Vicentín y una deuda millonaria que dicen no poder pagar

Aviso publicitario
banner moron

El grupo controla o tiene participaciones en más de 20 empresas, que domina entre la firma local y Vicentin Family Group, registrada en Uruguay. Sus exportaciones tenían por destinatarias sus propias filiales. Un nuevo informe del Directorio del Banco Nación revela detalles de esta trama.

Las investigaciones en torno a la actividad de la empresa cerealera Vicentin SAIC de Argentina y sus vinculaciones con Uruguay durante 2019, año en que recibió créditos por prefinanciación de exportaciones del Banco Nación por ventas a ese país que jamás canceló, revelan que entre junio de 2018 y febrero de 2019 ese grupo empresario registró tres empresas vinculadas en el vecino país. Vicentin SAIC sucursal Uruguay se registró el 25 de febrero de 2019 en el Listado de Sociedades Anónimas del Banco Central de Uruguay, apenas semanas ante de que esa novel firma apareciera como receptora de las exportaciones provenientes de su casa matriz argentina prefinanciadas con créditos de la banca oficial conducida por González Fraga. Otras dos firmas integrantes del mismo grupo, Vicentin Family Group y Vicentina SA, habián sido registradas en el mismo país apenas ocho meses antes, el 22 y el 29 de junio de 2018, respectivamente.

En el mismo año 2019, Vicentin alcanzó un puesto relevante entre las firmas cerealeras exportadoras (al primer lugar, cuatro años después de hacer estado en el quinto) y entre las firmas que más facturan (del puesto 19 saltó al sexto en cinco años), le dejó al Banco Nación un crédito impago por más de 18 mil millones de pesos y se declaró en cesación de pagos el 4 de diciembre. El poderío económico de la empresa y su vínculo directo con el comercio exterior (exporta el 85% de lo que factura) hace bastante improbable la hipótesis de que se haya visto afectado y arrastrada a un «estrés financiero» por la devaluación y el aumento de los cereales a nivel local. En cambio, los vínculos con el exterior y el armado de una arquitectura financiera en el exterior para manejar sus negocios desde Uruguay alimentan otras hipótesis.

El primer informe de situación del caso Vicentin que publicó el economista Claudio Lozano, flamante director del Banco Nación (bajo la conducción de Eduardo Hecker, que reemplazó a Javier González Fraga) echó luz sobre las irregularidades del crédito de prefinanciación de exportaciones y la conducta poco clara de las autoridades de la entidad para permitirlo. El fiscal en lo Criminal y correccional Gerardo Pollicita tomó como base este informe para solicitar a la Justicia una serie de medidas para determinar si hubo conductas fraudulentas. Ahora, un segundo informe de Lozano le permitirá contar con nuevos elementos que reflejan parte del armado financiero en el exterior que Vicentin, grupo que aparece como principal aportante a la campaña por la reelección de Mauricio Macri en 2019, ejecutó en los últimos dos años.

El informe de Claudio Lozano, en base a datos del propio balance de Vicentin SAIC, ésta es dueña del 100 por ciento de Vicentin SAIC Sucursal Uruguay y del 75,04 % de Vicentin Family Group. El cuarto restante del «grupo familiar» está repartido en 9,74 % de Norma Vicentin de Boschi, 9,07 % de Martín Sebastián Colombo y 6,15 % de Liliana Torossi de Goldaraz. No se puede terminar en base a los datos recabados, fehacientemente la propiedad de Vincentina SA.

Vicentin SAIC, que se presentó en convocatoria de acreedores la semana pasada, con una deuda de más de 1300 millones de dólares, tiene participaciones empresarias, con carácter de accionista de control, en: Vicentin Paraguay SAIC (97%), Vicentin Europa SA (100%), Oleaginosa San Lorenzo (99), Diferol (95), Tastil (100), Río del Norte SA (50), Vicentin Brasil (100), Biogas Avellaneda (50) y Renopack  SA (50). Y participaciones minoritarias en Renova (33,3%), Emulgrain (25), Playa Puerto SA (10,2), Enav SA (5), Sir Cotton (3), Juviar (3), Buyanor (0,6), Algodonera Avellaneda (3), Friar SA (0,4), Terminal Puerto Rosario (10,2) y Sottano SA (5).

En tanto, a través de Vicentin Family Group, controla Alimentos Refrigerados SA (90%) y tiene participaciones en otras empresas donde también es accionista Vicentin SAIC: Algodonera Avellaneda, Friar SA, Terminal Puerto Rosario y Sottano SA. Aunque no está claro cuál es la participación de VFG en estas cuatro últimas, es de suponer que las acerca a una posición de control al menos en tres de ellas. Por otra parte, una reciente publicación de la revista de negocios Fortuna, cita otras tres empresas que le adjudica al grupo Vicentin: Los Corrales de Nicanor (feedlot), Promiel (productora de miel) y Vicentin Family Wines, bodega familiar que tuvo la sorprendente idea de lanzar una línea de vinos con las curiosas marcas de etiqueta

La situación de González Fraga

El fiscal federal Gerardo Pollicita imputó hoy al ex titular del Banco Nación en el macrismo, Javier González Fraga, y a los responsables de la firma Vicentin, Alberto Padoán y Gustavo Nardelli, y pidió abrir una investigación por supuestas irregularidades en préstamos otorgados a esa empresa.

«Corresponde orientar la presente investigación en relación al ex titular del Banco de la Nación Argentina, Javier González Fraga, y a quienes fueron sindicados como responsables de la firma Vicentin, Alberto Padoan y Gustavo Nardelli», sostuvo el fiscal.

 

Pollicita aclaró que ello se resuelve «sin perjuicio de la responsabilidad penal que eventualmente les pueda corresponder a otros funcionarios y empleados del Banco Nación, funcionarios de distintos organismos del Estado Nacional e integrantes del grupo Vicentin».

En la presentación Pollicita sostuvo que «se desprende de la denuncia la posible existencia de una maniobra por la cual se habría perjudicado al Estado Nacional a través del otorgamiento irregular de préstamos por parte del Banco de la Nación Argentina a favor de la firma Vicentin S.A.».

Esta situación «permitió a la empresa acumular una deuda con el banco de 18.500 millones de pesos, los cuales actualmente serían de cobro incierto puesto que la sociedad se encuentra en estado de cesación de pagos».

En el dictamen de Pollicita, se explica que Vicentin «se aboca esencialmente al rubro de los cereales y oleaginosas», pero además «tiene inversiones en distintas actividades como la producción de biodiesel, algodón, ganadería, hilandería, etc., ubicándose entre las primeras empresas del país como consecuencia de un notable crecimiento que habría verificado entre 2015 y 2018».

La investigación está a cargo del juez federal Julián Ercolini, a quien el fiscal pidió medidas de prueba.

Entre estas, según el dictamen, se requirió al juez que pida al Banco Nación copias certificadas de los «expedientes a través de los cuales tramitaron los préstamos solicitados por parte de la firma y del legajo del referido cliente, desde el año 2015 a la actualidad».

También se solicitó que elabore un informe sobre el monto de la deuda, su composición, fecha de cada préstamo, cuotas canceladas, vencidas o no abonadas y garantías entregadas por la empresa, entre otros puntos.

Además solicitó que se convoque a declarar como testigo al actual director del banco, Claudio Lozano, y que aporte una copia certificada del «Primer Informe de Situación de la firma Vicentin».

El lunes último, la empresa solicitó la apertura de su concurso preventivo de acreedores, tras la cesación de pagos en la que cayó en diciembre último, cuando no pudo hacer frente a deudas con proveedores por 350 millones de dólares y postergó esos pagos.

DEJA UNA RESPUESTA