carga viral en el organismo.

Pier Paolo Balladelli, representante de la OPS en Argentina, coincidió en que «la mitad de los que tienen VIH en la región no están concientes de eso», por lo cual alertó que «hay un atraso en el diagnóstico».

Balladelli señaló que «hay que profundizar un cambio cultural para que exista más predisposición en la población para la realización del test del VIH».

Los datos de la OPS indican que si todas las personas que necesitan antirretrovirales pudieran iniciar el tratamiento y mantenerlo, se podrían evitar un tercio de las nuevas infecciones por el VIH.

Actualmente, América Latina representa, entre el grupo de países de ingreso medio o bajo, la región con mayor cobertura de tratamiento, estimada en 2011 en un 70 por ciento de las personas que lo necesitan.

Sin embargo, la expansión del tratamiento en la región se mantuvo relativamente estable en los últimos años, con 40.000 a 50.000 nuevas personas con TARV al año.

Para llegar a una cobertura mayor del 80 por ciento para 2015, es urgente duplicar el número de individuos que inician el tratamiento por año y para eso es indispensable mejorar y optimizar el acceso al diagnóstico oportuno y la derivación a centros de atención precozmente.