Amigos y familiares despiden a Jorge Ibáñez

BUENOS AIRES- Ayer se llevó a cabo el velatorio del famoso y querido diseñador desde la mañana en la casa funeraria O’higgins. Daniel Gómez Rinaldi, Florencia de la V, Maia Chacra, Pilar Smith, Fabián Medina Flores y Jimena Butilengo fueron los primeros en llegar
La repentina muerte de Jorge Ibáñez sorprendió al mundo del espectáculo y la moda. Ayer sus seres queridos y amigos lo despedirán en el velatorio que se lleva a cabo desde la mañana en la casa funeraria O’higgings, ubicada en el barrio de Belgrano. Hoy alrededor de las 10 trasladarán sus restos al cementerio de la Recoleta.
Los padres del especialista de la alta costura decidieron esperar hasta ayer para velarlo, porque quisieron aguardar a la llegada de su hija Alejandra, quien vive en Colombia y viajó especialmente para poder estar presente. Los primeros en llegar al lugar fueron Daniel Gómez Rinaldi, Florencia de la V y su marido Pablo Goycochea, Maia Chacra, Pilar Smith, Fabián Medina Flores, Jimena Butilengo, Luis Bremer, Cathy Fulop y Ova Sabatini.
Luego, arribó Mariana Fabbiani junto con su pareja, el productor Mariano Chiade. A la conductora se la notó realmente abatida ya que, el pasado viernes, no solo sufrió la pérdida de su amigo, sino también murió su abuela Myrna, esposa del pianista Mariano Mores. «Me enteré de las dos muertes en diez minutos», aseguró la figura de El Trece, quien apenas supo del fallecimiento del diseñador llamó a su madre para contarle y se sorprendió al enterarse que su abuela también había muerto. En ese momento, se encontraba en el canal, decidió no hacer el programa y fue reemplazada por Ángel de Brito.
También fueron a despedirlo por la tarde Benito Fernández, Manuela y Héctor Vidal Rivas, Anamá Ferreira, Julia Zenko, Mariano Molinari, Lizzy Tagliani, Roberto Piazza, Claudio Cosano, Analía Maiorana, Las trillizas de Oro (María Eugenia, María Emilia y María Laura), Javier Musetti, Maby Autino, Adriana Constantini, Sergio Company, Vicenta D’Amico, Valeria Lynch, Tito Samelnik, Flavia Palmiero, Mirtha Legrand, Elonora Wexler, Graciela Alfano, Patricia Sosa y Oscar Mediavilla, entre otros.
Un momento de tensión se vivió dentro del establecimiento cuando un fotógrafo ingresó hasta donde estaba el féretro e intentó tomar una foto con su celular. Florencia de la V se dio cuenta de lo que estaba sucediendo y su marido Pablo Goycochea echó a la persona del lugar. Pese a que el profesional había indicado que era de la revista Caras, más tarde, desde Perfil, la editorial de dicha revista, expresaron disculpas por lo ocurrido y aclararon que nunca le pidieron que tomase una imagen ni del interior del recinto ni del cuerpo.
Más allá de ese inconveniente, todo el desarrollo de la cobertura que hicieron los medios al adiós a Ibáñez se llevó a cabo con normalidad y varios los famosos que estuvieron allì hablaron con la prensa. El periodista Gómez Rinaldi fue uno de los primeros en recordar a su gran amigo: «Con Jorge somos amigos desde hace 25 años. Compartimos salidas, viajes, diversión, trabajo, es fuerte. Me enteré de su muerte cuando estaba llegando al canal y me llamó mi madre… No caes, no lo podés creer, si una persona está enferma la ves venir, pero lo de Jorge es increíble».

«Él estaba resuelto en cuanto a trabajo, estaba viviendo su momento de éxito durante muchos años. Era un chico feliz y me alegro que haya logrado lo que él anhelaba. Ser el número uno, presentar su moda en París. Viajar a Nueva York y llevar su moda allí», agregó el panelista de Implacables.
Más tarde, fue el turno de Catherine Fulop, quien habló del modisto con la voz quebrada: «Jorge nos deja por sobre todo la alegría, él siempre brindó su generosidad. Es como dijo Flor en su carta, si estabas triste, el se mimetizaba contigo. Si estabas alegre, duplicaba tu alegría. Es una persona maravillosa y no podemos creer lo que está pasado».
Roberto Piazza también le dedicó unas emotivas palabras: «Lo recuerdo con mucho cariño y afecto porque fui la primera persona que lo incursionó en la moda, estudió conmigo en el año 90 y 91. Apenas tenía 20 años cumplidos… Si bien en este momento no eramos tan amigos, en el momento que estudió conmigo en los 90, estábamos cotidianamente juntos, él estaba en mi taller y la primera colección se hizo en mi taller».
Lo llamativo es que cerca de la casa velatoria, en las calles Chenaut y Baez se encuentra un auto de color negro, modelo BMW que tiene inscripciones de cariño dedicadas al modisto Jorge Ibáñez.
El viernes, Ibáñez fue encontrado muerto por una empleada doméstica en su departamento de Esmeralda y Santa Fe. Su cuerpo no presentaba signos de violencia y al comienzo la fiscal Ana Yacobucci caratuló al hecho como «muerte dudosa» en la causa que intervino el juez Luis Zelaya.
Al descubrir el cuerpo, la empleada llamó al SAME al mediodía, pero ya era muy tarde para intentar salvarlo. Al respecto, Alberto Crescenti, titular del SAME, aseguró: «Constatamos que hace un par de horas estaba fallecido. La ambulancia llegó al lugar con los equipos y la médica me transmitió que hace más de cuatro horas que estaba fallecido. La autopsia va a determinar las causas de su muerte. El cuerpo, por ahora, continúa en el lugar».
Horas más tarde, trasladaron al diseñador hasta la morgue judicial para practicarle una autopsia. Los primeros resultados señalaron que se trató de una falla cardíaca. Luego, detallaron que Jorge sufría una cardiopatía hipertrófica dilatada, una afección que le causó una muerte súbita. Las conclusiones finales se conocerán cuando se realicen los estudios complementarios que demorarán un mes.
Esta cardiopatía es una enfermedad del músculo del corazón que se caracteriza por el aumento del grosor de sus paredes. Esta afección puede ser hereditaria o adquirida. En este último caso se relaciona con la hipertensión arterial. En nuestro país, hay 30 mil muertes súbitas por año, es decir una cada 20 minutos, según datos de la Fundación Cardiológica Argentina