Cristina es recibida por el Papa Francisco

VATICANO- La presidenta Cristina Fernández de Kirchner será recibida por el papa Francisco en la residencia de Santa Marta, Ciudad del Vaticano, en lo que será la tercera reunión entre ambos durante el último año.
El primer encuentro aconteció el 18 de marzo del año pasado en el Vaticano, cinco días después de la sorpresiva elección como papa del exarzobispo de Buenos Aires, y un día antes de la misa de entronización como obispo de Roma y jefe del Estado vaticano, a la que acudieron numerosos líderes del mundo.
En aquella reunión, que consistió en un almuerzo a solas que se extendió durante más de dos horas, la mandataria le pidió su «intermediación» en el pedido de diálogo a Gran Bretaña por la soberanía argentina sobre las Islas Malvinas.
Cuatro meses más tarde, el 28 de julio, Cristina y Francisco coincidieron en Río de Janeiro (Brasil), en el marco de la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud.
Posteriormente, en octubre de 2013, el Papa le envió un telegrama a la Presidenta -recién operada de un hematoma subdural- para desearle el «total restablecimiento de su salud» y pidiéndole a la Virgen «que la fortalezca para que pueda volver a sus responsabilidades cotidianas».
Cristina, que fue la primera mandataria recibida por Francisco durante su papado, será también la primera jefa de Estado en reunirse con él tras cumplirse el primer año de su pontificado.
«Tenemos una cercanía muy grande con el Papa, y el Papa tiene una cercanía muy grande con el pueblo argentino y con la Presidenta en especial», afirmó el canciller Héctor Timerman al arribar ayer a Roma integrando la comitiva que acompaña a la jefa del Estado junto al secretario de Culto, Guillermo Olivieri, y el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro.
Previo al encuentro de Cristina con Su Santidad, Timerman mantendrá una reunión con el secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Parolin.
El encuentro protocolar, que se llevará a cabo a las 11 (7 hora argentina) tendrá en agenda temas que interesan tanto al gobierno argentino como a la Santa Sede, y contará también con la participación del secretario de Culto, Guillermo Oliveri.