Juan Grabois crearía un frente político que incluiría Movimientos Sociales y femenistas

Aviso publicitario
banner moron

El líder de la Confederación de la Economía Popular (CTEP) y allegado al Papa Francisco, daría un salto en el terreno político. El frente que integraría, buscará apoyar a CFK para las elecciones de 2019. En este confluirán referentas del feminismo y organizaciones sociales con gran capacidad de movilización.

A casi un año de las elecciones presidenciales de 2019, todavía no hay candidatos claros y solo abundan las especulaciones. En medio de ese torbellino de posibilidades, el país se desvive con una inflación que a fin de año podría llegar a superar el 42%, un dólar que también pasaría los 40 pesos y con una acelerada pérdida salarial que no hace otra cosa que agudizar la crisis económica y social en el país y la provincia.

Somos una nueva generación que está convencida que hay que ir por fuera de las estructuras tradicionales, impulsar la unidad Latinoamericana y romper con el FMI.

En ese contexto, el principal referente de la Confederación de los Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Juan Grabois, se lanzaría desde un frente que aglutinaría a diferentes organizaciones sociales y políticas que vienen compartiendo la lucha en las calles.

Pero este espacio no será un objetivo en sí mismo, sino que apuntaría a fortalecer una posible candidatura de la ex mandataria Cristina Fernández de Kirchner, dirigenta a la que Grabois y los suyos la ven como la “más fuerte” y “preparada” para desplazar del poder a Cambiemos el año que viene.

Hasta ahora, el líder sindical y social había negado cualquier salto a la arena política, pero los escenarios cambiaron y ante el vacío de conductores en el Campo Popular, Grabois se habría decidido a ser parte de ese proceso.

Según se pudo saber el frente estará conformado por la fuerza política “VAMOS”, una expresión de la Izquierda Popular que actualmente está integrada por Patria Grande y el Movimiento La Dignidad. Pero, acuciados por la necesidad de la mayor unidad posible, el frente que lideraría Grabois buscará sumar a través de otras «organizaciones hermanas».

El frente que se armaría está compuesto principalmente por dirigentes jóvenes, como Diana Broggi –directora de Políticas Feministas de la Universidad Nacional de La Plata y referenta de Mala Junta-, así como también el economista Itai Hagman y Elizabeth Gómez Alcorta –abogada de Milagro Sala-.

“Somos una nueva generación que está convencida que hay que ir por fuera de las estructuras tradicionales, impulsar la unidad Latinoamericana y romper con el FMI”, expresó para INFOCIELO, Sol de La Torre, referenta de VAMOS en la Provincia de Buenos Aires, quien a su vez agregó que el objetivo del frente será «pararse sobre el piso de conquistas de la etapa anterior, pero que necesariamente tendrá que ser más radical por las condiciones en que el Macrismo está dejando el país»

En el nuevo armado, confluirán corrientes que en principio parecen imposibles de convivir pero que son parte de las contradicciones secundarias de una nueva generación política: el feminismo es una de las identidades más marcadas de la Izquierda Popular y será pilar en este frente, pero al mismo tiempo, Grabois es conocido por ser un interlocutor con el mismísimo Papa Francisco.

Pese a que hace poco Grabois aclaró que “no fui ni soy kirchnerista”, luego de que sorprenda acompañando a CFK a los tribunales de Comodoro Py, el dirigente social también ha dejado frases de un claro respaldo a la figura de la ex presidenta en torno a lo que considera una “persecución judicial” y política.

De hecho, fiel a su estilo defensor de la institucionalidad, aseguró hace poco en una entrevista televisiva que “la proscripción de Cristina sería tan grave como que volteen a Macri”.

“(Cristina) es la principal líder de la oposición a Cambiemos y por eso está siendo perseguida por la justicia. El libreto es el mismo que la derecha viene utilizando en el continente y que hoy tiene a Lula proscripto en Brasil”, agregó sobre esto, Sol de La Torre.

Esa postura moderada lo ha llevado a tener una buena relación con la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, y por lo tanto a mostrarse como un dirigente “responsable” a la hora de negociar con el gobierno.

Es que, el poder de movilización que tiene la Confederación de la Economía Popular, es muy grande y eso lo ha llevado a lograr grandes avances para los trabajadores informales en todo el país.

Por eso, a partir de la identidad política de su armado, el apoyo a la posible candidatura de CFK en 2019 no puede ser leído de otra forma que como un intento por llevar las políticas del kirchnerismo hacia un cambio alternativo al ajuste.

DEJA UNA RESPUESTA