Se recordó a los estudiantes secuestrados durante “La Noche de los Lápices”

LA PLATA-El copresidente de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), Hugo Cañón, recordó  a los estudiantes secuestrados en la “Noche de los Lápices” y pidió “dejar de estigmatizar, segregar y perseguir a los jóvenes, culpándolos de los males de la sociedad”.

Cañón valoró que los “jóvenes tenían un gran compromiso por la militancia” y destacó que “hoy hay una política en materia de derechos humanos que confronta con aquel pasado de 1973”.

Al encabezar un acto en La Plata para conmemorar los 37 años de la denominada “Noche de los lápices”, afirmó que “debemos dejar de culpar a los jóvenes de los males de la sociedad cuando por otro lado falta avanzar (en materia judicial) con la investigación sobre delitos complejos, los delitos de guante blanco, y narcotráfico como el que ocurrió en Córdoba”.

“Debemos pensar y tabular las generaciones pasadas con las actuales para hacer una Argentina más igualitaria, integrada y dentro de un sistema democrático”, subrayó.

Por su parte, la secretaria de Derechos Humanos de la Municipalidad de La Plata, Marta Vedio, dijo que “es una realidad que nuestra ciudad ha sido muy golpeada, se nos han llevado a miles de jóvenes y por eso hoy somos la ciudad más golpeada de todo el país”.

La funcionaria recordó que “en aquel 16 de septiembre fue la desaparición de los jóvenes secundarios que luchaban por diversas reivindicaciones, entre ellas el boleto secundario, pero que eran militantes políticos que habían puesto su vida al servicio ideales”.

Vedio destacó que “el trabajo de la Comisión por la Memoria permite que nos encontremos con tantos jóvenes que se involucran y se comprometen para construir un futuro mejor en base a la verdad, la memoria y la justicia”.

En tanto que Rosa Schonfeld, la madre de Miguel Bru, el estudiante de Periodismo secuestrado, torturado y desaparecido en 1993 por parte de personal policial de La Plata, remarcó que “estas fechas me emocionan” y pidió “generar conciencia en los jóvenes”.

“Debemos concientizar a los estudiantes, para que sepan que hubo jóvenes que lucharon para lograr un boleto secundario, el cual ellos hoy están utilizando”, agregó.

“Pienso en aquellos días en los que los jóvenes dejaron a sus familias; en las penurias que han tenido que padecer las familias y las madres”, evocó.

“Siempre recuerdo cuando pasó lo de Miguel que fue en agosto y en septiembre fue la primera marcha que yo participé realmente y estaba el miedo todavía, éramos pocos los que marchábamos y principalmente mayores, no era como ahora que las organizaciones estudiantes organizan marchas. Ahora están disfrutando la democracia, antes había miedo”, consideró.

La jornada se realizó bajo la consigna “A 37 años de la Noche de los Lápices su memoria interpela nuestro presente, basta de violencia policial”, y asistieron más de mil estudiantes de escuelas secundarias de la región que integran la edición 2013 del Programa Jóvenes y Memoria.

En el evento estuvieron presentes Emilio López Muntaner, integrante de la CPM y hermano de una víctima de la Noche de los Lápices; Raquel Witis, madre de una víctima de la violencia policial en democracia y el defensor penal juvenil Julián Axat, entre otros.

Por su parte Abril De Rosa, una de las referentes de la Unión de Estudiantes Secundarios (UES) de La Plata, sostuvo que «los chicos de la Noche de los Lápices son un ejemplo de militancia y convicciones», al cumplirse 37 años del secuestro y desaparición de alumnos de esa ciudad durante la dictadura cívico militar.

«Son un ejemplo de la militancia y de convicción, ya que tuvieron que ser la resistencia a un gobierno que reprimía brutalmente sus ideas», aseguró De Rosa en declaraciones radiales.

Destacó que «hoy los reivindicamos y levantamos sus banderas desde la militancia activa, a ellos les toco defender las banderas del proyecto nacional y popular ante un plan de pobreza y exclusión planificada instalado mediante la represión del gobierno cívico-militar, y a nosotros nos toca la tarea de reconstruir y construir el proyecto nacional, levantando sus banderas y militando con memoria».

De Rosa, estudiante de la Facultad de Bellas Artes de La Plata, reflexionó que milita en la UES de La Plata «porque creo que la política es la herramienta para transformar nuestra realidad y porque comprendo que es la forma de aportar a un proyecto nacional y popular que hoy me representa».

«Todo esto es algo que a nosotros, los jóvenes, nos lo enseñó desde el ejemplo Nestor (Kirchner), ni bien entró en la Casa de Gobierno», destacó.

Remarcó que «nos identificamos con el kirchnerismo. Es un proyecto político que no nace hoy, es el que se retoma de Bolívar, San Martín, de Perón y Evita, y fue retomado por Néstor y hoy continuado por Cristina (Fernández de Kirchner), con las banderas de justicia social, de igualdad, soberanía, de la Patria Grande, de libertad económica e inclusión».

«Además, hoy nosotros militando en la secretaria de derechos humanos de Kolina, con la compañera Victoria Montenegro a la cabeza, entendemos que la formación y la preparación de cuadros políticos que defiendan este proceso de la manera que nos enseñó Néstor, con felicidad y coraje es una de las banderas más fuertes que levanta el kirchnerismo», puntualizó.

Entre el 15 y el 16 de septiembre de 1976, diez alumnos de la Escuela Normal Nº3 de La Plata, que tenían entre 14 y 18 años y militaban en la Unión de Estudiantes Secundarios, fueron secuestrados de sus domicilios por un grupo de tareas del Batallón 601 del Servicio de Inteligencia del Ejército y de la Polícia de la provincia de Buenos Aires.

Los jóvenes militaban en defensa de los derechos estudiantiles y habían participado de una protesta para reestablecer el boleto estudiantil, suspendido en 1975.

Daniel Alberto Racero, Horacio AngelUngaro, Francisco López Muntaner, María Claudia Falcone, Claudio De Acha y María Clara Ciocchini continúan hoy desaparecidos.

Otros cuatro jóvenes lograron sobrevivir de las torturas recibidas en los centros de detención ilegal donde fueron alojados: Emilce Moler, Pablo Díaz, Gustavo Calotti y Patricia Miranda.

Emilio López Muntaner y Santiago Plaza, hermanos de Francisco y Juan Domingo, respectivamente, recordaron a estos dos jóvenes que fueron secuestrados y desaparecidos en la denominada «Noche de los Lápices», de la que hoy se cumplen 37 años.

El senador provincial López Muntaner aseguró que «fue una generación de lucha, de resistencia, que intentó dar todo, hasta lo más importante que tiene el ser humano que es su propia vida para tratar de construir un proyecto colectivo».

«Treinta mil compañeros dieron su vida en función de tratar de construir un país distinto, un país para todos», dijo López Muntaner en diálogo con Gabriel Mariotto en el programa «Gabriel camina provincia» que se emite por Radio Provincia.

López Muntaner recordó que «hay que entender al 16 de septiembre en el marco del proceso histórico que se dio en Argentina», y subrayó que «en este país permanentemente se confrontan dos procesos, el de las clases dominantes y el de las populares».

«Cada vez que han habido avances en el campo nacional y popular, con la participación de líderes como el general Perón y Evita, o como ahora con Néstor y Cristina, se ha avanzado en reinvindicaciones para los sectores populares», agregó.

López Muntaner dijo que «lamentablemente, cuando avanzan los sectores de las clases dominantes se producen los retrocesos y las destrucciones en el proyecto colectivo».

«Ahí es cuando aparecen los mártires, porque son los que ponen el cuerpo para tratar de defender todas esas reinvindicaciones de las clases populares», analizó.

El hermano de «Pancho», consideró que «la generación del ´70 se formó en un momento donde la fuerza mayoritaria que era el peronismo estaba proscripta, no podía participar de las elecciones, por lo tanto debían buscar la forma de expresarse políticamente, y esos fueron los 18 años de la resistencia».

En tanto, Santiago «Coco» Plaza consideró que «yo estaba viviendo con otro de mis hermanos en México al momento que lo `levantaron´, y desde ese día nunca supimos más nada de él ni de ellos».

El hermano de Juan Domingo «Bocha» Plaza, subrayó en diálogo radial que «hoy, 37 años después, la memoria la seguimos sosteniendo y recuperándola cada vez más».

Recordó que «con mi hermano comenzamos a militar en el `64 y en ese momento nuestros referentes eran los viejos de la resistencia peronista. Sabemos que el ataque hacia estos jóvenes no fue por el boleto estudiantil sino por su compromiso con el peronismo que los liquidaron o desaparecieron».

Asimismo la decana de la facultad de Periodismo de la Universidad de La Plata y candidata a concejal del Frente Social Kirchnerista, Florencia Saintout, sostuvo  que “a 37 años de la `Noche de los Lápices`, junto a la juventud, conmemoramos las luchas y el compromiso de aquella generación desde la militancia”.

Saintout valoró que “hoy asistimos a un nuevo tiempo histórico que convoca a los jóvenes a interpelar y ser interpelados por la vida política”.

A través de su cuenta de twitter @fsaintout, remarcó que “se sitúo la Noche de los Lápices en la espesura de la historia por la tarea de organismos de Derechos Humanos y una política de memoria verdad y justicia del Estado”.

La candidata a concejal por el kirchnerismo platense, destacó que “entre 2003 y 2013 nuestro país tiene 413 sentenciados por delitos de Lesa Humanidad. En este momento están en marcha procesos a 240 imputados”.

“La memoria es conmemoración del horror vivido y lucha por los derechos a conquistar”, agregó y remarcó que “hoy seguimos luchando por lo que falta, en un país donde algunos creen que la causa de todos los males son los jóvenes”.

“Hay una contradicción central. Sigue existiendo derecha e izquierda, y a la izquierda del kirchnerismo no hay nada”, agregó.