Estudiantes de escuela de Quilmes idearon techo verde para regular la temperatura de las aulas

 

QUILMES-  La Escuela de Educación Agraria Nº 1 de Quilmes, en la provincia de Buenos Aires,  será la primera en utilizar la colocación de césped en el techo de un aula, para reducir la alta y agobiante temperatura en los meses de calor y aumentarla en aquellos en que se impone el frío.

En definitiva conseguirán con esta técnica regular de una manera natural y ecológica las alternancias climáticas que tanto impactan en la gente. Según los estudios, un techo verde de este tipo baja hasta 4 grados la temperatura en el verano y la sube 2 grados en invierno, por lo cual implican un importante ahorro de energía eléctrica y de gas.

El proyecto, denominado “Techos Verdes y Jardines Verticales”, fue elaborado a instancia de los profesores de Tecnología, Alberto Gattei, de Prácticas Profesonalizantes, Cristina Bustín, y de Gestión, Daniela Juárez, todos ingenieros agrónomos, quienes trabajaron con los alumnos de 7º año, próximos a egresar como Técnicos en Parques y Paseos de esta institución de educación Agraria dependiente de la Dirección General de Cultura y Educación.

Además, fue presentado este año en Berazategui, en uno de los “Encuentros Regionales Buenos Aires con Vos”, impulsados por el gobierno provincial para vincular a los alumnos con el sector productivo.

Allí expusieron la maqueta de una casa con este sistema que permite medir la temperatura y la caída y absorción de agua, con lo que lograron sorprender a quienes se interiorizaron en la iniciativa, que se complementa con Jardines Verticales, que se realizan sobre los costados de las edificaciones.

Esta singular estrategia para regular el clima, que se está imponiendo en Argentina, tiene sus primeros antecedentes a comienzos del siglo pasado en los países escandinavos, en los que de forma casi instintiva ponían tierra y pasto en los techos con ese mismo objetivo. Incluso en  nuestro país, en muchas casas de campo, en ranchos, también se ponía tierra y chapa para atemperar el calor.

“Ahora se puso de moda como una necesidad ya que el techo verde extrae la humedad de los cimientos. Tiene el poder de absorber agua de la lluvia para que no vaya a las bocas de tormenta con tanta rapidez. A veces las inundaciones se producen en las ciudades muy urbanizadas por esa falta de absorción de agua. Hoy tenemos muy poco poder de absorción dado que está todo prácticamente asfaltado”, explica Alberto Gattei, uno de los coordinadores de la iniciativa.

Para colocar un techo verde en casas o departamentos se requiere la asistencia de un técnico paisajista ya que el techo debe estar acondicionado previamente con capas impermeabilizantes, un sistema de drenaje y aislantes térmicos e hídricos.

Daniela Juárez, otra coordinadora,  indica que se precisa “la previa impermeabilización de los techos, colocar tres o cuatro capas de aislantes para evitar que se produzca  humedad dentro de la casa. El proyecto ya está siendo tomado por muchos municipios cuyos concejos deliberantes están trabajando en su promoción”.

Se calcula que un emprendimiento de este tipo cuesta alrededor de 500 pesos por metro cuadrado, un costo importante pero que se amortiza con el tiempo e incluso en un edificio se salda entre los habitantes que hay. También, en lugar de tener una losa o mosaicos de mucha temperatura, se puede optar por realizar un jardín utilizable como sala de estar, hay quienes han puesto hasta árboles.

“Nosotros presentamos el proyecto porque el año próximo planeamos desarrollar el techo verde en una de las aulas nuevas que se construirán en nuestra escuela. De este modo ahorraremos energía dado que no se precisará encender la estufa en invierno o el aire acondicionado en el verano, o al menos se mantendrán menos tiempo encendidos esos aparatos”, subraya Gattei.

En nuestro país todo este trabajo está prácticamente iniciándose pero en España, Francia, Alemania, ya hace tiempo que los jardines verticales se están usando. Incluso el Museo Gugenheim de Estados Unidos fue diseñado con techos verdes.

“Nosotros estamos en pañales en esta materia – señala Gattei –  es un sistema que hay que implementarlo, pero en capital federal ya hay varios estudios de arquitectura que proponen emprendimientos con techos verdes. Es un proyecto que hay que promoverlo, explicarle a la gente que el gasto es importante pero también lo son los beneficios. El año próximo seremos la primera escuela que utilizará techo verde en una de sus aulas, con lo que regularemos el calor, el frío, y la economía”, finalizó el profesor.