Comienza el juicio al policía acusado de matar a su pareja de un balazo en Campana

ZARATE-CAMPANA- Un policía bonaerense será juzgado desde este lunes acusado del crimen de su pareja, una joven promotora que en 2006 apareció muerta de un balazo en la cabeza dentro de un auto, en la localidad de Campana, informaron fuentes judiciales.

El debate comenzará a las 10, en el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 del Departamento Judicial Zárate-Campana, situado en Del Pino 817, en la mencionada localidad del norte de la provincia de Buenos Aires.

Según las fuentes, el policía Gabriel Omar García (37), que llegó libre al juicio, será juzgado por el «homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego» de Mariana Sánchez (22).

La acusación será impulsada por el fiscal Camilo Quiroga y la abogada Laura Del Cerro, en representación de Graciela Centurión, madre de la víctima y constituida como particular damnificada en la causa, dijeron los informantes.

Durante el debate oral se prevé que declaren alrededor de 15 testigos, entre ellos compañeras de trabajo de Mariana y peritos policiales que trabajaron en la investigación.

«Espero que en el juicio se reivindiquen y este hombre vaya preso porque acá hubo negligencia policial y judicial durante la etapa de instrucción», dijo a Télam la madre de la promotora.

Es que en un principio la causa estuvo a cargo del fiscal Marcelo Pernici -fallecido en 2012-, quien nunca imputó a García ya que lo consideró un testigo.

El hecho ocurrió el 17 de agosto de 2006, en el interior del auto del policía García, el cual se encontraba estacionado en el McDonald`s de Campana.

En aquella oportunidad, el acusado, que prestaba servicio en la comisaría 1ra. de Escobar, declaró que hubo una discusión porque él pensaba dejar a Mariana, a raíz de lo cual, ésta reaccionó golpeándolo con sus puños hasta dejarlo semiinconsciente.

Siempre según el relato de García, Mariana se dirigió al asiento trasero del vehículo y tomó el arma reglamentaria del efectivo con la que se efectuó un balazo en la cabeza.

De acuerdo a las fuentes, la joven fue trasladada de urgencia por los Bomberos de Campana hasta el Hospital San José, donde murió debido al tiempo que había pasado con pérdida de sangre.

Sin embargo, el policía tuvo varias contradicciones que llevaron luego al nuevo fiscal a imputarlo como presunto autor material del homicidio de la muchacha, quien trabajaba como promotora en el entonces supermercado Norte.

Además, sus amigas afirmaron que, en realidad, ella pensaba en cortar la relación porque García estaba casado y, aunque él le dijo que estaba en trámite de divorcio, unos meses antes había tenido un hijo con su esposa.

Los investigadores también consideraron que la víctima pesaba 55 kilos y García 98 y que la promotora desconocía sobre manejo de armas como para poner el cargador, quitarle el seguro y disparar.

«Cuando me dijeron que ella se había suicidado no lo creí e inmediatamente pensé que él la había matado», aseguró Graciela.

La madre de la víctima contó que mientras su hija agonizaba, el acusado no llamó a la ambulancia ni a un médico, sino a «otros policías para pedirles consejos sobre cómo proceder».

Para la mujer existió una cadena de encubrimiento que también incluyó al jefe directo de García y otras autoridades de la fuerza con jurisdicción en la zona.

«Mi hija se quería poner un local para vender ropa y estaba por rendir una materia previa para terminar el secundario», contó la madre de Mariana, quien agradeció el apoyo durante estos años de Raquel Wittis, madre de Mariano Wittis (23), quien fue asesinado en 2001 por un oficial de la Policía bonaerense, y al Programa Nacional de Lucha contra la Impunidad (ProNaLcI) del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.