Condenaron a prisión perpetua a un hombre que asesinó a un panadero de 77 puñaladas

BAHÍA BLANCA- Un hombre fue condenado hoy a prisión perpetua por haber asesinado de 77 puñaladas a un panadero, que además era padre de un amigo, quien lo sorprendió cuando robaba en su casa de la ciudad de Bahía Blanca, en enero de 2014.

La pena fue dictada por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 de Bahía Blanca, integrado por los jueces María Eloísa Errea de Watkins, Claudia Fortunati y Eugenio Casas, quienes consideraron al acusado Dante Maximiliano Brandoni (34) autor del delito de «homicidio agravado por ser criminis causa en concurso real con robo» del panadero Juan Carlos Alvarez (64).

La última audiencia del debate, a la que el acusado no asistió, se inició pasadas las 13.15, con la lectura del veredicto condenatorio, en la sala de audiencias ubicada en la planta baja del Palacio de Tribunales, situado en Estomba 34.

Tras conocer que la decisión judicial fue condenar a Brandoni a prisión perpetua, el hijo de la víctima, quien además era amigo del acusado, se mostró satisfecho.

«A mi papá no me lo dan más, pero Dios hizo Justicia, gracias a todos por estar al lado mío», dijo Nicolás Álvarez en diálogo con Télam.

«El primer día del juicio fui a desayunar solo, se me acercó un señor que vendía estampitas que decían ‘Perdonad si querés ser Perdonado’… nosotros, mi familia y yo, te perdonamos por lo que le hiciste a mi papá», expresó emocionado Álvarez al refereirse a Brandoni.

No obstante agregó: «Te perdonamos pero tenes que pagar. Yo no lo odio, lo perdono, como lo perdona mi familia, pero lo que nos hizo es grave».

Por su parte, al término del debate, el fiscal especializado en Homicidios, Cristian Long, quien en su alegato había reclamado para Brandoni la pena de prisión perpetua, también se expresó en favor del fallo judicial.

«Todos los extremos que hemos solicitado, a ver por la parte resolutiva, nos dan la razón. No sólo en los hechos, sino en la calificación que le impusieron y la pena que le han dado», agregó Long.

«Es de resaltar la pena -continuó el fiscal-, porqué no es fácil para los jueces. Han demostrado agallas y se ha condenado a prisión perpetua, una pena que ha merecido».

Long sostuvo durante todo el debate que Brandoni fue autor de un homicidio «criminis causa», es decir, cometido para ocultar otro delito y lograr su impunidad, porque mató a Álvarez cuando éste lo descubrió robando.

«Fue una causa muy compleja donde la defensa había planteado la emoción violenta y desvirtuar todos esos extremos no ha sido fácil», concluyó el fiscal.

Justamente, al alegar ante el TOC 2 de Bahía Blanca, la defensa del acusado había solicitado para Brandoni su absolución por considerar que había actuado en legítima defensa.

El propio acusado, al declarar frente a los magistrados, manifestó que «jamás» se le hubiera ocurrido matar a Álvarez para robarle.

«Jamás se me hubiera ocurrido matar a Juan Carlos para después robarle porque eso no coincide para nada con mi personalidad, no soy una persona violenta», expresó en esa oportunidad.

Y añadió: «En ese momento sentí muchísimo miedo al estar siendo atacado por él y a lo único que atiné fue a defenderme. No esperaba a que él me golpeara y necesito recordar qué pasó ese día para encontrarle una explicación para cometer semejante atrocidad».

El homicidio del panadero fue cometido el 16 de enero del 2014 en el patio de una casa de Ciudad de Cali al 3600, del barrio Paihuén, de Bahía Blanca.

De acuerdo a la pesquisa policial y judicial, Álvarez descubrió a Brandoni robándole y lo reconoció, ya que era amigo de su hijo.

Según la investigación judicial, el panadero se armó con un cuchillo, aunque, en medio de un forcejeo, Brandoni se lo arrebató y le aplicó 77 puñaladas en la cara, el torso y el abdomen.

Tras el ataque, el agresor quedó detenido en la comisaría segunda bahiense acusado de homicidio.

Luego de ser demorado, los investigadores le encontraron a Brandoni un bolso con unos 6.000 pesos que corresponderían a la víctima, al parecer por la venta de un vehículo.

El detenido aseguró que fue atacado por el padre de su amigo porque, al parecer, no quería que viera a su hijo, y aseguró que lo mató en defensa propia.