Intensifican y extienden la búsqueda de Melina Romero en terrenos y descampados

SAN MARTÍN- La adolescente que desapareció hace 23 días cuando fue a festejar su cumpleaños a un boliche de San Martín era buscada en terrenos baldíos, descampados y hasta el predio de la estación de trenes de ese partido bonaerense.

Un jefe policial que participa de la pesquisa aseguró que los rastrillajes cubrieron el trayecto entre el local bailable «Chankanab», ubicado en avenida Juan Domingo Perón 3347, de dicho partido del noroeste del conurbano, hasta la estación ferroviaria de la línea Mitre, a unas ocho cuadras de distancia.

«Se está rastrillando en todos los terrenos baldíos, en los descampados, en cualquier predio donde se pudo haber dejado abandonado el cuerpo o algún elemento de la chica», explicó el investigador consultado.

En tanto, cerca de las 8 de hoy comenzó, a la altura del partido bonaerense de Tres de Febrero, nuevamente la búsqueda de Melina en el arroyo Morón, donde se mantiene el rastrillaje desde el jueves, cuando se intensificaron los allanamientos.

Los investigadores dijeron que en ese caso también se amplió el rango de búsqueda: se extendió hacia el río Reconquista y los Canales del Delta de Tigre, para lo cual comenzaron a trabajar buzos de la Prefectura Naval Argentina.

Por su parte, el abogado Marcelo Biondi, que representa a la familia de Melina como particular damnificado, se presentó esta mañana ante la Justicia para aportar su perito de parte, Gabriel Boselli (el mismo que trabajó en la defensa del portero Jorge Mangeri, preso por el crimen de Ángeles Rawson) y elementos de la adolescente como un peine, cepillo de dientes y un par de zapatos para futuros cotejos de ADN.

El letrado también se interiorizó del avance de la causa y respecto de la investigación luego consideró en declaraciones a la prensa que hay una «prolija investigación judicial y policial».

Sobre los elementos de pruebas reunidos en el expediente, el letrado destacó «la manifestación espontánea ante personal policial» de uno de los cuatro acusados detenidos, identificado como Joel Fernández (20), alias «Chavo» o «Chavito».

Biondi dijo que este sospechoso fue el que incriminó en el hecho a los otros imputados, Javier Rodríguez (44), alias «El Pelado»; un adolescente de 16 años; y otro de 17, al cual se ve besar a Melina en una de las imágenes captadas por las cámaras de seguridad del boliche.

En un primer momento, «Chavito» declaró como testigo y contó que fueron los dos sospechosos menores de edad los que se llevaron a Melina del boliche, primero a un templo umbanda de la localidad bonaerense de Pablo Podestá (de los padres del acusado de 16 años) y luego a la casa del «Pelado» en Villa Escalada, de Tres de Febrero, donde tuvieron sexo y consumieron alcohol y drogas.

Según Biondi, en esa declaración testimonial, «Chavito» dijo que él no había ido a bailar, pero, cuando los investigadores le mostraron imágenes de cámaras de seguridad en las que se lo vio adentro del boliche, se «quebró» y admitió ante policías que él participó de los hechos aunque aclaró que fueron los otros tres los autores materiales del crimen.

Es que, siempre en base a esos dichos autoincriminatorios, luego de dos o tres días de sometimiento sexual, Melina fue asesinada a golpes, su cuerpo envuelto en bolsas y luego descartado, probablemente en un arroyo.

«Hay distintas testimoniales que sustentan esta declaración. No sólo de personal policial. Lo que hicieron los policías fue manifestar una afirmación de una persona a la que se le reconocen todos sus derechos y garantías (…) Esto es totalmente válido», afirmó Biondi.

Para el abogado, las «cámaras de seguridad también sustentan esta declaración» del acusado y agregó que «son muchas horas de grabación» y que se «están terminando de visualizar».

Sin embargo, en su indagatoria ante la fiscal María Fernanda Billone, «Chavito» volvió a negar su participación en el hecho y dijo que los policías lo habían presionado para que se autoincriminase.

Por su parte, «El Pelado» también negó ante Billone las imputaciones en su contra y los dos acusados menores de edad hicieron lo propio ante el fiscal Mateo Guidoni, del Fuero Penal de Responsabilidad Juvenil.

En tanto, los pesquisas volvieron esta tarde a allanar el templo umbanda de Pablo Podestá en busca de rastros de la adolescente y, en ese sentido, Biondi contó que existen «declaraciones testimoniales que ubican a Melina pasando por ese lugar».

 

Melina (17) fue vista por última vez el sábado 23 de agosto, cuando fue a bailar y a festejar su cumpleaños a «Chankanab» donde las cámaras de seguridad la registraron junto a un chico a las 23.24 y luego retirarse a las 6.46 del domingo 24 junto a tres o cuatro jóvenes.

La chica nunca regresó a su casa del barrio Ciudad Jardín, en la localidad de El Palomar, partido de Tres de Febrero, pero su madre denunció su desaparición 48 horas después ya que no era la primera vez que Melina se ausentaba de su hogar.