El massismo presentó su propuesta de reforma de la Bonaerense

LA PLATA- El Frente Renovador presentó pasado el mediodía una propuesta para avanzar en la reforma policial, en momentos en que esa iniciativa aún está en tratativas en el Ejecutivo bonaerense.

El diputado Ramiro Gutiérrez, acompañado entre otros por Javier Faroni, Fabio Britos y Ricardo Lissalde, presentó en conferencia de prensa el proyecto de ley, que ya ingresó a la Cámara la semana pasada, y que propone una reforma de la organización de la Policía bonaerense

“El proyecto introduce a la ley actual ochenta y siete modificaciones”, especificó el dolorense y agregó que “es prácticamente un nuevo régimen”.

Entre los motivos que llegar al massismo a presentar esta iniciativa sostuvo que “la ley actual tiene diez años y los índices de la procuración señalan que hay dos delitos por minuto en la provincia”. De todos modos, aclaró que esto es “solo el comienzo” ya que también hay que modificar el sistema del servicio penitenciario y el sistema judicial. “Hay que volver a la estructura orgánica”, señaló Gutiérrez.

“Esta es la ley que propone Sergio Massa”, explicó el diputado y agregó que se eliminan “Policía Local, la Buenos Aires 2 y la Comunal”. Se promueve la unificación de la Policía bonaerense

Además, indicó que se eliminan los 75 coordinadoras actuales para volver a las departamentales, que serían entre 18 y 22.

El proyecto que será debatido en la Cámara de Diputados bonaerense faculta la constitución de un Comando Departamental de acción unificada para situaciones de crisis o respuesta urgente, el que permitirá que todas las policías que operen en un mismo territorio, lo hagan en forma conjunta y coordinada baja la misma unidad de mando mientras dure la situación que ha generado la necesidad de respuesta.

Por otro lado, se crearán unidades especiales altamente capacitadas para la intervención en delitos de alto daño social, situaciones complejas y de crisis, como delitos complejos y terrorismo. Mientras que se repotencian y maximizan unidades especiales ya existentes dotándolas de todos los recursos necesarios para lograr la máxima eficacia como la Unidad Especial de Lucha contra el Narcotráfico.

La ley también prevé la incorporación profesionales altamente capacitados para realizar tareas de investigación, peritaje y auxilio de la investigación criminal y la maximización de las atribuciones y recursos de la Policía destinadas a la lucha contra el narcotráfico. A la vez que refuerza la coordinación de programas especiales de protección para denunciantes, testigos e informantes.

La reforma incluye la creación de una Brigada de Investigaciones Tecnológicas encargada de la prevención e investigación de delitos cuyo medio comisivo sean las redes sociales o los soportes tecnológicos computarizados, tales como el grooming, pornografía infantil, estafas y defraudaciones, juego ilegal, delitos informáticos, comercialización, distribución de sustancias y elementos prohibidos, lavado de activos, etcétera.

La misma prestará asistencia y colaboración al Ministerio Público Fiscal y a los órganos judiciales requirentes, como a cualquier otra fuerza o elemento ante hechos de su materia.

Además, la ley garantiza un control civil descentralizado y continuo, para el que se incorporará un nuevo sistema de auditoría interna y supervisión civil continua que trabajará a partir de un código de conducta de los funcionarios públicos.

Antes de la conferencia, desde el bloque habían indicado que «el Frente Renovador mantuvo una reunión con el ministro de Seguridad Cristian Ritondo, por lo que el proyecto se puso a disposición del oficialismo, especialmente teniendo en cuenta que existen puntos en común entre ellos».

 

Los principales lineamientos del proyecto son:

  1. Se trata de la primera reforma integral de las Policías de la Provincia de Buenos Aires y, por ende, del Sistema de Seguridad Pública provincial.
  2. El presente proyecto profundiza los principios de no militarización, especialización y control civil de la fuerza, presentándonos una Policía profesional, unificada y maximizada en sus posibilidades operativas y su capacidad de respuesta. El ministro de la cartera posee amplias facultades de remoción para los funcionarios infieles, y de intervención de cualquier área o dependencia bajo su competencia.
  3. Se conserva la tradicional estructura de mando de la Policía bonaerense, con un jefe policial al que se le atribuyen funciones reales de conducción, planificación y control.
  4. Se crea la Unidad de Coordinación Operativa como un elemento esencial para articular todas las Policías de la Provincia de Buenos Aires, la que estará a cargo de un Jefe Coordinador con amplias facultades organizativas y operativas.
  5. Se crea el Observatorio sobre Seguridad para el Área Metropolitana, Gran Buenos Aires e Interior de la Provincia de Buenos Aires. Un ente asesor para la planificación y elaboración de políticas de seguridad en áreas geográficas y sociales absolutamente diferenciadas.
  6. Conforme el principio de organización, se eliminan estructuras innecesarias y se concentra la organización de todas las Policías de la Provincia de Buenos Aires bajo una unidad central de coordinación, lo que permitirá mayor eficacia en el uso de los recursos existentes, celeridad de acción, planificación y control interno.
  7. Se elimina como estructura independiente la Superintendencia de Seguridad para la Custodia de objetivos fijos, personas y traslado de detenidos. Las detenciones residuales y transitorias serán atendidas por personal de las dependencias que los alojen hasta la puesta en funcionamiento de las alcaidías y la reasunción plena de las tareas de custodia y traslado por parte del Servicio Penitenciario Bonaerense.
  8. Quedan garantizados con normas específicas los derechos laborales del trabajador de la seguridad pública (vida, integridad física, ambiente de trabajo, elementos laborales, capacitación, especialización, etcétera).

 

DEJA UNA RESPUESTA