Cartelera infantil para las vacaciones de invierno

 

BUENOS AIRES- «Lácuadra, el vampiro», de Cristian Vélez; «Circular» de Luis Miguel Arenillas y «La noche mágica de Amahl» de Silvana D`Onofrio, son algunas de las puestas teatrales para chicos que suben a la cartelera en las vacaciones de invierno.

LACUADRA, EL VAMPIRO

La obra teatral «Lácuadra, el vampiro» ofrece funciones de martes a domingos a las 16 en la Sala Carlos Carella (Bartolomé Mitre 970). Responde Cristian Vélez, director:

-¿De qué se trata la obra?

-La obra cuenta la historia de Vladimiro Ernestino Lácuadra, un conde gerente de una empresa transnacional llamada Transilvania, que se dedica a la explotación de la soja transgénica, ubicada en un pueblo ficticio de la provincia de Buenos Aires, llamado La estaca de la Vera Cruz.

-¿Cuál cree que es el principal atractivo para los chicos?

-La obra se vale de la rica iconografía vampírica, para establecer un juego muy atractivo, a partir de la utilización de una gran variedad de recursos estéticos como la combinación de títeres con actores, escenas en tiempo de comedia musical, coreografías, teatro negro, multimedia y efectos especiales.

-¿Buscan transmitir algún mensaje?

-La idea es la de reflexionar acerca de las acciones que como colectivo humano llevamos adelante, en este caso haciendo hincapié en el valor de los recursos naturales.

-¿El espectáculo para niños debe buscar algún efecto en el público?

-Debemos tener presente que el teatro para niños es teatro y que por lo tanto debe provocar una emoción estética y al mismo tiempo abrir las puertas a un genuino entretenimiento que evite caer en lugares comunes, para generar un discurso rico en metáforas que despierte la sensibilidad de los niños. El efecto debe ser de enriquecer el imaginario del niño y si es posible abrir un espacio de reflexión.

-¿Existen diferencias estructurales entre lo que se hace para adultos y lo que se le ofrece a los niños?

-Sí, existen. Sobre todo porque los niños son espontáneos y si algo no les gusta lo demuestran en el momento, cosa que con el adulto no sucede. Por esto es que hay que desarrollar discursos atractivos y acordes al niño de hoy en día, y a su vez lograr imprimirle al espectáculo un buen ritmo narrativo.

CIRCULAR

La obra «Circular» se presentará desde el sábado 19, de miércoles a domingos a las 17, en el teatro Beckett (Guardia Vieja 3556). Responde Luis Miguel Arenillas, el director:

-¿De qué se trata la obra?

-Cuadradolandia es el reino de las rectas y los cuadrados. Aquí todo lo circular está prohibido. A fin de poder mantener este régimen y que nada cambie, existe Seguridad Cuadrada, una fuerza policial que se encarga de confiscar todo lo circular. En este escenario, Chico y Chica se conocerán y compartirán con el otro su más profundo secreto.

-¿Cuál cree que es el principal atractivo para los chicos?

-Es una historia atrapante, contada desde un lugar diferente. Una dinámica visual que incluye, entre otros recursos, el juego y donde prima el humor y la verdad en los conflictos de los personajes.

-¿Buscan transmitir algún mensaje?

-Creo que toda obra contiene un mensaje; y aunque no es nuestra principal intención, la moraleja que acompañará al público a sus casas será la de que todos podemos convivir si aceptamos al otro como es.

-¿El espectáculo para niños debe buscar algún efecto en el público?

-Siempre el espectáculo debe divertir al público, si el espectador se aburre no vuelve. Pero el efecto por sí solo no es suficiente, debe existir una historia que lo justifique.

-¿Existen diferencias estructurales entre lo que se hace para adultos y lo que se le ofrece a los niños?

-Existen diferencias en la forma de contar las historias pero los ejes son los mismos. Hay que domar al espectador e invitarlo a nuevos desafíos. Y con respecto al público infantil, creo que sobre todo hay que respetarlo, sorprenderlo y saber que puede entender muchas más cosas de las que uno cree.

LA NOCHE MAGICA DE AMAHL

La pieza «La noche mágica de Amahl» ofrece funciones el sábado 12, 19, 26 y 2 de agosto, el jueves 24 y 31 y el viernes 25 y 1 de agosto a las 14.45 en el Auditorio San Rafael (Ramallo 2606, Belgrano). Responde Silvana D`Onofrio, directora:

-¿De qué se trata la obra?

-La obra narra la historia de una niña, Amahl, (significa esperanza) que a pesar de vivir en una situación muy difícil afronta la vida con ilusión y con una gran imaginación. Una noche su imaginación se hace realidad y tres personajes maravillosos llegan a su casa donde tendrá lugar un verdadero milagro.

-¿Cuál cree que es el principal atractivo para los chicos?

-Son muchas cosas al mismo tiempo. La música que desde el primer acorde nos invita a entrar en un mundo mágico. La puesta, que es muy colorida y pensada para que desde lo visual sea una invitación a entrar en el mundo imaginario de la protagonista.

-¿Esta propuesta busca transmitir algún mensaje?

-Es una obra con múltiples mensajes, no solo para los niños, también para los adultos. La mirada hacia el otro, el poder ver el mundo desde el lugar de otro. El verdadero valor de lo material, el respeto y la valoración de la imaginación como una condición indispensable en la infancia.

-¿Buscan transmitir algún mensaje?

-Nuestra propuesta tiene una búsqueda concreta de acercar a los niños al mundo de la ópera desde un repertorio clásico, pero adaptado y pensado para el público infantil. Buscamos generar emociones a partir de la música y que esas emociones inviten al niño a reflexionar y evaluar múltiples aspectos de su vida cotidiana y su relación con otros niños.

-¿El espectáculo para niños debe buscar algún efecto en el público?

-Teatro y música son espacios que tienen elementos en común pero no son la misma cosa. La ópera tiene un componente fundamental que es la música, que es un narrador directo de las emociones y los pensamientos. No es lo mismo estructuralmente pensar una puesta de ópera para niños que para adultos. Son diferentes los códigos que se utilizan a pesar de no modificar ni textos, ni música.