Continúan los mensajes mafiosos contra los docentes que defienden la  educación pública

Aviso publicitario
banner moron

A una semana de el secuestro y tortura a la docente Corina Del Bonis en Moreno, la secretaria gremial de SUTEBA en Ramallo, Amanda González (34) , sufrió una amenaza por parte de desconocidos cuando le escribieron en el capot del auto.

“Acordate de Corina”, le escribieron con un objeto punzante sobre su auto. Si bien se hizo la denuncia, no pudo precisar todavía quién o quiénes son los responsables.

La docente contó que fue a un cumpleaños en la costa de Ramallo el sábado a las 22 y que se retiró el domingo a las 5. Luego dejó estacionado el auto en la chochera abierta su la casa, a la tarde se dio cuenta de que le habían escrito en el capot.

“No podría precisar en qué momento ocurrió”: “Estamos presentes en todas las marchas, la militancia activa es todos los días”.

Inmediatamente después de descubrir la inscripción en el auto, González se dirigió hasta la comisaria 1º de Ramallo, ubicada en Belgrano 1562, y radicó la denuncia.

“Es un ataque directo a SUTEBA Ramallo y SUTEBA Provincia, no es un ataque a mi persona sino a todos los compañeros”, explicó. También reveló que la cámara de seguridad en la zona de su casa está a 3 cuadras, mientras que en el área del restaurante hay muchas.

Desde SUTEBA Ramallo emitieron un comunicado en el que denunciaron que “estas acciones cobardes atentan contra la integridad de las personas y la vida en democracia en un Estado de Derecho”.

“No tenemos miedo, hoy más que nunca seguiremos en la lucha, defendiendo la escuela pública y nuestros derechos como trabajadores de la educación!”, cierra el breve texto.

El sábado a la noche, la docente estuvo con sus compañeras del gremio en un cumpleaños. Si bien González descubrió la inscripción el domingo por la tarde no puede asegurar que no haya sido escrita antes, incluso la noche anterior. “Sabían que éramos docentes porque siempre usamos mi auto para ir a las actividades de Suteba. Además adentro del coche estaban las pecheras del sindicato y una muñeca que dice Suteba que usamos para las marchas. Era claramente identificable”, contó la docente

Ni González ni sus compañeras del gremio se imaginan qué motivó las amenazas. “No sabemos quién pudo ser ni con qué intenciones. En nuestro distrito no tenemos problemas edilicios tan severos como en Monero pero igual desde Suteba los acompañamos con todas las actividades. Acá, en Ramallo, el diálogo con las autoridades es permanente y hay una buena relación”, agregó la profesora.

En Moreno, los maestros fueron amenazados por continuar una olla popular en la puerta del Centro de Educación Complementaria 801, cerrado desde el 2 de agosto tras la explosión. Lo hacían para que los chicos no perdieran el servicio de comedor. Luego de reiteradas intimidaciones los docentes decidieron dejar de hacerla. Pero los padres se organizaron para continuar la olla con donaciones y seguir alimentando a los niños. Ellos también recibieron amenazas.

De Bonis fue interceptada por un auto rojo el miércoles pasado cuando salía del CEC 801. Tres hombres la subieron a un vehículo a la fuerza, la golpearon y amenazaron, y le escribieron con un punzón la frase “ollas no” en el abdomen. Luego la tiraron del auto. Mientras le tallaban la amenaza en el vientre, los captores le dijeron a la maestra “la próxima va en serio” y “el que avisa no traiciona”.

DEJA UNA RESPUESTA